Código QR busca trazar origen de los alimentos e impacto ambiental

Pablo Albarrán, fundador de Ecoterra, junto a Felipe Mualim, Gustavo Marioni y Mariano Caniglia, miembros del directorio.

La empresa de alimentación sostenible Ecoterra está desarrollando una plataforma inédita en Chile: tan solo con escanear un QR, los compradores podrán saber cómo y dónde se produjo ese producto y su impacto ambiental, e incluso dará la opción de conectarse a un streaming que mostrará, en vivo, las granjas donde se originan los huevos o leche que llegan a la mesa.


Pablo Albarrán, fundador de la línea de alimentos Ecoterra, estudió Agronomía para profundizar en su conexión y gusto por los animales y la naturaleza. Sin embargo, según cuenta, su salida al mundo laboral lo hizo conocer la cruda realidad de la industria alimentaria. El daño al medio ambiente, el uso excesivo de antibióticos y promotores del crecimiento en animales y el poco espacio que había para los pequeños productores dejaron lo dejaron con un sabor amargo.

“Queríamos cambiar todo eso”, dice cuando habla de la creación de Ecoterra en 2011, que surgió pensando en producción de alimentos de origen animal mediante procesos extensivos, que reflejaran el funcionamiento real de la naturaleza.

Sumándose a la tendencia actual, desde sus inicios la empresa hizo una alianza con pequeños productores, buscando socios que compartieran su visión sobre cómo producir. Así, en 2014 se convirtieron en los primeros en Chile en certificar bienestar animal en huevos y lácteos.

“Hicimos a los pequeños productores protagonistas de esto y que ellos fueran los que produjeran. Y nos llevamos la sorpresa de que producían mejor porque, como tenían más control, eran más eficientes y por ende, más rentables. Por lo mismo, era un mejor un modelo hecho en colaboración que además cumpliera con esta arista nuestra que era la de la inclusión social”, explica Albarrán.

Ecoterra tiene presencia en supermercados como Jumbo, Lider, Unimarc y Tottus, y ventas de $2.076 millones durante 2021.

Con los años, Ecoterra ha seguido creciendo de la mano de ese mismo modelo. Actualmente tienen en el mercado 43 productos elaborados desde materias primas extraídas en procesos amigables con los animales y la naturaleza, lo que les permitió certificarse en 2019 como Empresa B.

Además ha seguido montando una red cada día más grande entre pequeños productores y un número creciente de consumidores, que se ha visto fortalecida por su presencia en supermercados como Jumbo, Lider, Unimarc y Tottus y ratificada por ventas de $2.076 millones durante 2021. Este año, la empresa comenzó a vender a través de Amazon su línea de productos altos en proteína, llegando a Estados Unidos, Canadá y México.

Una red digital

Es precisamente esta red la que protagoniza el próximo gran paso de Ecoterra. La idea es digitalizar al 100% la plataforma interna que hoy une a productores y al resto de la cadena de elaboración del producto, hasta llegar a los consumidores.

La base de esta plataforma, bautizada como Eco Farms, será el blockchain, concepto que se usa para referirse a un conjunto de tecnologías que permite llevar un registro seguro, descentrado y sincronizado, sin intervención de terceros para realizar cualquier operación comercial digital. Así, cada proceso de la cadena de elaboración quedará automáticamente registrado y permitirá hacer un seguimiento detallado y minucioso del recorrido de cada producto.

De todos modos el fin de esta plataforma no será simplemente el de digitalizar los procesos internos de Ecoterra, sino que ponerlos a disposición de los consumidores, que mediante un código QR que tendrá el envase podrán acceder a toda la información asociada al elemento que están comprando.

“Tenemos todos estos productos que tienen un valor por su calidad, pero también por la forma en cómo se hacen”, dice Albarrán y agrega: “Queremos que el consumidor entienda lo lindo y lo transparente de hacer las cosas bien y que entienda por qué un huevo Ecoterra vale el doble que un huevo de jaula de una marca propia de un supermercado. Es porque las cosas se hacen de una manera muy diferente y estamos felices de mostrarlo”.

En 2014, Ecoterra se convirtió en la primera empresa chilena en certificar bienestar animal en la producción de huevos.

Puentes con el consumidor

En lo concreto, cada código QR conducirá al consumidor a esta plataforma en que podrá ver, por ejemplo, quién, dónde y cuándo se produjo el alimento, incluyendo la posibilidad de conectarse a un streaming en vivo que transmite lo que está pasando en ese campo o granja.

También habrá un apartado destinado a medir el impacto ambiental del producto, indicando cuánto carbono se ha fijado en el lugar de origen y cómo y cuánto ha sido el recorrido del producto para llegar a las manos del consumidor. Además, desde la misma plataforma, los usuarios podrán comprar productos en verde a los distintos productores, ayudando a entregarles capital de trabajo por anticipado.

“Nos dimos cuenta de que ya no basta la certificación. No es suficiente solo tener certificaciones anuales, sino que creemos que el consumidor del futuro quiere saber en tiempo real qué está pasando en cada granja y saber exactamente cómo están los animales. Vamos a poder juntar a los consumidores sostenibles con los productores sostenibles mediante esta plataforma tecnológica”, explica Albarrán

Actualmente, la plataforma está en etapa de construcción y planean que en marzo del 2023 ya pueda comenzar a usarse, aunque seguirá desarrollándose y actualizándose constantemente. De hecho, Pablo Albarrán no descarta que más adelante pueda ayudar a conectar a consumidores y productores a través del metaverso.

También señala que, aunque en un principio la plataforma está destinada para los productos Ecoterra, más adelante podría ser ofrecida como servicio externo a otras empresas que tengan valores de trabajo similares.

Eco Farms permitirá escanear directamente los productos para poder trazar su origen.

Exitoso crowdfunding

El desarrollo de Eco Farms es parte del inicio de una nueva etapa para Ecoterra, que ha estado marcada por una campaña de financiamiento colectivo que sigue abierta, aunque cumplió su meta en solo 10 días. El objetivo era recaudar una inversión de $950 millones y hasta ahora acumulan más de $1.100 millones.

Si bien una de las metas del crowdfunding era financiar Eco Farms, también hay otras dos objetivos. Uno es la expansión geográfica de Ecoterra, con Colombia y Perú ya definidas como primeras paradas, para luego, en el mediano plazo, saltar a México y Estados Unidos.

“Nuestra idea es exportar el modelo para vender productos locales. Vamos a partir exportando desde Chile, pero en el corto andar queremos empezar a producir localmente en cada país. Vamos a tener el control de cómo están haciendo las cosas las granjas que se asocien y vamos a poder trazar todo”, proyecta Albarrán.

Además, el otro horizonte para Ecoterra es continuar el desarrollo de nuevos productos. Entre los que tienen en mente actualmente hay miel, helados, yoghurts y quesos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Desde 2014, Food For the Future está creando alimentos para animales -como gallinas y pescados- que tienen como base proteínas obtenidas de moscas soldado negro, las que a su vez son alimentadas con las mermas de tiendas y supermercados.