Vasectomía: los mitos y las verdades




Pasó solo una semana desde que se filtrara la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos que revocaba el fallo del litigio Roe contra Wade y con ello, le daba la oportunidad a los 50 estados de ilegalizar el aborto, para que una de las palabras más buscadas en Google fuera “vasectomía”, junto a las preguntas “¿se puede revertir la vasectomía?” y “¿cuánto cuesta?”. Estas dudas, junto a muchos otros mitos cementados en la cultura popular –como que el procedimiento te deja impotente– han detenido por años a miles de hombres que no se hacen la vasectomía por miedo.

Pero, como dicen los expertos, se trata de un temor infundado pues la vasectomía es un procedimiento quirúrgico, ambulatorio e indoloro, que tiene un bajo riesgo de complicaciones y efectos secundarios. A la vez, es casi ciento por ciento eficaz en la prevención del embarazo; tiene una tasa de error del 0,15% cuando se trata de prevenir el embarazo, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés). La cirugía demora entre 10 y 30 minutos y se realiza con anestesia local, por lo poco invasiva que es. Su fin es cortar la provisión de espermatozoides al semen y se realiza mediante la extracción de parte de los dos conductos deferentes, que transportan el esperma desde los testículos. El costo es mucho menor que el de una esterilización femenina y, es más: ya hay programas estatales que la han hecho mucho más accesible. Desde el 2021, el Fondo Nacional de Salud (Fonasa) puso a disposición el Bono PAD Vasectomía, un beneficio exclusivo para pacientes Fonasa, que deja el valor de la cirugía en $351.400.

Gabriel Madrid (34) dice que se la volvería a hacer una y mil veces luego de someterse al procedimiento una semana después del nacimiento de su segunda hija, aprovechando el beneficio PAD. Era una decisión que ya había tomado hace mucho tiempo y sabía que era lo más responsable para su familia. “No me dejé guiar por los mitos, aunque sí pensé que me iba a doler y que existía la posibilidad de sentir dolor al tener sexo. En el procedimiento hubo un problema con la epidural y me la tuvieron que poner dos veces, y eso fue lo que más me dolió en realidad. Después de eso, llevamos una vida sexual normal y ha sido lo mejor. Luego de que me la hice, varios de mis amigos me preguntaron sobre la experiencia, pero no es algo que comúnmente se hable”.

Sabemos que el precio es relativamente bajo, el proceso es rápido y nada invasivo, pero hay algo que los detiene: los mitos. Que te quedas impotente, que no puedes tener relaciones sexuales por meses o que duele. Junto al doctor Enrique Elías, urólogo de la Clínica Las Condes y director de la Sociedad Chilena de Urología, revisaremos algunos prejuicios sobre este procedimiento que muchas veces vemos como una verdad.

La vasectomía afecta la libido y el tiempo de erección.

“No. La vasectomía no afecta la vida sexual. No disminuye el deseo porque no afecta la producción de la hormona masculina testosterona. Tampoco afecta en la erección o la capacidad de eyacular semen, ya que no tiene relación con estas funciones. El mecanismo de la erección no depende de los conductos deferentes que se seccionan sino de otros factores”.

Quienes tienen una vasectomía sienten más placer.

“No depende de una cirugía mejorar o corregir el placer. Sin embargo, se conocen casos de mujeres que reportan que después de que sus parejas se han sometido a la cirugía existe mayor placer para ambas partes y mejora la frecuencia de las relaciones sexuales. Esto puede atribuirse, dicen desde la esfera psicológica, a que existe menor temor de embarazo y se sienten más libres como pareja al no tener que consumir anticonceptivos, pero no guarda relación ninguna con algún efecto físico producido por la cirugía”.

Es reversible.

“Sí, aunque las probabilidades de embarazo luego de una vasectomía dependen del tiempo de la cirugía, de la edad de los potenciales padres y de su estado de salud. Si bien se reportan tasas de hasta un 70% de embarazos con la cirugía de reversión, cuando se toma esta decisión es mejor asumirla como algo definitivo, aunque pudiera ser reversible. En los casos en que las probabilidades de éxito son bajas con esta técnica, se puede ofrecer la recuperación de espermatozoides mediante punción testicular, lo que permite realizar técnicas de fertilización in vitro”.

Más allá de las habilidades del cirujano, un estudio publicado en la revista médica Urology, que analizó 3.130 reversiones de vasectomías hechas por el mismo médico, determinó que las características de cada pareja inciden en el éxito del embarazo. Se descubrió que si la pareja del paciente era menor de 35 años y si además el procedimiento se realizaba dentro de los 10 años siguientes a la vasectomía, aumentaban las probabilidades de éxito del embarazo. Si el hombre era fumador, las tasas se reducían.

No se puede tener relaciones sexuales por varios meses luego de la cirugía.

“A pesar de que es una cirugía ambulatoria, como toda cirugía genital, es necesario guardar reposo físico y sexual de 7 a 10 días para disminuir complicaciones como dolor, infección o hematoma de la herida operatoria. Luego de este periodo se puede tener relaciones normalmente. Es importante considerar también que los resultados de la vasectomía no son inmediatos. Se recomienda esperar tres meses, que es el tiempo medio en que se mueven los espermatozoides hacia el conducto eyaculador. Eso significa que durante ese tiempo hay que adoptar medidas anticonceptivas. A los tres meses se debe realizar un espermiograma para asegurar que la técnica ha tenido éxito y no hay flujo de espermatozoides, para dar un alta definitiva”.

La testosterona queda retenida en el cuerpo.

“La vasectomía no impide la eyaculación, no produce déficit de testosterona ni alteraciones en los niveles de ésta. No tiene ninguna consecuencia hormonal. El semen tendrá el mismo volumen y composición procedente de las secreciones de la próstata y la vesícula seminal. No obstante, los pacientes vasectomizados pasarán a una situación de azoospermia, es decir, ausencia total de espermatozoides en el semen, lo que otorga la efectividad y seguridad como anticoncepción”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Quay Quarter Tower, un edificio de 59 pisos, fue construido sobre otro edificio de la década de los 70, manteniendo el 90% del núcleo y un 65% de la estructura.