El médico chileno que quiere cambiar el modo de hacer cirugías

“Somos pioneros a nivel mundial”: Tecnología de médico chileno para hacer cirugías con imanes comienza a usarse en el sector público

Alberto Rodríguez-Navarro.

Alberto Rodríguez-Navarro, destacado por Bloomberg como uno de los 100 innovadores 2021, fundó la empresa que hoy busca la aprobación de la FDA, en Estados Unidos, para hacer operaciones abdominales con su robot magnético. Una idea que partió en Chile y donde busca nuevos talentos para crecer en el área de la salud.


El concepto de cirugía magnética en el área de la medicina sonaba como una energía nueva y desconocida hasta hace una década atrás. Pero en 2013, Alberto Rodríguez-Navarro, médico cirujano chileno, decidió crear Levita Magnetics, la empresa que hoy tiene una inversión acumulada de más 20 millones de dólares para, después de ser aprobada por la FDA en Estados Unidos este 2022, operar a miles de personas a través de la tecnología del imán. Algo que simplificará el proceso, tanto para el paciente como para los centros médicos.

La tecnología en sí, cuenta Rodríguez-Navarro desde su casa en Estados Unidos, es simple. Un sistema de dispositivos que permite mover órganos en el abdomen a través de los magnetos y que mejoraría en varios aspectos las cirugías específicas de esas áreas, como la bariátrica, operaciones a la vesícula, colon, apéndice y ginecológicas, entre otras, reduciendo cicatrices, complicaciones postoperatorias, tiempo de recuperación y varios aspectos más.

En 2013, el médico cirujano trabajaba en el Hospital Padre Hurtado y, en sus tiempos libres, se dedicaba a la investigación para mejorar en el campo de la cirugía. Un día, debido a la gran cercanía que tenía con la mecánica, gracias a su padre -un ingeniero mecánico-, se le ocurrió el uso de los imanes. “Después de un tiempo buscando ideas, vimos que usar magnetos podría reducir el número de incisiones, porque tras la cirugía, lo que tú haces por dentro en general no molesta, lo que molesta son los hoyos que hay que hacer en la pared abdominal. La idea era ver cómo podíamos hacer la cirugía menos invasiva, disminuir dolor, hacer el proceso mejor. Y así partimos”, cuenta el profesional de la salud, elegido por Bloomberg como uno de los 100 innovadores 2021.

La idea partió imitando esos imanes con los que limpian las peceras. En este caso, se coloca un imán por dentro y otro por fuera y este se mueve a través de la pared abdominal. Fue, para su época, algo revolucionario que cambiaba un poco el juego de la medicina robótica, un campo que tiene recién unos 25 años. Por lo mismo, el cirujano decidió apostar por el proyecto. Detuvo su práctica clínica, vendió todo y se fue a Estados Unidos.

Lamentablemente, cuenta, “en esa época, en Latinoamérica, no habían capacidades aún para desarrollar nuevos productos a nivel médico. Entonces tuve que salir para desarrollar el producto acá”. El desarrollo de un producto, que hoy los tiene ad portas de recibir la aprobación de la FDA (la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos, una agencia federal del Departamento de Salud y Servicios Humanos), administración donde crearon la categoría de tecnología médica con el robot de Levita Magnetics.

Levita Magnetics usa imanes para mover órganos en cirugías abdominales

La tecnología y sus beneficios

Si bien todo el proceso de creación de marca sucedió en Silicon Valley, California, las pruebas, estudios, prototipos y ensayos clínicos de la máquina sucedieron en Chile. La idea fue innovar en el campo de la laparoscopia, una operación que se realiza en el abdomen mediante pequeñas incisiones con la ayuda de una cámara, una tecnología que sí ha reducido considerablemente el número de incisiones y el tamaño de estas, pero que no ha tenido muchas innovaciones y cambios en los últimos 20 años.

Las pruebas, más de 30 casos de cirugía exitosa, algunas de ellas cirugías de vesícula aguda y mangas gástricas realizadas en la Clínica Indisa, han logrado comprobar varios beneficios.

Actualmente, no hay estudios que demuestren que la cirugía robótica por sí sola sea mejor que la laparoscópica. En el caso de la cirugía robótica magnética, sí existen datos iniciales, gracias a estas pruebas realizadas en Chile, que muestran una mejoría en todos sus distintos aspectos y etapas. La estimación que hace hoy el profesional es que, debido a los datos, puede adelantar un 30% de aumento en la productividad de los pabellones con el robot de Levita Magnetics.

Mezclar la robótica con imanes es un proceso sinérgico. En perspectiva, los médicos encargados de su implementación consideran que trae un “triple beneficio”: en primer lugar, es mejor para el paciente, porque es una cirugía con menos incisiones, menos dolor, menos tiempo de recuperación y menos complicaciones. Por otro lado, es mejor para el cirujano, ya que permite operar mejor y más rápido, siendo un método simple acompañado de alta tecnología que aumenta la precisión. Por último, es mejor para el sistema, y este es el punto más importante, ya que hace el proceso de la cirugía más eficiente, algo que aumenta la cantidad de cirugías que se pueden hacer en los hospitales.

“Estamos optimistas de que este es un desarrollo que traerá este beneficio transversal. Es algo que disminuye el daño del paciente, por lo que pasas menos tiempo en el hospital y requieres menos cuidados, lo que se traduce a que necesitas menos recursos para operar a alguien. Esto a la larga aumenta la capacidad de los centros, incrementando el acceso a la cirugía, con un impacto directo a las listas de espera, haciéndolo eficiente y solucionando un problema de la salud pública”, afirma el profesional.

El médico cirujano Alberto Rodríguez-Navarro, creador de Levita Magnetics.

El futuro en Chile

En la actualidad, Alberto Rodríguez-Navarro está 100% dedicado al proyecto de Levita Magnetics. Apoyado por varios inversionistas, incluyendo instituciones como ProChile, Corfo y privados, está en fase de crecimiento y levantamiento de fondos para seguir incursionando en la tecnología con magnetos, a un nivel que los prepara para en el futuro salir a la bolsa. “Nos dimos cuenta que nuestra solución tiene escalabilidad, ya que puede ocuparse en pabellones en todo el mundo, por lo mismo necesitamos el capital de los mercados públicos”, explica.

Por lo mismo, se ha dedicado en el último tiempo a armar nuevos equipos y estar a cargo de aprobaciones regulatorias, las patentes y todo lo que sirva para establecer de la forma más formal posible esta tecnología en el mercado, esta vez aportando lejos de los pabellones, pero muy cerca del futuro de su empresa.

La meta de este 2022 es obtener la aprobación de la FDA para el robot y así duplicar el número de procedimientos hechos hasta el momento. Idealmente, concretar cuatro mil nuevas cirugías. El primer paso sería entonces implementar Levita Magnetics en prestigiosos centros médicos de Estados Unidos, como Cleveland Clinic, Duke University, y Houston Methodist, entre otros.

Pero el verdadero futuro está en Chile. Si bien las soluciones que quieren entregar son a escala global, el desarrollo de la tecnología es un proceso que se seguirá haciendo en Chile. “Estamos muy conectados con Chile, porque estamos desarrollando un avance con tecnología de inteligencia artificial, una que trabaje a la par del robot. Por eso seguimos en busca de talento chileno, para que nos ayude en esta etapa”, comenta el empresario, quien vio que la inteligencia artificial era el próximo paso a seguir para Levita Magnetics.

Con todos estos avances, la misión es poder entregar lo más rápido posible esta tecnología a los hospitales públicos del país, masificarlo y hacerlo accesible, en pos de que los centros logren hacer cirugías de manera eficaz, reduciendo los tiempos de espera y aportando a la salud pública desde la vereda de la tecnología.

Levita Magnetics está abriendo por estos días una nueva oficina en Chile, para desarrollar ideas que llevarían la marca al siguiente nivel. Si bien aún hay ideas que están en sus etapas iniciales, ya hay una iniciativa de aumentar los recursos tecnológicos al punto en que los robots puedan incluso coordinar los pabellones. Para eso ya tienen en práctica algunos prototipos funcionales con inteligencia artificial. Con esa base tecnológica, el objetivo entonces, es optimizar todo para hacer más cirugías, aplicaciones endoscópicas, y procedimientos.

“Ahora hay más empresas probando con esta tecnología de imanes. Si bien tenemos la marca registrada en Estados Unidos, es un campo que últimamente ha tomado más fuerza. Nosotros también queremos ver qué otras cosas en el área quirúrgica se pueden hacer con imanes, quizás expandir las zonas de implementación (en la actualidad sirve para el área abdominal), y sus funcionalidades”, dice el empresario. Luego reflexiona: “Es un área que se mueve especialmente lento, no hay mucha innovación en los últimos 25 años; por lo mismo, es un desafío emocionante, que podría cambiar el panorama por completo”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Yerka Yukich, de la Cámara de Comercio de Santiago; Álvaro Ramírez, de VTEX, y Catarina Parra, de Mamás Mateas, entregan consejos y hablan sobre las tendencias que se tomarán este gran evento para el comercio electrónico, el 3, 4 y 5 de octubre.