Cómo evitar el spam en tu mail y en tu teléfono

Ilustración: Gaspar Álvarez.

Según datos de Sernac, las denuncias de spam en Chile, durante 2020, totalizaron las 84.409 solicitudes. Pero entre enero y agosto pasado ya se suman 73.373 casos. Si bien existen un método que evita mensajes no deseados, la actual ley cuenta con una excepción que permite su uso, incluso en campañas políticas. Acá te contamos cómo enfrentar el spam.


No fue hace mucho que la abogada Macarena Gatica recibió una llamada de una isapre de la cual no es cliente para ofrecerle un nuevo servicio. Tenían su teléfono, tipo de plan e información adicional, por lo que la socia del estudio Alessandri Abogados y especialista en delitos digitales interrogó a la operadora para conocer dónde consiguieron su información, a lo que esta no supo qué responder. Una situación que los chilenos viven a diario a través de sus casillas de correos o de números desconocidos que representando a empresas, buscan ofrecer, vender, encuestar y un sinnúmero de posibilidades.

Conocido mundialmente como spam, se resume en la llegada de mensajes no deseados por un remitente desconocido, representando para los usuarios de internet una amenaza perjudicial, en permanente evolución y que puede significar un peligro para la ciberseguridad. Una situación que, según datos de Sernac entregados a Piensa Digital, ha aumentado: las denuncias de spam en Chile, durante 2020, totalizaron 84.409 solicitudes, de las cuales el 71,8% correspondió a llamadas (60.613) y el 28.1% a correos electrónicos (23.796). Si lo comparamos con las cifras entre enero y agosto de este año, el total general asciende a los 73.373 casos, por lo que las denuncias por correos o llamadas molestas ya concentra un 86,9% de las realizadas en 2020, delatando su aumento. Este 2021 las llamadas significan el 74,3% de las denuncias, mientras que los mails a un 25,6%.

Acá te dejamos formas prácticas para acabar con estos mensajes y llamadas no deseadas:

No Molestar:

La herramienta más eficaz para acabar con los spam es el registro “No Molestar” del Sernac. Presentado originalmente en 2013, pero renovado para mejorar su usabilidad en 2019, permite a los consumidores solicitar a las empresas que dejen de enviar publicidad no deseada. Para ingresar debes entrar a www.sernac.cl, donde en la sección Portal del Consumidor aparece como cuarta opción el servicio anti spam.

Se puede acceder a la herramienta con ClaveÚnica o creando un perfil en Sernac. Al ingresar tus datos, es importante dejar el correo y teléfono en el que recibes los spam, ya que estos serán los datos que la institución se encargará de que no reciban más avisos. En la página web debes apretar “Ingresar nuevo número telefónico y/o correo”, y al final de esa sección encontrarás el espacio “Selecciona la empresa a bloquear”, donde debes buscar a la organización de la que recibes los mensajes o llamadas. Tras agregarlo, recibirás una notificación en tu mail, finalizando el proceso.

El servicio del consumidor, al contar con una aplicación en la que todas las empresas se inscriben como proveedores de productos y servicios, reciben notificaciones de las personas que no quieren contar con los mensajes. En caso de incumplimiento, una empresa denunciada ante la justicia se expone a multas de hasta 300 UTM, es decir, más de $ 15 millones por cada consumidor afectado. La abogada Macarena Gatica explica que si bien el sitio del Sernac es el más efectivo para parar con el hostigamiento digital, la plataforma no es genérica, a diferencia de lo que ocurre con las “Listas Robinson” en España o la “Agenda Digital Indecopi” en Perú, siendo esta última la que permite la opción de no recibir comunicaciones promocionales de empresas. Para acabar con el spam debes nombrar una a una cada institución en el sitio No Molestar.

Cristian Oppliger, abogado experto en derecho informático y del consumidor, detalla que la gran potencial de “No Molestar” es que permite a los usuarios diferenciar el canal que desean bloquear, ya sea llamada telefónica, mensaje de texto, incluso WhatsApp o correo electrónico, administrando sus solicitudes que forman un listado histórico de números de teléfono y correos electrónicos bloqueados.

Los consumidores también pueden revisar el estado de sus solicitudes, editarlas y eliminarlas. Esto implica saber si la empresa efectivamente lo eliminó de sus registros o lo contactó por otro motivo -por ejemplo- por cobranza extrajudicial, por un servicio técnico u otro motivo. En ese sentido, muchos de los reclamos que llegan al Sernac también se fundan en las cobranzas, donde las empresas tienen derecho legítimo para poder tratar los datos de la persona y ejercer acciones, espetando horarios y frecuencias de las llamadas.

Aplicaciones para llamadas

Las llamadas comerciales y de spam son molestas y pueden desesperar a quienes sienten que vulnera su privacidad. Exceptuando las cobranzas, existen aplicaciones gratuitas para permitir conocer si la llamada entrante corresponde a un mensaje publicitario, incluso permiten bloquear llamadas no deseadas de telemarqueteros o spam, y dejar de recibir mensajes de texto.

Con 250 millones de usuarios en el mundo, Truecaller es una app que forma una base de datos de números con nombre de las empresas que están llamando, avisando y entregando la posibilidad de bloquear llamadas desconocidas. Disponible para servicios App Store, PlayStore y Huawei Store, tan solo descargando la app irá indicando el paso a paso. Truecaller no carga tu agenda telefónica para que sea pública o se pueda buscar, y en ella también se puede chatear con amigos o familiares que usen el servicio gratuito.

A esta opción se suma Calls Blacklist, Whoscall o Phone, la app oficial de llamadas de Google. Esta última entrega advertencias ante alguna llamada sospechosa, y también saber quién llama gracias a al servicio de identificación de llamada. Todas comparten similares características para bloquear las llamadas de spam y saber quién te llama antes de responder. El usuario solo debe dar permiso para su acceso al registro de llamadas, generando así la posibilidad de filtrar lo indeseado.

Conductas responsables con los datos

Pese a que vivimos en un mundo inmediato, la abogada Macarena Gatica sostiene que es necesario comenzar a cuidar los datos digitales para generar un cambio de cultura tanto a nivel de usuarios, como como de las empresas y el Estado. Ante este consejo, ella recomienda evitar dar el teléfono o el correo sin conocer la política de privacidad de aquellos sitios donde tengas que introducir dicha información. De no existir política, es probable que el sitio sea capaz de brindar tu email a un tercero sin que este lo sepa, tal como ocurrió con la polémica aplicación FaceApp, que recopilaba datos biométricos.

Consejos para emails

Si consideramos a la tecnología como aliado, Ricardo Seguel, director del Magister en Ciberseguridad de la Universidad Adolfo Ibáñez, cuenta que hace más de 20 años ha existido tecnología anti-spam para filtrar los correos no deseados en las cuentas de las personas.

Esta tecnología ha sido bastante efectiva porque utiliza algoritmos de machine learning para clasificar contenido no deseado o malicioso. Sin embargo, los ciberdelincuentes siempre encuentran formas para que su spam no sea filtrado. Por esta razón, a veces recibimos correos desconocidos o dudosos que no deberíamos abrir, espacialmente cuando llegan se trata de aquellos donde se habla en otro idioma. Algunas compañías han habilitado un botón para que las personas alerten que han recibido un email que podría ser malicioso y, de esta forma, prevenir que otras personas de la empresa caigan en el engaño.

Este es el caso de Gmail, que identifica los correos electrónicos sospechosos y los marca automáticamente como spam para enviarlos a una carpeta del mismo nombre, donde uno puede revisar en caso de no encontrar algún mensaje que el algoritmo haya considerado peligroso. La empresa del buscador explica que cada correo electrónico incluye una etiqueta en la parte superior que explica por qué Gmail lo envió a la carpeta Spam. Si bien ayuda esta herramienta, en algunos casos puedes fallar. Para esas situaciones, es el mismo usuario el que debe ingresar al mail y enviarlo a la carpeta. Cuanto más spam denuncies, mayor eficacia tendrá Gmail para marcar automáticamente mensajes similares como spam.

Yahoo y Outlook también cuentan con filtros similares y carpetas para ubicarlos. En la misma línea, los expertos recomiendan que en caso de que algunos spam contengan la casilla para no recibir correo electrónico, también es ideal etiquetarlo para enviarlo a la carpeta de cada dirección, pensando que quienes se dedican a enviar mensajes están esperando una confirmación para conocer si el correo electrónico está funcionando.

Mantener actualizados los antivirus

Es necesario destacar que los casos de spam son variados y no necesariamente son ligados exclusivamente a publicidad. Otros casos frecuentes, según Ricardo Seguel, tienen relación con chantajes a personas sobre visitas a sitios de dudosa reputación, por ejemplo, de pornografía, apuestas, drogas, entre otros, exigiéndoles el pago de una cifra en Bitcoins para no delatarlos. Otra situación frecuente es el spam dirigido a las empresas, específicamente a empleados y personal subcontratado, haciéndose pasar por otras personas de la empresa solicitándoles información, claves de acceso a sistemas, permisos para acceder a instalaciones. En estos casos, es necesario mantener los programas de software y el sistema operativo actualizados. Solo así se podrá contar con las más recientes versiones, las cuales poseen parches de seguridad para evitar que el teléfono o computador sea vulnerable.

¿Qué dice la normativa chilena?

Los gobiernos, a través de normativas, pueden ayudar a reducir el impacto del spam y la adopción de buenas prácticas por quienes utilizan el método. La Ley del Consumidor en Chile no está actualizada a los medios tecnológicos actuales, incluyendo hasta ahora alusiones al fax o al dato aviso, pero para los casos comunes del fenómeno como los son los correos electrónicos establece que por cada mensaje la empresa debe indicar la identidad, el contenido y una forma de desuscripción explícita y fácil de encontrar.

Para las llamadas telefónicas, es difícil impedir que alguien marque a un número personal. La abogada Macarena Gatica señala que este tipo de spam tiene directa relación con los call centers, que originan la comunicación a través de servicios nacionales o extranjeros, utilizando datos que provienen comúnmente de empresas de investigación de mercado, que venden bases de datos con números georreferenciados.

Las bases de datos no están reguladas en la Ley 19.628 sobre protección de la vida privada, lo que permite que instituciones y empresas manejen esta información, dado que son los mismos usuarios que dan su autorización sin leer las condiciones a través de concursos o entregando su RUT para obtener descuentos en supermercados, farmacias y otros.

La misma norma presenta otro vacío legal en su artículo 4º para los casos de spam, al contar una excepción en el envío de mensajes, permitiendo tratar datos sin el consentimiento de las personas en lo que se refiere a la promoción de productos y servicios. Esto permite hace que cualquier compañía pueda usar los datos contando con algún sentido publicitario, siendo un espacio que evita que los casos puedan llegar a situaciones legales más complejas como recursos de protección o un juicio en un tribunal.

En 2020, el reporte TrueCaller señaló que el 27% de las llamadas de un número desconocido que recibieron los chilenos fue hecha por una voz robótica, seguida por llamadas hechas para estafar a los usuarios, marcando un 26% de los casos. La llamada telefónica, al ser la forma de spam más denunciada, toma trascendencia de cara a que se acercan las campañas por las elecciones y es un recurso común recibir llamadas o mensajes de texto para invitar a votar por un candidato.

La especialista en derecho digital, Macarena García, considera que si bien una persona podría interponer un recurso de protección, al no existir una relación de consumo cuando los datos son tratados para campañas políticas, es difícil de configurar para que efectivamente sea acogido, y se podría interpretar que la candidatura se está promocionando como servicio, según lo indicado por la regulación antes mencionada.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.