Kit de supervivencia

aprender-web

Ya son casi tres semanas las que llevan algunas personas en aislamiento. 21 días que, seguramente, se han hecho una eternidad. ¿Qué queda por hacer? Reinventarse. Para eso, le pedimos a cuatro expertas de diferentes técnicas que ayudan a canalizar la ansiedad que adaptaran sus consejos a este contexto. Uno en el que se deben hacer cosas con lo que hay.




Ejercicios de mindfulness

Isidora Camus, profesora de mindfulness certificada por el instituto MNDFL de Nueva York, asegura que esta técnica, que habla sobre la importancia de vivir el presente para alcanzar la felicidad, puede realizarse durante cualquier actividad y que no es necesario pausar la rutina para lograrlo. "En algunos casos el estrés surge porque la mente, el cuerpo y alma no están en sincronía. Para relajarnos en el encierro es primordial estar conectados y que haya una unidad en nuestro interior", dice. Estos son algunos de sus consejos:

- Concentrarse en la comida: en vez de tragar de manera automática, es importante saborear cada cucharada. Sentir los sabores, texturas y aromas. De esta manera, se dirige la concentración hacia aquello que se está realizando.

- Nombrar elementos de una habitación: esto ayuda a enfocarse en las cosas que están presentes frente a uno. "Provee un espacio de calma al liberarnos de pensamientos que pueden agobiarnos. Además, es una excelente opción para hacer con niños, como si fuese un juego", dice Isidora.

- Hacerse conscientes de la respiración: sentarse con las piernas cruzadas, cerrar los ojos y poner las manos sobre el pecho o el abdomen. Luego, concentrarse en el ciclo de la respiración, en cada inhalación y exhalación durante cinco minutos al día.

Manos a la obra

La artista Ignacia Jullian, conocida por sus coloridos bordados, recomienda canalizar la ansiedad interviniendo alguna prenda de ropa. "Como en este momento tenemos pocas cosas al alcance, mi recomendación es elegir una prenda gruesa, como una chaqueta o un pantalón, para hacerlo sin la necesidad de un bastidor. Si se necesita un bastidor y no hay en la casa, una buena opción es poner la prenda en el respaldo de una silla para que no se arrugue y así podamos manipularla fácilmente. También es importante que el hilo no sea tan grueso, ya que si se pasa muchas veces podría terminar deformando el género. Pero, si se tiene solo lana, igual se puede dividir en dos", comenta Ignacia. Para calcar el dibujo, su recomendación es instalar bajo una mesa de vidrio una lámpara, poner el dibujo sobre la mesa y luego sumar la prenda. Gracias a la luz, este se podrá ver. Además, hay que hacerlo con un lápiz permanente, ya que otro podría teñir el hilo cuando se lave.

Casa ordenada, mente descansada

"Ordenar y limpiar es terapéutico, sobre todo cuando se trata de un espacio en el que tenemos que estar todo el tiempo. Si no nos sentimos a gusto en nuestra propia casa, menos lo vamos a estar con nosotros mismos", afirma Jeannete Escudero, quien viajó a Nueva York a hacer un curso de organización y orden dirigido por la japonesa Marie Kondo. Estas son sus recomendaciones para no abrumarse en el intento:

- Ventilar y abrir todas las ventanas para iluminar la casa.

- Como estamos acostumbrados al espacio, hay que hacer el ejercicio de observar cada rincón como si se fuese una visita y comenzar desde la puerta principal.

- Ir sacando todas las cosas que no generan felicidad o simplemente ya no gustan.

- Identificar el espacio por el que se va a comenzar.

- Vaciar todos los estantes, limpiarlos, e ir poniendo las cosas que estaban encima de éstos en el suelo.

- Seleccionar lo que sirve pensando solamente en el presente y deshacerse del resto.

- Organizar en cajas y categorizarlas.

Moverse sin tanto espacio

La entrenadora Agustina Valenzuela está convencida de que quedarse encerrado en la casa no es excusa para no hacer deporte. A través de su cuenta de Instagram comparte diferentes ejercicios e ideas para reemplazar, con cosas de la despensa, algunos accesorios como pesas. "A estas alturas del aislamiento es vital tomarse al menos 25 minutos del día para uno. Está más que comprobado que el deporte reduce los niveles de ansiedad y es algo que está a la mano de todos", dice. La rutina que más recomienda se debe repetir tres veces con descansos de 20 segundos entre cada serie.

Para entrar en calor

- 6 sentadillas con patada y combo.

- 3 burpees sin pecho.

- 6 saltos de lado a lado con las piernas juntas y flexionando levemente las rodillas.

- 10 jumping jacks: saltar sin desplazarse, abriendo y separando las piernas al mismo tiempo que se alzan y se juntan los brazos por sobre la cabeza.

Para fortalecer

- 10 lagartijas.

- 20 taps: mantenerse en posición plancha con los brazos estirados y tocar con la mano el hombro del lado contrario.

- 30 arcoíris: permanecer en la misma posición, pero con los brazos doblados e ir girando leventemente el tronco y las piernas hacia cada lado.

- 40 montañistas: poner ambos brazos firmes en el suelo, llevar piernas hacia atrás e ir doblando las rodillas hacia el pecho rápidamente, como si se estuviese trepando.

Comenta