¿Qué es el metaverso?

Foto: REUTERS/Dado Ruvic.

Se trata del concepto de moda y del cual se está apropiando Mark Zuckerberg, en una movida estratégica e innovadora que, asociada a la realidad virtual, revolucionaría su plataforma madre de las redes sociales: Facebook.


Después de tantos rumores, llegó el momento y este jueves 28 marcó una de las jornadas más relevantes para la historia de Facebook. También para la comunidad digital. Durante su evento Facebook Connect anunció uno de los proyectos más ambiciosos y del cual, sin darnos cuenta, hemos visto en otras plataformas, como películas, videojuegos o ficción. El denominado “Metaverso” es el próximo gran paso de Mark Zuckerberg, y que llevará a los usuarios unos cuántos metros más allá, alejados del mundo virtual, creando un nuevo ecosistema digital en el que, en base a tecnología, se podrá recrear el mundo real como si de un gemelo digital se tratara.

Durante la jornada anunció el cambio de nombre de su compañía principal a Meta, que conforman Facebook, Instagram, WhatsApp y Oculus. ¿La idea? Juntarlas a todas, bajo un mismo paraguas, y abrirse camino a su tan codiciado metaverso.

El concepto fue instalado en 1992 por Neal Stephenson, en su novela “Snow Crash”. En el libro, el protagonista era un repartidor de pizza, pero en su otra realidad alternativa, una virtual y en tres dimensiones, un guerrero. Esta realidad espejo, situada en un futuro distópico donde dominaban las empresas, estaba poblada por usuarios que utilizaban avatares, como también por demonios digitales. El autor usó el término para referirse a la que sería la evolución de lo que hoy día conocemos como internet, pero en el que los cibernautas puedan navegar de forma inmersiva y llevar más allá las experiencias del mundo real. El texto de Stephenson es considerado un clásico por algunos y muy seguido por otros en Silicon Valley. Y, como dicen, también por el mandamás de Facebook.

Los dispositivos de Facebook Oculus Quest serían la principal forma de Facebook para aplicar el metaverso.

En julio Mark Zuckerberg, en una entrevista con The Verge, dijo que todas las iniciativas de Facebook se escalarán para contribuir a crear este nuevo metaverso. Facebook Gaming, Horizon Worlds, Workrooms, entre otras, y potenciadas por su Oculus Quest 2, ayudarán a levantar esta experiencia. En ellos ya se pueden compartir partidas de videojuegos en vivo, recorrer distintos mundos con avatares y encontrarse con otros, e incluso hacer reuniones de trabajo y que se vieron potenciadas por la pandemia.

Eso sí, el empresario realizó una advertencia. Sin ser explícito, explicó que el metaverso no es algo propiedad de la compañía. “Es una visión que abarca muchas empresas. A toda la industria. Y se puede pensar en él como el sucesor de internet móvil. Y ciertamente no es algo que una sola compañía vaya a construir, pero creo que una gran parte de nuestro próximo capítulo, con suerte, contribuirá a construir eso, en asociación con muchas otras compañías, creadores y desarrolladores”, afirmó Zuckerberg.

A la noción de una realidad inmersiva a la que solo se puede acceder a través de dispositivos VR (realidad virtual), el empresario dijo que esta cubrirá diversas plataformas. Por ejemplo, podría ser incluso en dos dimensiones. “Puede ser 3D, pero no tiene por qué serlo. Es posible que pueda saltar a una experiencia, como un concierto en tres dimensiones o algo así, desde su teléfono, para que pueda obtener elementos que son 2D o 3D”, dijo el ejecutivo. Pero también mezclaría la realidad mixta y realidad aumentada.

Las ambiciones no son pocas. El empresario ha declarado en diversas ocasiones estar en conversaciones con distintas compañías para poder construir este mundo. Y es que en unos cuantos años la red social permitiría a los usuarios asistir virtualmente a su trabajo, ir al cine, juntarse con amigos y planificar distintas experiencias en conjunto. Y es un buen discurso para la compañía, que ha estado envuelta en constantes polémicas mucho más allá de Cambridge Analytica, luego que una exempleada denunciara una serie de irregularidades y que diera como resultado los “The Facebook Files”.

Con Facebook Horizon Workrooms, los usuarios pueden realizar reuniones virtuales de trabajo las que asisten con avatares.

Esto ha ido creciendo los últimos días como una bola de nieve, luego que distintos excolaboradores brindaran más testimonios a diversos medios, sumados a los denominados “Facebook Papers”, que son informes a partir de los filtrados por Frances Haugen y publicados por 17 organizaciones de noticias estadounidenses.

Con respecto al metaverso, hay quienes se aventuran a decir que todo este anuncio es solo una artimaña mediática, para desviar así las miradas de los grandes conflictos con respecto al resguardo de la información de los usuarios y la protección de estos mismos, el conocimiento sobre cuán nocivas son sus redes para los cibernautas y tomar pocas medidas al respecto, el uso de sus plataformas por grupos organizados de ultraderecha y cuyo algoritmo favoreció, la oleada de publicaciones antivacuna Covid-19, entre otros tantos motivos.

Supuestament, impulsado por la nueva iniciativa de Zuckerberg de levantar un metaverso -o de acercarse a eso-, vendría todo un cambio renovado de imagen y que dejaría la antigua insignia en el pasado. Según un informe reciente de The Verge, el renombrar la compañía se debería a que la red social quiere ser conocida como la creadora del metaverso como tal, donde confluyan las experiencias virtuales como videojuegos, en simultáneo con las redes sociales. Se podría estar en una sesión de Facebook Horizon, y en paralelo tener desplegadas las redes sociales como Instagram o WhatsApp.

El lado positivo, dijo el fundador de Facebook, es que este tipo de experiencias irían unos cuantos pasos más allá a lo que hemos tenido debido a la pandemia, con conferencias o reuniones llenas de pantallas cuadriculadas y en las que se extraña la interacción humana y compartir una misma habitación. Algo que con dispositivos virtuales o con su ya plataforma Horizons es posible, y que incluso replica movimientos gestuales. Por ejemplo, para utilizar Workrooms, los usuarios deben escanear sus escritorios y teclado, para que así el avatar pueda moverse con propiedad y replicar los movimientos originales.

Durante la misma Facebook Connect el ejecutivo dio luces de la que será la sucesora de la Oculus Quest 2. Project Cambria vería la luz el próximo año y daría unos cuantos pasos más allá a su antecesor. Con mayores sensores incorporados al equipo, este podrá mostrar mayores gesticulaciones en los avatares que ocupen los usuarios, lo que entregara mayor naturalidad y fluidez a la interacción virtual.

Pero eso no es todo. Porque Cambria permitiría también mezclar experiencias en realidad mixta (MR) y que facilitarían, por ejemplo, el despliegue de distintas pantallas de PC frente a la interfaz del ojo y, con un teclado virtual, ir con las mismas manos escribiendo sobre este. El aparato es una de las más grandes ambiciones de Zuckerberg, puesto que el empresario quiere apuntar a que el metaverso no solo sea virtual o dentro de un casco, sino que nos permita añadir elementos digitales a nuestro campo visual, tal como hacía Tony Stark en las películas de héroes Marvel.

Imágenes en la cultura popular

Más allá de lo que diga Zuckerberg, el metaverso ha ido popularizándose poco a poco. En ese sentido, películas como “Matrix” mostraba una versión más extrema de esta, en la que los personajes viven en una realidad que virtual -no es real-, mientras sus cuerpos reales duermen en una versión distópica de la vida. Y lo mismo hizo el libro “Ready Player One” que, en base a lo que podría hacer Facebook con su Oculus Quest 2, es mucho más cercana a eso, al tratarse de de un headset de realidad virtual.

ready-player-one
"Ready Player One" es uno de los ejemplos más recientes en el cine con respecto al metaverso.

Y fuera de los dispositivos que nos permiten vivir otras experiencias, como los aparatos VR, el mundo de los videojuegos viene desde ya experimentando en el tema desde hace años. Con “Fortnite”, por ejemplo, los usuarios se conectan y juegan en un mismo universo, pero también se ha expandido a poder presenciar distintos lanzamientos a nivel mundial en su plataforma, así como también presentaciones de distintos artistas, como las realizadas por Travis Scott, Ariana Grande, entre otros. E incluso algunos más aventurados, con mundo abierto y que brindan a los jugadores experiencias de acuerdo a la temporada del año, como “Final Fantasy XIV” o incluso, hasta cierto punto, “Animal Crossing”.

Epic Games, dueña de “Fortnite”, anunció en abril de este año la finalización de una ronda de financiamiento para crear su propio metaverso, en la que consiguió mil millones de dólares. Y se añadieron otros US$200 millones por inversión estratégica de Sony Group Corporation. La compañía trabajará así en levantar su propio sistema y que conectaría distintos videojuegos de su firma.

"Fortnite" cerró en abril una ronda de financiamiento por mil millones de dólares para apoyar la realización de su propio metaverso.

De hecho, la relevancia de los videojuegos es tal, que algunos especialistas predicen que la siguiente movida de los gigantes de tecnología es adquirir empresas desarrolladoras. Esto porque, evidentemente, el primer enganche con los usuarios vendrá con experiencias lúdicas y que incentiven a permanecer en el mundo digital. Lo más importante, al referirse a miles de usuarios conectados, será la seguridad de la información, y es un tema que de todas maneras pone en jaque, por ejemplo, a Facebook por todas las problemáticas que han salido a la luz recientemente.

Mark Zuckerberg dijo que se centrarían en conformar un metaverso “más abierto”, para que los usuarios puedan trasladarse de una esfera a otra cuando otras compañías decidan sumarse a este nuevo mundo digital. Eso sí, dijo que algunas querrán tener su propia iniciativa, pero hay que ser lo más abierto posible y establecer una línea de protocolos para tener una mejor experiencia. Pero también le dio espacio a los gobiernos. “Si tenemos éxito colectivamente en la construcción de un sistema que sea más interoperable, y donde pueda teletransportarse entre las cosas, todo debería ser el metaverso, pero cada empresa no debería tener su propio metaverso (...), en el futuro preguntar si una empresa está construyendo el suyo propio sonará tan ridículo como preguntarle a una empresa cómo va su internet”, planteó.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.