Las innovaciones para apoyar a mujeres en riesgo de VIF

Botones de pánico en la comuna de La Florida, aplicaciones a nivel regional y otras innovaciones están cumpliendo el rol de ser vehículos de ayuda y contactar a seguridad pública, familiares o cercanos ante emergencias.


En Chile, hasta el 7 de septiembre se registraron 23 femicidios consumados desde enero. En paralelo, otros 105 frustrados. La situación nacional se replica en todo el mundo e incluso en los países vecinos el número sube con creces. En los primeros seis meses se identificaron 125 en Venezuela, 137 en Argentina y en Brasil, solo durante 2020, se registraron 1.338. Para combatir la violencia de género y ayudar a quienes puedan sufrir de violencia intrafamiliar (VIF), distintas innovaciones han surgido en el último tiempo y cada vez apuntan más a la masividad.

Durante agosto, la Corporación Municipal de La Florida, en alianza con Claro Chile, entregó 3.500 dispositivos a los vecinos de esa comuna y otros 2.500 en las próximas semanas. La iniciativa de botón de pánico, denominada “S.O.S Corazón”, está orientada principalmente a personas que puedan sufrir infartos cerebrales o vasculares. Este, al apretar el botón, se comunica con una central municipal, que a su vez coordina una visita de emergencia con una ambulancia y notifica a los familiares.

Pero no solamente ayudan a prevenir problemas de salud. En algunos países se utilizan para notificar agresiones o VIF y en España, por ejemplo, la misma policía incluyó uno en su aplicación para tomar contacto directo con un equipo de seguridad. Hay municipios del mismo país o México que entregan botones a sus vecinos, para así protegerlos ante diversos peligros, y es otra posibilidad de uso que se está comenzando a implementar en Chile. En caso de una emergencia, los dispositivos activan una alarma rápida a la policía, pero también pueden enviar alertas a grupos concretos de contactos y confianza.

Francisco Guzmán, director de Claro Empresas, planteó que el uso de las nuevas herramientas y tecnologías contribuyen para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. “En el caso de los botones de pánico, son una innovación que permite a los usuarios estar mejor conectados para prevenir o enfrentar distintos tipos de emergencia, sobre todo en un contexto como el actual, donde seguimos en alerta ante las condiciones sanitarias”, explicó. A la iniciativa, se sumarán próximamente otras comunas de Santiago.

Una beneficiaria del botón de pánico implementado en La Florida.

Sister, una aplicación seguridad personal, es otro innovación que ha dado que hablar en el último año. Posterior a un estudio realizado en 2018, el equipo de Wave Application notó que existía una necesidad en las población. Ubicados en España y tras el análisis de la respuesta de 35 mil mujeres de ese país, se estimó que un 83% tenía miedo a andar sola por la calle de noche y un 45% a todas hora. “Sienten miedo cuando van solas por la calle y, prácticamente, todas hemos sufrido episodios de acoso sexual o incluso violencia de género”, dice Marta Baena, especialista en SEO, SEM y Contenidos de la compañía.

Con la aplicación las usuarias tienen, a través de un mapa satelital, la ubicación de las comisarías más cercanas, podrán compartir su ubicación con contactos de confianza previamente registrados, cuentan con un botón de señal GPS que, una vez pulsado, enviará una señal a sus cercanos, que sus conocidos acompañen en la ruta hacia su destino, entre otras posibilidades. Además, existe la opción de apretar la tecla volumen durante el bloqueo de teléfono, para que este envíe un mensaje y comience a grabar audio y video.

Desde su lanzamiento solamente han crecido. Las usuarias, dice la creativa, recibieron con emoción y alivio la aplicación. Además, han mantenido un contacto constante con ellas, para así saber también qué mejorías poder hacerle. Para ampliar su mercado, han hecho estudios específicos en México y Colombia, para así poder obtener las inquietudes y preferencias de uso según la ubicación de las interesadas. Por ese mismo motivo, trabajan a nivel local con algunas organizaciones y, en el caso de Chile, han mantenido contacto con la Corporación Humanas, cuyos principales son “la seguridad, libertad y emancipación de las mujeres”.

La aplicación, dice Baena, es bastante nueva y el Covid-19 las pilló my poco tiempo después de lanzarla al mercado global. Eso sí, actualmente la aplicación tiene unas cincuenta mil descargas entre dispositivos Android e iOS.

Afirma que, aunque con las restricciones sanitarias la movilidad bajó, tuvieron un tráfico menor pero constante por usuarias que pedían ayuda desde sus casas, debido a la escalada de violencia de género puertas adentro y también de mujeres trabajadores en sus trayectos. Durante el verano, asegura, se ha visto un repunte en todo el mundo, debido a la relajación de las medidas de seguridad. En el caso de Chile, por ejemplo, en el último mes se ha visto que los viernes, a las 19:00 horas, es cuando más acompañamientos se hacen y las alertas S.O.S se dan principalmente a eso de las 20:00 horas.Una de las dudas con este tipo de aplicaciones, es si son exclusivas para mujeres. Baena plantea que la suya es una aplicación pensada para cualquier persona, independientemente de su sexo o género, para que puedan sentirse seguros compartiendo su ubicación con los contactos de confianza, seguir las rutas más seguras y pedir ayuda en caso de ser necesario. “La seguridad es un bien de primera necesidad y todas las personas deberían sentirse libres de violencia. En general, hemos dedicado ‘Sister’ al público femenino simplemente porque existe una gran necesidad entre las mujeres de tener una herramienta de prevención contra el acoso sexual”, afirma.

Pero el de Sister es solo uno de los tantos ejemplos. Otras aplicaciones, como UrSafe, permiten hacer seguimiento a contactos previamente registrados y, al mismo tiempo, poder también ser acompañado por ellos. Además, también se pueden activar medidas de seguridad, como la grabación de una palabra secreta y, aunque el teléfono esté bloqueado, este identificará y enviará un mensaje SOS a través de la misma aplicación o SMS. En caso de adquirir una membresía premium, se suma también la posibilidad de recibir llamadas falsas, para simular compañía.

Con UrSafe, los usuarios pueden grabar una palabra secreta para que, en caso de estar en peligro, el teléfono pueda reconocerla aún estando bloqueado y enviar automáticamente una alarma a los contactos de confianza.

Otro es el caso de Life360 que, orientada principalmente a círculos familiares, permiten monitorear geolocalización en tiempo real, alertas georeferenciadas, alerta SOS y, en caso de utilizarla sobre un automóvil, registra la velocidad en todo momento y mantiene un registro de colisiones. Como no no es una aplicación

exclusivamente para la familia, hay quienes la utilizan para ver la ubicación de sus amigas.

Pero los aplicativos para dispositivos móviles no son lo único que existe. Quizás, uno de los mercados más fuertes y que se ha mantenido en el tiempo, es el de los aparatos netamente orientados a enviar señales en caso de emergencia. Uno de estos, por ejemplo, son los tan conocidos botones de pánico y que cada vez van integrando más tecnología.

Apoyo en redes

María Teresa Ruiz lanzó su proyecto en marzo del año pasado y, dos semanas después, declararon las primeras cuarentenas. A pesar de eso, dice que “Voy contigo”, una aplicación orientada netamente a mujeres y que busca fortalecer las redes de apoyo, ha tenido una muy buena recepción.

La iniciativa fue creada especialmente “para el contexto calle” y por la emergencia sanitaria por el COVID-19 incluyeron otras alternativas. Por ejemplo, al botón de emergencia, la opción de compartir ubicación y el mapa para reportar hechos y ayudar a otras mujeres, añadieron la alternativa de realizar denuncias por maltrato intrafamiliar. Desde marzo del año pasado, Ruiz dice que tienen más de 60 mil usuarias. En ese periodo tuvieron más de seis mil reportes, y 4.102 mil de ellos son incidentes negativos, un 46% corresponde a acoso y otro 7,9% son por VIF.

Creada para el contexto calle, VoyContigo fue lanzada y dos semanas después se declararon las primeras cuarentenas. Desde marzo de 2020 a marzo 2021, un 7,9% de usuarias la utilizaron para denunciar casos de violencia intrafamiliar.

Los reportes en calle por acoso sexual físico corresponden a un 16,67% y los verbales en un 29,19%, ambos sucediendo con mayor frecuencia los jueves, a las 19:00 horas. Los episodios de VIF, de acuerdo a los informes de “Voy Contigo”, se dan principalmente entre las 00:00 y las 03:00 horas, y entre 14:00 y 17:00 horas. Dadas las restricciones sanitarias, comenta que ha sido fundamental contar con implementaciones de este tipo y el número de usuarias ha crecido progresivamente.

Próximamente pretenden darle un giro a la aplicación, tomando un tono más social. No perderán la cuota de seguridad y esta continuará siendo una plataforma orientada al público femenino, pero ahora tendrá algunas opciones más comunitarias, con live streams y generación de contenido especial para su sistema. Incluso, dice, puede hablar de una red social especialmente para mujeres.

También mostrarán su trabajo a inversionistas en Perú, para así poder continuar con su expansión. A partir del próximo mes, podrá utilizarse al rededor de todo Latinoamérica, centrado en países de habla hispana. La creativa destaca que todo su trabajo durante el último año se realizó en cuarentenas y con las respectivas medidas sanitarias, por lo que ahora les ha tocado ver también cómo los reportes, con las usuarias en las calles nuevamente, comienzan a subir.

La gran diferencia en el caso de Voy Contigo, en comparación a otros aplicativos, es que conectan a las usuarias con otras mujeres y ya no son solo contactos de confianza que pueden seguir tu trayecto o recibir señales SOS, sino que pueden conectarse con otras que estén físicamente cerca en un lugar. “Si viajo a otra región, por ejemplo, la idea es que gente que esté ahí mismo me pueda ayudar también, y no necesariamente mis contactos de confianza, que estarán en otra ciudad y a través de una pantalla”, ejemplifica.

Para que las interesadas puedan desenvolverse sin riesgo alguno en la aplicación, existen distintas modalidades. Al ingresar, se pregunta el género del usuario: en caso de ser hombre, solo se puede acompañar a otra usuaria que lo tenga como contacto de emergencia; en caso de ser mujer, existen dos modalidad, una básica en la que puede enviar alertas SOS o acompañar a otras mujeres que sean contactos de confianza, y una premium por la cual, tras una verificación con el carnet de identidad puede conectarse con todas quienes la rodeen.

Para su próxima versión ampliarán también las medidas de seguridad. Para la modalidad premium, además de la cédula de identidad, se solicitará una foto de la usuaria con la credencial a un lado, para así cerciorarse que de ella se trata. A pesar de los próximos cambios, que sumarán cualidades a la aplicación y mantendrán el perfil informativo y de ayuda para el público femenino, la aplicación se ha transformado en la más grande de su tipo en Chile y en Latinoamérica.

En el horizonte próximo, dice Ruiz, está llegar a México, porque la población femenina en ese país es muy grande y la cantidad de casos de acoso y violencia contra la mujer son muchos. Solo entre enero y junio de este año van 508 asesinadas, frente a las 492 del mismo periodo del año pasado. Considerando que ahora las restricciones puedan ser menores, la cifra al alza es preocupante.

Han surgido otras iniciativas en el país, desde aplicaciones de rastreo e incluso unas tipo Uber, en las que las usuarias pueden viajar en automóviles conducidos por mujeres. Empresas como Verisure y otros grupos de seguridad han optado también por ampliar sus servicios e incluir en sus propias aplicaciones la posibilidad de tener botones de pánico o emergencia. Incluso Sosafe ha trabajado, junto a algunas municipalidades, para poder entregar a la brevedad apoyo y ayuda a los vecinos de las distintas comunidades en caso de emergencia.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.