Navidad de consumo consciente: guía práctica para no perderse




Esta es la fecha en donde el consumismo se dispara con creces. Solo basta con poner en el buscador de internet la palabra Navidad y aparecerán en las primeras opciones ofertas tentadoras de consumo. Pero el regalo no necesariamente implica que tiene que ser algo comprado, pues con un poco de ingenio se puede lograr regalar algo inmensamente significativo y Alejandra Kopaitic, de la plataforma Vayaconsumismo, lo sabe perfectamente.

“Sobre todo por la pandemia, lo más importante es estar en familia, tener buena salud y disfrutar a los seres queridos. Si decides hacer regalos, hay varias cosas que podemos considerar, sobre todo preocuparnos del ciclo de vida de lo que compraremos. Creo que en ese sentido lo mejor es ponernos a pensar en la persona a quien queremos regalarle algo y buscar verdaderamente lo que necesita”, describe Alejandra.

Por esto mismo, siguiendo la línea de Vayaconsumismo, Alejandra pone sobre la mesa distintos aspectos que debemos considerar en esta navidad:

1. Opta por el amigo secreto: Muchas familias para disminuir el número de regalos o como una alternativa más económica, deciden jugar al amigo secreto. Este sorteo consiste en asignar al azar un amigo a cada uno de los miembros de la familia. De esta manera, cada uno de los participantes deberá hacer un regalo a su amigo secreto. Para Alejandra es una iniciativa entretenida y especial, porque se evita el consumo exagerado y es una forma divertida de entregar regalos en la familia.

2. Preguntas esenciales antes de comprar: A veces podemos caer en el regalar por regalar y obsequiamos algo que probablemente la persona no necesita, no ocupará nunca o que simplemente no le gustó para nada. Es por esto que la recomendación es hacernos algunas preguntas pertinentes y muy necesarias a la hora de comprar nuestro regalo: ¿qué es lo que necesita?, ¿le será útil este regalo?, ¿cuál será su huella? “Creo que lo primero es pensar si estoy regalando porque de verdad quiero o por compromiso. Así mismo muchas veces compramos a última hora y no se hacen este tipo de preguntas clave y terminamos regalando cualquier cosa”, especifica.

3. Un buen regalo no necesariamente es algo comprado: Existe la idea de que algo especial debe ser comprado o caro. Sin embargo, a veces las cosas más simples son las más significativas, solo basta agregar a nuestra intención un poco de ingenio para llegar a un regalo ideal. Alejandra recuerda un regalo muy especial que recibió de una de sus amigas y fue una receta, pero no se trataba de cualquiera que se podía encontrar en los libros de cocina, era una secreta de aquellas que las abuelas no sueltan nunca. De esta forma, Alejandra asegura que existen tantas opciones creativas que podemos optar para regalar: libros usados con alguna carta que a otro le puede encantar, canastas de fruta, plantas, postres ricos, mermeladas hechas por uno o incluso gestos (sí, gestos).

4. Preferir el comercio local: Ciertamente cuando se compra a última hora, se opta por la alternativa más fácil: el mall. Pero existen emprendimientos, comercios o mercados chilenos que se preocupan de su huella y de ser sustentables. Por este mismo hecho, Alejandra asegura que no debemos dejarnos tentar por la palabra oferta y buscar locales nacionales que se preocupan de su materia prima y productores.

5. Cocinar lo justo y necesario: Cuando se organizan celebraciones familiares suele sobrar mucha cantidad de comida que lamentablemente se desperdicia. Más allá de los regalos conscientes, la comida navideña también puede ser sustentable o bien ejecutada. Se pueden preferir más verduras y menos carnes (o evitarlas), cocinar lo justo y necesario para que no haya desperdicio y aprovechar lo que sobre al día siguiente.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Recientemente, un conjunto de normas abrió la puerta a las mujeres que deseen dedicarse al boxeo, ya que desde la revolución de Fidel Castro, estaba prohibido que participaran en torneos.