Cómo poner en marcha una estrategia cloud en tu empresa

amy-hirschi-K0c8ko3e6AA-unsplash-900x600

El servicio tecnológico cuenta con utilidades que van más allá de guardar la información de tu compañía. Hoy, los emprendimientos pueden acceder a distintos tipos de nubes existentes, dependiendo del precio y tamaño que se requieran.


Una de las infraestructuras clave sobre la que se asienta la Transformación Digital de las grandes empresas es el Cloud Computing, conocido comúnmente como la “nube”. En palabras simples, es un sistema informático de almacenamiento en centros de datos disponibles como servicio, al cual los usuarios pueden tener acceso por internet sin la necesidad de preocuparse por la seguridad de este.

Ya en 2017 la International Data Corporation (IDC) estimaba que el 70% de las empresas se apoya en algún tipo de nube para trabajar. Según pronósticos recientes de IDC Research España, se prevé que este año el 40% del gasto en tecnología mundial estará relacionado con Cloud Computing.

Así lo confirma Jaime Santana, director general de SRN, empresa dedicada a servicios Cloud, que ha realizado servicios a distintas instituciones del país, quien sabe la relevancia de contar con este tipo de opciones de cara a la creciente transformación digital que vive el mundo: “Las empresas deben buscar las maneras de poder avanzar en sus procesos tan rápido como sus clientes le pidan, el implementar equipamiento o software requiere tiempos de entrega, de instalación , esfuerzo, pruebas , validaciones, y la tecnología en sí va evolucionando muy rápido, entonces no podemos darnos el lujo de parar la operación para renovar nuestros sistemas”.

Hans Nemarich, Chief Technology Officer de  N12 Next Challenge -empresa de servicios de tecnología e innovación- cree que el Cloud Computing “democratiza el acceso a infraestructura de clase mundial”, es decir, la nube brinda acceso a disposición de una empresa mediana a la escala de costos que necesitan, “emparejando la cancha”. Por otra parte, la nube está disponibilizando las últimas tecnologías en aspectos de innovación, los cuales para Nemarich “son tremendamente sensibles al trade market y a la velocidad que se adquiere. Cualquier compañía que tenga pensado una estrategia tiene en la nube un gran aliado y habilitador”.

Características según tu necesidad

La nube hoy no es sólo un repositorio y para que este servicio sea eficaz debe cumplir con características que brinden todas las herramientas para hacer más eficientes los espacios de trabajo, desde contar con software de negocio, correo electrónico, herramientas de comunicación, cómputo bajo demanda, almacenamiento, centros de e-commerce y servicios de seguridad.

“La nube también busca un nivel importante de autoatención para así alcanzar tiempos de respuesta tan ágiles como los que tú mismo puedas administrar. No necesitas expertos para cosas simples”, agrega Jaime Santana, director general de SRN.

Para quienes buscan contar con Cloud Computing, las alternativas que hay son la nube privadala pública la nube híbrida. La diferencia fundamental radica en temas de costos y seguridad.

Por ejemplo, a las nubes públicas cualquiera puede acceder desde la casa, ya que es una estructura que está pensada para ser comercializada por un tercero a empresas que les sea conveniente correr sus sistemas en ella.

En cambio, a la nube privada se accede sólo desde una red privada o empresarial de un cliente o de un proveedor de servicios para un set de clientes. La nube híbrida es un mix de ambas, incluyendo los beneficios.

En relación a cuál elegir, Santana explica que “siempre es importante destacar que no hay ninguna plataforma que sea 100% infalible, solamente que estás teniendo más recursos y know how, es menos probable que sean vulneradas en el tiempo. Los atacantes siempre buscan el hilo más delgado y si no lo encuentran en la infraestructura, lo pueden hallar en los propios usuarios finales”.

Cloud a considerar

Antes de decidir cuál nube implementar, ambos entrevistados recomiendan que cada emprendimiento pase por un proceso en el que se debe evaluar su modelo de negocio, dando énfasis al análisis que el encargado detrás de cada mediana empresa realice para determinar el servicio de nube que se evalúa contratar.

Para eso se debe determinar cuál es el objetivo, qué es lo que se quiere lograr: agilidad, innovación, reducción de costos, tener una renovación tecnológica o incorporar nuevos servicios, y que no están disponibles en otro lugar que no sea la nube.

Otro paso a considerar son los temas de costos y operación. Por ejemplo servicios como “Claro Cloud” cuentan con una página destinada para seleccionar la solución que desea el cliente contratar, con un portafolio de servicios con descripción, planes, precios y beneficios.  “Al igual que para las grandes empresas y corporaciones, hoy la nube es clave. El cloud da mayor agilidad, escalabilidad e interoperabilidad a los negocios. Hoy hay soluciones adaptadas para este segmento, que incorporan tecnologías como big data y analítica, que permiten a las organizaciones mejorar su productividad, eficiencia y gestión”, plantea Francisco Guzmán, director de Claro Empresas.

Relacionado con el punto anterior, también se debe considerar si el servicio que entrega el emprendimiento tiende o tenderá a crecer rápidamente, donde la escalabilidad toma un rol importante. “Una estrategia cloud nos permite no tener que hacer una gran inversión de infraestructura en el día 1, cualquier persona que quiere contratar nuevos servicios en un modelo anterior necesitaba un alto presupuesto, ahora lo que se puede ocupar el capital de trabajo e ir invirtiendo en la medida que vamos usando”, asegura Hans Nemarich, Chief Technology Officer de N12 Next Challenge.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.