Municipalidades: las próximas protagonistas de las smart cities

Son los gobiernos comunales quienes tienen la mayor sensibilidad para conocer las demandas de los habitantes de una ciudad. ¿Cómo hacer que estos organismos incorporen la tecnología para solucionar los problemas locales? Ese es el siguiente desafío de la primera Ciudad Inteligente a Escala en el país, proyecto impulsado por Claro Chile, el Centro de Innovación UC y Sé Santiago que busca acercarse a las municipalidades para ayudarles a dar el siguiente paso.


“El 93% de las patentes que se registran en el mundo no generan royalties. De cada 100 ideas, muy bien intencionadas, bien hechas, con una tecnología de punta, que 93 no generen royalties significa que no son usadas por terceros”, dice José Miguel Benavente, vicepresidente ejecutivo de Corfo.

Lo dice en el marco de un encuentro realizado esta mañana en el Centro de Innovación UC, en el que el Lab Claro 5G, Sé Santiago y este organismo -principales impulsores de la Primera Ciudad Inteligente a escala de Chile- presentaron a representantes de municipalidades y otros organismos distintas soluciones que están aplicando la tecnología para mejorar la vida de las personas. Todos ellos prueban sus proyectos en el Campus San Joaquín, en un afán porque sus descubrimientos puedan algún día aplicarse de forma real en la ciudad, y no se queden en ese 93% de ideas que nunca llegan a puerto.

“Teníamos la necesidad de poder juntar a pequeños emprendedores que entreguen soluciones innovadoras. El rol de la gran empresa es muy importante, y encontramos una amalgama en la UC, que nos ha permitido pilotear estas soluciones en un lugar donde cada día transitan 23 mil personas en 500 mil metros cuadrados, 63 edificios. Aquí pueden llegar todas las soluciones que quieran participar y que puedan impactar positivamente en la vida de los ciudadanos”, dice Francisco Guzmán, director de Claro empresas, sobre esta smart city que se lanzó en septiembre pasado y que hoy da un nuevo paso.

Entre las 14 iniciativas presentadas durante la reunión están Ubertrack -un sistema que permite visualizar y manejar en tiempo real flotas de automóviles-; Smert -una plataforma de gestión de emergencias que facilita las tareas de rescate y extinción- o Cas-Chile y su Munimático, una máquina que ayuda a realizar de forma rápida y fácil los pagos de todos los trámites municipales.

También tienen proyectos otras empresas como Nokia, Qualcomm, Global Data o Kido Dynamics, que en alianza con Claro ha desarrollado Geo Data, un sistema que permite proyectar flujos de personas y autos a partir de la recolección de la data anónima de personas que se conectan a la red de antenas celulares.

La premisa de los representantes de la Ciudad Inteligente es esta: para que una tecnología cobre sentido es necesario que solucione un problema relevante para las personas. Y ¿quién mejor que una municipalidad, que una gobernación regional, para saber cuáles son los temas que inquietan a los ciudadanos y, desde la identificación de esos dolores, poder gestionar una solución?

SIMA Robot es parte de los proyectos iniciales de la Ciudad Inteligente a Escala, con un prototipo de robots pensados para asistir a las personas mayores y ayudar a niños y niñas en sus procesos formativos. Foto: Sergio López Isla.

Como dice José Miguel Benavente, el problema hoy es que la mayoría de las grandes ideas se quedan en eso: en inventos. No se convierten en innovaciones ya que no logran ser utilizadas en terreno. “Necesitamos espacios para reestructurar problemas y demandas. Las municipalidades son fantásticas en eso”, cree el ejecutivo. A partir la identificación y estructuración de esa necesidad, el paso siguiente sería que las startups pudieran proponer “soluciones empáticas y pertinentes. Con eso, tienes relativamente asegurado que tu propuesta deje de ser un invento y pase a ser una innovación”.

Las palabras de Benavente fueron parte de un panel en el que también participaron Francisco Pizarro, subdirector de I+D con la empresa del Centro de Innovación UC; Cristóbal Pineda, subsecretario de Transporte; Francisco Guzmán, director de Claro empresas, y Fernando Court, jefe de la División de Fomento e Industria del GORE.

Todos ellos expusieron, desde sus distintas veredas, cómo están incorporando las nuevas tecnologías en áreas como transporte, seguridad, movilidad y sostenibilidad, con el fin de utilizar herramientas como la inteligencia artificial, la big data y la internet de las cosas para mejorar los procesos. Y todos ellos coinciden en que son los gobiernos comunales los llamados a tomar la posta de la innovación para llevar todas las bondades de una ciudad inteligente a sus vecinos y vecinas.

¿Cómo extraer datos de una ciudad que está en constante movimiento? fue una de las preguntas que se hizo el panel de conversación en torno a la Primera Ciudad Inteligente a Escala del Centro de Innovación UC.

“El Proyecto Ciudad Inteligente a Escala responde al desafío de desarrollar núcleos urbanos con un uso eficiente de la tecnología. El objetivo es una mejor gestión del territorio gracias al uso de los datos, y para eso se necesita el trabajo colaborativo con las municipalidades”, dice Francisco Pizarro, subdirector de I+D con la empresa del Centro de Innovación UC.

“¿Cómo extraer datos de una ciudad que está en constante movimiento? Tener cámaras no es suficiente. Cuando se empieza a aplicar la tecnología se pueden tener sistemas reactivos y en alerta, con datos en tiempo real”, explica Pizarro para ejemplificar que la herramienta no lo es todo.

“Hay muchas soluciones, pero todo cambia tan rápido. Cuando uno tiene un martillo en la mano todo parece clavo, uno cree que pegando un “tecnologizazo” va a solucionar todo, pero la tecnología por sí sola no tiene ningún sentido”, complementa Francisco Guzmán, director de Claro empresas. Cuando se entiende la necesidad real y la tecnología se pone a su servicio, todo parece fluir mágicamente. Tenemos datos para todo, pero el gran desafío es convertirlos en información, y ese proceso de conversión nos tiene que asegurar que sea información fidedigna y de calidad, rápida y oportuna”, dice.

Hacia una democratización de la tecnología

Durante el encuentro, moderado por el periodista Alejandro Alaluf, se habló sobre la necesidad de reforzar un sistema de Smart Data ciudadano, que se alimente de datos recogidos por la tecnología pero también por la escucha activa de los grupos vecinales. “La idea es que consigan soluciones no solo los que gritan más fuerte, sino los que lo necesitan”, afirma Francisco Pizarro.

En el caso del Ministerio de Transporte, el subsecretario Cristóbal Pineda detalló las estrategias de la cartera para utilizar el análisis de los datos para mejorar la operación del sistema de transporte, algo que en Santiago lleva mucho más tiempo avanzado que en el resto del país. “En regiones la brecha es grande. Tenemos algunas donde no existen centros de tránsito ni de gestión, y los gobiernos regionales son clave en eso”, reconoce la autoridad, quien resaltó la colaboración que han estableciddo con la app Waze para hacer una mejor gestión de tránsito en tiempo real.

“Este convenio con Waze que permite identificar núcleos críticos que estamos trabajando con los municipios. Hay casos que solo mejoran con una buena gestión. El problema es la falta de datos con la que trabaja la municipalidad”, dice. De ahí la importancia de que estas sean la base de los flujos de información.

Por su parte, José Miguel Benavente destacó el trabajo de Chile Transforma, “que busca espacios entre demanda y alternativas de solución para hacer el matching más rápido. Trabajamos en la formación de talento, de habilidades, de competencias técnicas: de formación de talento digital. Queremos tener un sistema de “Compras Públicas Innovadoras”: que compras públicas liciten la solución a un problema, y luego quién la ejecuta”.

¿Cómo hacer para que las tecnologías no queden en el cono de mayores recursos de las ciudades y se distribuyan en las comunas?, se pregunta Fernando Court, representante del GORE de Santiago.

Por último, Fernando Court, del Gobierno Regional, hizo hincapié en el trabajo que busca hacer este organismo para democratizar las tecnologías: “¿Cómo hacer para que no queden en el cono de mayores recursos de las ciudades y se distribuyan en las comunas? Santiago tiene 52 comunas; 18 de ellas, rurales. ¿Cómo hacemos que la colaboración público-privada llegue a la ciudadanía? Nos falta la capacidad de escucha, de atender a las necesidades de los territorios”, afirma.

“Como dice el gobernador Claudio Orrego, la cabeza escucha más con los pies. El conocimiento debe salir a los espacios donde la ciudadanía habita, donde se produce el taco, donde hay foco de inseguridad. Cómo logramos conectar las tecnologías para solucionar una problemática en particular. Nos faltan más municipalidades en la escucha activa, ya que son actores muy relevantes”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Desde 2014, Food For the Future está creando alimentos para animales -como gallinas y pescados- que tienen como base proteínas obtenidas de moscas soldado negro, las que a su vez son alimentadas con las mermas de tiendas y supermercados.