La fusión de naturaleza y poesía

1

Radicado hace más de 20 años en Barcelona, el artista Fernando Prats regresa a Chile para exponer Carnaza de la poesía, una muestra en la que, tal como es característico en su obra, interactúa con el paisaje y el lenguaje. Lo hace a través de la cordillera de Los Andes, de las constelaciones situadas sobre ella y de la poesía chilena del último siglo, donde la figura del cóndor es el vínculo entre estos tres elementos. Desde el 10 de marzo en la galería Patricia Ready.




Paula 1194. Sábado 27 de febrero de 2016.

Radicado hace más de 20 años en Barcelona, el artista Fernando Prats regresa a Chile para exponer Carnaza de la poesía, una muestra en la que, tal como es característico en su obra, interactúa con el paisaje y el lenguaje. Lo hace a través de la cordillera de Los Andes, de las constelaciones situadas sobre ella y de la poesía chilena del último siglo, donde la figura del cóndor es el vínculo entre estos tres elementos. Desde el 10 de marzo en la galería Patricia Ready.

Artista chileno reconocido en la escena contemporánea internacional. Su obra está marcada por una exploración entre paisaje y lenguaje, que lo han llevado a interactuar con la naturaleza y a embarcarse en acciones –o expediciones como les llama– por todo el territorio nacional. En la última década, Fernando Prats ha viajado a regiones extremas para situarse en escenarios como Chuquicamata, los Géiseres del Tatio o Chaitén, adonde viajó tras la erupción del volcán, para capturar sus huellas utilizando el humo. Una técnica insigne en su trabajo y con la que imprime en papeles o telas la memoria de un lugar o incluso el movimiento de las aves.

Carnaza de la poesía, 2015. Vídeo HD.

Además de varias ciudades de Chile y España, ha expuesto en París, Colonia, Poznan y Shanghái y, en 2011, representó a Chile en la Bienal de Venecia con Gran Sur, que muestra su obra realizada en la Antártica, donde instaló por tres semanas letras de neón con el mensaje que en 1911 hizo el explorador irlandés Ernest Shackleton para reclutar viajeros para una expedición al Polo Sur: "Se buscan hombres para viaje arriesgado, poco sueldo, frío extremo, largos meses de oscuridad total, peligro constante, regreso a salvo dudoso, honor y reconocimiento en caso de éxito".

2

Cordillera de Los Andes A. Pissis, 2015. Humo y aire sobre papel, 223 x 150 cm

Ganador de múltiples reconocimientos, entre ellos la beca Guggenheim, Prats vive en Barcelona desde 1990 y desde allí se mueve para realizar sus expediciones, que luego plasma en soportes como videos, fotografías, pinturas o papeles ennegrecidos con humo. Es el caso de su más reciente trabajo, Carnaza de la poesía que hasta el 22 de abril se exhibirá en la galería Patricia Ready.

Fue leyendo el ensayo Menos cóndor y más huemul, que Gabriela Mistral escribió en 1926, cuando Prats decidió dialogar con ese texto en el que la poeta ve en el cóndor una alegoría a la fuerza y al impulso agresivo de la nación. Para ello seleccionó fragmentos de grandes poetas chilenos y los situó camuflados en la carroña, en pleno hábitat de cóndores. "De la cordillera bajaron tantos cóndores que, mientras comían, con sus garras y picos intervenían los poemas, dando cuenta de esa convivencia entre la poesía con lo salvaje", explica el artista, quien plasmó la acción en un video. Además, la muestra está integrada por un mapa de las constelaciones que se forman sobre la cordillera de Los Andes, hito geográfico que Prats cuestiona como símbolo unificador del país y que prefiere representar como una cordillera en constante transformación. Prueba de ello, son las obras Cordillera dentada, la serie Cordillera muda y la serie Aletazos, que también forman parte de la muestra.

"A través de estas expediciones logro trabajar con lo extremo, con la temperatura, con lo telúrico, con lo geológico, con la subducción. Estos elementos se dan en Chile de manera absoluta, Excesiva".

En tu obra, ¿cómo resuelves el problema de enfrentarse a diferentes formas de retratar el espacio?

Uno de los principios que tiene mi trabajo es la acción, capturar la energía misma de la naturaleza. El propio ejercicio de definir un lugar en donde voy a desarrollar una intervención ya es una forma de abordar el espacio, en la que tengo que recolectar información, observar y reflexionar para poder introducirme en él. Lo que me interesa es investigar sobre las transformaciones que sufre la materia cuando interactúa con los procesos de creación artística. Todo esto me va dando las pautas de cómo capturar huellas, que luego se desplaza hacia la pintura, intervenciones, video y performance.

En todo aquello, ¿qué lugar ocupa la expedición como expresión artística de tu obra?

Resulta que lo que me conmueve y lo que me obsesiona es esta idea de poetizar la energía del mundo a través de la pintura y, desde el posicionamiento como pintor, cuestionarla, ampliarla, expandirla. A través de estas expediciones logro trabajar con lo extremo, con la temperatura, con lo telúrico, con lo geológico, con la subducción. Estos elementos se dan en Chile de manera absoluta, excesiva. A pesar de vivir lejos, el laboratorio de investigación de mi trabajo está muy vinculado al paisaje de mi país. Esto ha condicionado mi manera de interpretar el arte. En Europa, en cambio, el paisaje no ha sido tan determinante.

Para crear Carnaza de la poesía tomaste como punto de partida el ensayo Menos cóndor y más huemul, de Gabriela Mistral. ¿Qué te llamó la atención del texto?

Me interesó su agudeza más allá de hablar sobre la figura del cóndor y del huemul, ella cuestiona la idiosincrasia y la manera de ser y hacer del chileno. En el cóndor, por ejemplo, ella ve un hermoso buitre con el más hermoso vuelo sobre la cordillera, y en el huemul reivindica su capacidad de observación, docilidad e inteligencia. Todo esto se transforma en un poder especial y necesario para resistir en nuestra cultura, es una forma de estar atento, alerta. Es uno de los aspectos que reflexiono en este proyecto.

Tras tu obra hay un largo proceso de reflexión, ¿cómo compatibilizas esta propuesta en una sociedad que se basa en lo inmediato?

El trabajo en el arte siempre tiene una posición de poder tomar distancia de lo más mediático y estridente que nos habita. El arte te da esa posibilidad para reflexionar, cuestionar la realidad. Carnaza de la poesía propone esta posición, de atravesar utopías, como por ejemplo la cordillera, cómo atravesar este muro que nos separa del mundo y que hacen de Chile una isla. Un geólogo chileno una vez me explicó que Chile es un capricho de la naturaleza, no debería existir, el Pacífico debería golpear directamente sobre la cordillera. Ya sea una suposición geológica verdadera o no esta imagen de saber que estamos en una posición límite y de constante resistencia es lo que se presenta en esta exposición, un diálogo en términos visuales, poéticos y de territorio.

5

Cordillera dentada, 2015. Modelo de bronce y oro, arcada maxilar y mandibular

Carnaza de la poesía se exhibe desde el 10 de marzo hasta el 22 de abril en la galería patricia ready. El sábado 19 de marzo habrá una visita guidada por el artista a las 12 hrs. Espoz 3125, <a href="http://galeriapready.cl" target="_blank">galeriapready.cl</a>

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.