Alargarle la vida al clóset

yapo.clok

La industria textil es la segunda más contaminante de nuestro planeta. Según la Organización de Naciones Unidas (ONU), provoca el 10% de las emisiones de carbono en el mundo y el 20% de las aguas residuales. A nivel mundial se producen más de 150 billones de prendas nuevas y la mayoría termina en desecho. ¿Cómo podemos evitar esto?




Informarse

Comprar, usar y botar. Así está definido el ciclo de una prenda para gran parte de sus consumidores. El problema es que no se trata de un residuo que se degrade rápidamente; muy por el contrario, el poliéster, por ejemplo, tarda cerca de 400 años si se encuentra en un vertedero. Que esta dinámica continúe podría deberse al desconocimiento sobre el impacto que provoca la creación de cada pieza.

Cuánto impactan

  • Un vestido de poliéster requiere de 378 litros de agua para su fabricación y emite 10 kg de CO2.
  • Una polera de algodón, 2.700 litros de agua y 10,8 kg de CO2.
  • Unos jeans de algodón, 7.600 litros de agua y 33,4 kg de CO2.

A nivel mundial:

  • 79 billones de metros cúbicos de agua
  • 92 millones de toneladas de residuos
  • 1,2 billones de toneladas de CO2

Tomar consciencia

A raíz de la crisis medioambiental han nacido diferentes corrientes que buscan crear conciencia sobre el consumo de ropa. En el caso de los chilenos, este no es un desafío fácil de tomar. Según la consultora Euromonitor International, Chile es el país de Latinoamérica que más gasta en ropa, superando los 300 dólares per cápita al año.

En 2002, un estadounidense se ponía una prenda 41 veces; quince años después, 34. Esta cifra ha disminuido un 36,3% en todo el mundo.

Hacerse cargo

Marie Kondo se volvió un fenómeno mundial gracias a su método de organización conocido como 'Konmari', en el que propone, entre otras cosas, deshacerse de las cosas que ya no provocan felicidad. ¿Pero qué pasa con la ropa que uno decide no volver a usar? Aquí, algunas ideas:

Heredar: Entregárselas a algún familiar.

Regalar: Armar una maleta y llevarla a alguna instancia grupal.

Donar: Existen sitios en los que dejar ropa para quienes más lo necesitan, como Coaniquem store.

Revender: Hacer negocio también es una opción, que trae buenos beneficios para las dos partes. Esto puede ser a través de un espacio físico, como una feria, o de manera virtual. En Yapo.cl eligieron aportar al medioambiente a través de su plataforma de venta, dándole a un espacio a los usuarios para revender su ropa en buenas condiciones.

373 prendas usadas vendió una usuaria de <a href="http://www.yapo.cl" rel="noopener" target="_blank"><strong><span style="color: #0000ff;">Yapo.cl</span></strong></a> en menos de un año.

Comenta