Valiosas señales para superar la crisis

PLAZA-ITALIA



La agenda social que anoche anunció el Presidente de la República en cadena nacional reviste un paso significativo para destrabar el ambiente de tensión en que se encuentra sumido el país. El amplio conjunto de medidas desplegadas por el mandatario se hacen efectivamente cargo de las necesidades más sentidas de la población -particularmente de los sectores más vulnerables-, lo que permite iniciar un nuevo diálogo político y social.

Ha llamado especialmente la atención su gesto de haber pedido perdón a la ciudadanía, ante lo que denominó "la falta de visión" tanto de éste como de los gobiernos anteriores frente a "aquellas necesidades y demandas sociales de la ciudadanía", haciendo ver que "hemos recibido con humildad y claridad el mensaje que los chilenos han entregado". Tal reconocimiento supone un valioso cambio de tono, que ayuda a construir un clima de más serenidad para la nueva etapa que se abre al país.

La oportunidad en que ocurre este llamado coincide con la reunión que ayer los presidentes de partidos de oposición y del oficialismo sostuvieron con el mandatario en búsqueda de un acuerdo nacional. Aunque es evidente que las miradas de los distintos sectores políticos difieren en muchos aspectos, es valorable que haya existido la voluntad de la mayoría de las fuerzas políticas para sumarse a este diálogo, como también la disposición del Ejecutivo para incorporar parcial o totalmente las propuestas que le hicieron llegar. Es lamentable que el Partido Socialista, el Frente Amplio y el Partido Comunista se hayan restado de participar en estos acuerdos, lo que revela falta de visión y de compromiso para ayudar a salir de la crisis.

Un examen general de las medidas propuestas permite apreciar que no solo hay un componente propiamente social, sino también apunta a hacerse cargo de ciertos privilegios de la política que riñen con el sentir ciudadano, en particular con lo referido a disminuir la dieta parlamentaria y limitar el número de las reelecciones, lo que debería contribuir a modernizar el sistema político. La comisión de Constitución de la Cámara de Diputados había aprobado ayer dichas medidas, por lo que probablemente su tramitación no debería resultar compleja.

En lo propiamente social, el aumento inmediato del 20% en las pensiones de los sectores más vulnerables así como el incremento del aporte previsional solidario apuntan directamente a los núcleos más postergados y que han sido el centro de las movilizaciones. Lo mismo ocurre con la propuesta de garantizar -con cargo a fondos del Estado- un ingreso mínimo de $350 mil, permitiendo avanzar en la corrección de inequidades. Los mecanismos propuestos para estabilizar el alza del precio de la electricidad, y un seguro para atenuar el precio de los medicamentos, también apuntan directamente a los segmentos que requieren mayor atención.

En el otro extremo está el anuncio de que se creará un nuevo tramo tributario del 40% para gravar aquellas rentas superiores a $ 8 millones mensuales; esto probablemente ha sorprendido, porque supone un giro respecto de la propuesta tributaria que había presentado el Ejecutivo, pero tiene el mérito de que facilita una discusión en el Congreso respecto de una materia que hasta la fecha mantiene posiciones muy encontradas.

Ahora se iniciará la tarea de evaluar técnicamente cada una de las propuestas, donde cabe esperar que se respete el compromiso que ha tomado el mandatario de respetar los equilibrios fiscales.

Comenta

Imperdibles