“Mi esperanza es modesta, solo espero que los hombres sean honestos”, Jen Richards

La pluma de esta escritora es pulcra, honesta y está basada en la experiencia personal. “La tragedia de una mujer es la tragedia de todas”, dice.




Esta activista, escritora y actriz dice que en la vida real rara vez conoce a hombres tan resueltos como los de las películas, y que en las películas rara vez ve a mujeres tan extraordinarias como las que ella conoce en la vida real. “Lo que necesitamos es un rango más amplio de representatividad para que todas podamos encontrarnos”, dice. Y su lucha es esa: quiere que en los medios, en la cultura y la historia haya más visibilidad para mujeres de todo tipo.

Para ella la marea está cambiando y el feminismo trae consigo nuevas caras, nuevas opiniones y nuevas formas de ver el mundo. “Tenemos que estar al centro de la narrativa porque con nuestras vidas contamos la historia”. Para ella, como mujeres tenemos que velar para que todas tengamos los derechos que hemos conseguido y sigamos conquistando más. Y cuando dice todas, se refiere a todas. Y con mayúscula. Por lo mismo es una reconocida activista de los derechos trans y del Black Lives Matter.

En su página web smartassjen.com hay una serie de luminosos ensayos sobre el amor, la identidad y el feminismo en los que no tiene miedo a hablar de sí misma, de los episodios en que la han humillado y roto el corazón. Es que la suya es una pluma muy pulcra, honesta y basada en la experiencia personal. “La tragedia de una mujer es la tragedia de todas”, dice.

  • Nació en Misisipi y estudió filosofía en la Universidad de Oxford, antes de hacer su transición.
  • 42 años tiene esta activista.
  • Su biografía en Instagram es: “Soy solo una chica, de pie frente al mundo, pidiendo que la amen”, haciendo referencia a la frase de la película Notting Hill.
  • Es columnista y ensayista de medios de comunicación independientes y masivos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Quay Quarter Tower, un edificio de 59 pisos, fue construido sobre otro edificio de la década de los 70, manteniendo el 90% del núcleo y un 65% de la estructura.