DIY: Decoración navideña

_MG_9217

La navidad y el año nuevo son las celebraciones que generan mayor impacto medioambiental. De hecho en diciembre elevamos de uno a dos kilos diarios nuestra producción personal de basura, generando más de 60 kilos de desechos por persona. Esto se explica, principalmente, por envoltorios de regalo, adornos, botellas y restos de comida. Para no seguir aumentando este número, la creadora de @antojista, Camila Peñaloza, nos comparte algunas ideas para decorar con materiales que tenemos en la casa. 




Centro de mesa

Materiales:

  • Un molde de queque redondo que tenga un orificio en el centro
  • Hojas y ramas que se puedan encontrar en el jardín: enredaderas, espigas, pino, eucaliptus o las hojas que encuentren.
  • Nueces o frutos de los mismos arbustos para decorar
  • 3 velas.

Paso a paso:

  1. Llenar la base del molde con las hojas y ramas hasta que se llene. Ideal ir mezclando distintos tipos para que se vean diversos tonos y texturas.
  2. Decorar con las nueces o frutos.
  3. Amarrar con cáñamo las 3 velas o las que alcancen en el diámetro del oficio del molde.

"Mi consejo es que seamos busquilla. Estar atenta a todo lo que tenemos al lado, en el jardín, en la calle. Siempre hay cosas que nos pueden servir para hacer un lindo paquete de regalo o un adorno", dice Camila.

Candelabro

Materiales:

  • 1 vela
  • Cáñamo o una cuerda que tengamos en la casa
  • 1 botella de vidrio
  • Hojas o ramas de alguna planta

Paso a paso:

  1. Se amarra el cáñamo o la cuerda en la parte inferior de la vela. Es necesario dar varias vueltas para que sirva de tope cuando la introduzcamos en la boca de la botella.
  2. Meter la vela en la botella y luego decorar el borde con las hojas y ramas. Se pueden amarrar con los mismos tallos o, si es necesario, usar un poco de cáñamo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores crearon un parche que se adhiere a la piel y que está compuesto por una bacteria que produce energía a partir de la evaporación del sudor, pudiendo obtener más de 18 horas de electricidad continua.