La primavera representa el triunfo de la vida después del invierno. Las flores aparecen y las calles y plazas se llenan de color, y es eso lo que quisimos retratar en este recetario, donde los colores vibrantes destacan de la mando de sabores vibrantes, que nos recuerdan que ya queda poco para el fin de año. ¿Qué tiene que ver el color con la comida? Pues nada más y nada menos que todo. Lo rico entra primero por los ojos, y no hay nada más estimulante que ver una mesa servida llena de color, donde cada plato invita a probar un bocado.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Revisa en nuestro video semanal la nueva herramienta que prepara el popular servicio de mensajería.