Mascotas cómodas, mascotas felices

Crédito: Vicente Martí

Todos y todas necesitamos de un ambiente cómodo y seguro para mostrar nuestra mejor versión. Lo mismo sucede en el caso de las mascotas.




Quienes ya son dueños de mascotas lo saben muy bien: su cuidado y bienestar es fundamental. Y es que no basta con comprar o adoptar a un perro o gato y dejarles algo de comida. Más allá de sus vacunas, las personas deben preocuparse por entregar a sus mascotas un lugar agradable para vivir, acorde a sus necesidades.

En primer lugar, es fundamental entregarles una alimentación adecuada. Lo ideal es que sea en forma de alimento seco, aunque en el caso de los gatos se puede combinar con alimento más húmedo, para combatir su usual baja ingesta hídrica. Cuidado con los alimentos crudos, porque pueden contraer parásitos a través de su consumo. Y si el animal se encuentra en periodo de gestación o lactancia, hay que tener cuidado y ofrecerles alimentos de alta gama, y a la vez aumentar las porciones.

No se puede tener a un perro encerrado todo el día. Necesitan salir a pasear y ejercitar de acuerdo a su raza, edad y estado de salud. Los cachorros, llenos de energía, quieren jugar, dar paseos largos y hacer mucho ejercicio. Pero a medida que pasa el tiempo, estas actividades pueden disminuir de forma paulatina, no debemos forzarlos a salir cuando les cuesta más.

Los gatos, en cambio, no necesitan ir de paseo, pero sí mantener un actividad física. Con eso cuidamos tanto su salud corporal como mental. Ellos necesitan juegos indoor y rincones para explorar, ya sea en jardines o en gimnasios para la casa.

Volviendo a los perros, es importante para su felicidad sociabilizar con otros canes, especialmente entre sus primeras 3 y 10 semanas de vida. Sacándolos a pasear en esta etapa, además, los acostumbramos de a poco a todos los estímulos externos y a cómo reaccionar a ellos.

A los gatos, en cambio, hay que dejarlos ir a su paso, pues serán ellos mismos lo que buscarán o no acercarse a los distintos miembros de la familia o a otras mascotas con las que convivan.

Estos felinos, además, son especialistas en el buen descanso. Según el etólogo Gonzalo Chávez, pueden dormir entre 16 y 20 horas, por lo que es indispensable buscarles un buen espacio para descansar. “Se sienten más seguros en altura”, explica y agrega: “la altura representa una zona segura de descanso. Pero también gustan de estar cerca de la ventana y mirar hacia el exterior”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Poner en práctica un ritmo pausado a la hora de comer, ayuda al cerebro a asimilar la ingesta de alimento y calmar el apetito.