Tres consejos clave para dar el salto digital con tu negocio

Ante un semestre de incertidumbre, con varias comunas de Chile en cuarentena y un inminente confinamiento en la Región Metropolitana, especialistas consultados por Piensa Digital dan los pasos relevantes para digitalizar tu emprendimiento o mejorar tu e-commerce.


Con muchas personas en casa y gran parte de los locales físicos cerrados producto de nuevas cuarentenas en distintas comunas de Chile, las marcas grandes y pequeñas, han tenido que salir a buscar a sus antiguos y potenciales nuevos clientes a través de las redes. Aún así, en tiempos de incertidumbre, están también quienes han optado por emprender desde casa, comenzar a producir algún artículo o prestar servicios, y se han volcado a internet, sin dar aún el salto digital.

MercadoLibre y otros marketplace –sitios de mercadeo en línea– son una buena alternativa para quien da sus primeros pasos, al no tener cobros por creación de usuario o de mantención, pero sí comisiones por venta. Por otra parte, lanzarse con un sitio web propio no es necesariamente la mejor opción, puesto que primero hay que trabajar imagen de marca e implementar más tecnología no significa siempre vender más.

Acá, un grupo de conocedores del área, desarrolladores de sitios de venta y especialistas en estrategia digital de distinto tipo de marcas, entregan una serie de tips que hay que tener en cuenta antes de dar el salto digital.

1. Presencia digital, uso de redes sociales y omnicanalidad

Uno de los primeros pasos para dar el salto digital es definir el objetivo. “Hay que saber a quién quiero apuntar y cuál va a ser el propósito de mi marca, pensar en a quién vamos a ayudar con nuestros servicios. Y ahí entender que el cliente es el centro del universo”, dice Matías Villanueva, cofundador de Academia Metrics y especialista en marketing digital.

Teniendo este punto claro, una de las recomendaciones de los expertos es aclarar cuál será el canal de venta. Eso, considerando que, de todas maneras, debe haber una apuesta que incluya redes sociales. “Por un lado, se tiene el dominio web, el www.misitio.cl y la idea es que eso vaya emparejado con la propiedad intelectual, que es cuando se inscribe nuestro nombre en el Instituto Nacional de Propiedad Intelectual (Inapi) y que favorece a un emprendedor”, añade Villanueva.

Al tener un nombre registrado en Inapi, permite utilizarlo en sus diferentes elementos o productos escindidos, como sus redes sociales. “Hay que tratar de mantener todos los nombres similares, porque si se diferencian mucho unos de otros, va a ser difícil para los usuarios encontrarte y la idea es hacer todo simple, con la menor cantidad de fricciones”, dice Villanueva.

En tiempo de pandemia y con los usuarios cada vez más hiperconectados, si una marca no está en internet probablemente será muy difícil que tenga reconocimiento. El salto digital es prioritario. “Por una parte, se necesita presencia en la red, pero, por otro lado, también hay que ser cuidadoso en cómo uno se va desenvolviendo como marca, porque las personas tienen un grado de sensibilidad alto en la web y redes sociales”, afirma el experto.

Al momento de instalarse con sus distintos canales, sea en redes sociales o un sitio web, hay que asegurar una completa atención a las necesidades de los potenciales clientes. Un usuario que no esté familiarizado del todo con una marca emergente, o que no vea sus dudas respondidas o necesidades satisfechas en el corto plazo, fácilmente puede buscar otro proveedor. “Si hay distintos canales de comunicación, como WhatsApp, redes sociales o E-mail, hay que tener la capacidad de poder dar un buen servicio al cliente. Y eso en cada uno de ellos. La audiencia te castiga, pero si cumples te premia”, dice Villanueva, también fundador de Agencia los Navegantes.

Eso sí, el especialista en marketing digital hace énfasis en que el modelo de mercadeo que tenga una marca emergente debe ser firme y fiel a su propósito inicial. “Los medios digitales son muy relevantes, pero hay que tener claro que son cíclicos. Fue Fotolog, después MySpace y luego Facebook, que perdió protagonismo y resurgió con Instagram, YouTube, TikTok, y las que vengan y los medios digitales son un lugar donde las marcas se van a presentar al mundo y fidelizan audiencia, pero ese escenario cambia constantemente. Lo que no lo hace es el marketing”, plantea.

El modelo de mercadeo que tenga una marca emergente debe ser firme y fiel a su propósito inicial.

2. El valor del marketplace y el tiempo

Felipe Urbina, gerente general de Adwise Chile, expertos en proyectos y marketing digital, dice que a la hora de emprender no hay que dejar de lado lo útil de los distintos marketplace establecidos en internet. “A nuestro juicio, el gran error del emprendedor es creer que solo por lograr un buen mix de productos y precios, en un sitio web atractivo, generará una avalancha de ventas. Pero hay que ser sincero, y asumir que hay que conseguir tráfico y estos consumidores deben confiar en tu marca. Es lo más difícil”, dice el ingeniero comercial, que trabaja con marcas como Ópticas Place Vendôme, editorial Zig-Zag, o la firma de ropa interior femenina Flores, entre otras.

La mejor recomendación para quien recién esté comenzando en este camino para dar el salto digital, afirma Urbina, es apalancarse a otros canales ya existente. MercadoLibre, Dafiti, o incluso aquellos pertenecientes a retail, “pueden ser pilares importantes a la hora de vender por internet”. Eso sí, advierte que también este tipo de plataformas conllevan ciertos riesgos. “Altas comisiones y poca diferenciación de cara al consumidor donde, para tener una idea, casi el 70% de las búsquedas en estos sitios no incluyen una marca. Pero también tienen grandes ventajas como el pago en cuotas, despachos gratis y garantías adicionales para el consumidor”, añade. Este tipo de sistemas sirven como vitrina y recalca que la tecnología no hace necesariamente vender más. “Es parte de un proceso de aprendizaje y crecimiento que se va adecuando naturalmente al nivel de ventas”, plantea el ingeniero.

Hay que ser cuidadoso en ese sentido, propone Urbina. “Hay que cuidar la caja e ir escalando el proyecto idealmente a nivel de OPEX –costos operativos, día a día– y evitar en esta primera etapa una inversión mayor en CAPEX –en activo– que podría resumirse en pagar más de lo que deberían en el desarrollo de una plataforma que costará más que el retorno esperado”, recomienda el ingeniero, y luego añade: “conozco varios emprendedores que se gastan un par de millones en levantar un e-commerce, en vez de construir marca, conseguir clientes y demás cosas necesarias”.

Felipe Cadiz, de Entienda.CL, se suma a Urbina. “Cuando no se tiene tanto poder económico de momento para invertir en un sitio web, lo mejor es confiar en el marketplace. Porque, a veces, los clientes quieren una página que haga tal o cual cosa, o el sitio web en que él compra, pero no recuerdan que cada sitio tiene su propio costo. Y no es dos millones o tres, sino que puede ir escalando”, dice el diseñador web de la empresa que realiza distintas soluciones digitales, entre ellas tiendas online y que han trabajado con Makupa Market de Buin Zoo, la tienda de entretenimiento MoviePlay, Mohicano Jeans, entre otras.

Otra de las ventajas de los marketplace para los emprendedores buscan dar el salto digital, explicita Cadiz, es el tiempo de entrega. “El tiempo es el bien más preciado que tenemos hoy. Uno sale a comprar y, antiguamente, se te podían ir dos horas o el día esperando en una fila. El comercio en línea no puede permitirse eso”, plantea el creativo.

Y destaca el caso de MercadoLibre, donde muchos transan sus productos. “La gente premia a esa plataforma por su tiempo y el despacho. Que si compro hoy y pago, me puede llegar mañana e incluso durante el mismo día. Si tú me cobras $8 mil y me llega mañana, te preferiré a ti, en vez de la tienda de al lado que me cobra mil, pero entrega en diez o veinte días”, teoriza. “El usuario va a apreciar mucho más tu tienda, tu marca y hay que tratar de cumplir con la promesa del menor tiempo de entrega. Porque ahora 10 o 20 días es la demora de los productos que vienen de China. Uno ya no puede demorarse eso”, añade.

Al momento de dar el salto digital y abrir un sitio web o emprender en un tipo de plataformas de este tipo, un usuario que quiera dar el salto digital debe de fijarse o poner mayor énfasis al plan de negocios.

3. Salto digital con servidores y plataformas

Andrés Contreras, jefe de proyectos de eCommerceChile, dice que al momento de abrir un sitio web o emprender en un tipo de plataformas de este tipo, un usuario que quiera dar el salto digital debe de fijarse o poner mayor énfasis al plan de negocios. “Muchos intentan emprender en lo digital, pero al no tener muy claro el tema, caen en malas prácticas y eso lleva a que el negocio no cumpla finalmente con sus expectativas. Existen muchas plataformas para hacer e-commerce, todas funcionan pero hay que saber que no todas sirven para todo”, afirma Contreras, de la empresa especializada en e-commerce y marketing digital.

Cada sitio web alberga sus datos en un servidor y, con respecto a cuál utilizar en el caso del e-commerce, Contreras afirma que los de Amazon Web Services (AWS) son los más recomendados. Eso sí, todo depende de qué es lo que quiera vender, hacia qué público está dirigido, cuál será el medio de pago, logística, entre otras cosas.

Expertos en el área señalan que los tres mayormente enfocados a ofrecer tecnologías Cloud, usadas actualmente para levantar estos sistemas, son los de Microsoft Azure, AWS y Google Cloud. Son los más populares y los que ofrecen mejores servicios. En cambio, hay otros, como Wix.com, que son sitios para desarrollo web y que entregan servicios con servidor incluido. Otros similares son PrestaShop, JumpSeller o Shopify. Wix.com, por ejemplo, puede servir para quienes quieran una membresía gratuita y aún no puedan pagar por un gran servidor. Otros que se recomiendan son CloudFlare o Cpanel.

Alfonso Emperanza, director de Claro Chile, dice que aunque la crisis sanitaria obligó a gran parte de las pymes a introducirse de manera abrupta en el mundo digital, “para aquellos emprendimientos que están empezando es clave que visualicen una hoja de ruta”. Entonces aconseja: “Una vez que se sabe qué es lo que se desea lograr con la implementación tecnológica, es más sencillo el proceso. En ese sentido, una de las más populares en la actualidad es la nube, porque entrega beneficios como el trabajo colaborativo, movilidad, escalabilidad y agilidad de costos y se puede implementar con soluciones simples, seguras y accesibles”.

Emperanza dice que la Nube es una de las grandes aliadas para el e-commerce, “porque reduce los tiempos de desarrollo e implementación de la tienda virtual, además de minimizar la pérdida de datos, que es determinante para la continuidad operacional de los negocios. Eso, entendiendo la nube como repositorio digital de programas que permiten al pequeño empresario trabajar con softwares de e-commerce, planillas de cálculo, encuestas, sistemas de ciberseguridad, entre otros, y en contacto remoto con sus equipos de trabajo, entre otras”.

Al momento de comenzar con un sitio web, hay que tener en cuenta la concurrencia que podría tener. Su capacidad máxima de usuarios en simultáneo dependerá así mismo del servidor que se esté utilizando, por lo que hay que tener todos los puntos del negocio en cuenta. Contreras, de eCommerceChile, dice que en su empresa desarrollan sitios con la plataforma Magento, “que es muy robusta y está diseñada par grandes tiendas, escalables y con gran capacidad de crecer”. Algunas de las firmas con las que trabajan son Bee-Bee, que venden distintos artículos para bebé; La Casa Blanca; Mundo del Joyero; entre otras.

“Hay servidores buenos, pero todo va a depender de tu envergadura. AWS, Azure o Google Cloud son buenos servidores, pero demandan un equipo técnico que le haga todo lo que es la instalación a un servidor. Sobre todo AWS, que tiene muy buenos servicios y pagas el consumo, pero no es cosa de apretar un botón y queda listo”, añade Villanueva, de Academia Metrics.

El especialista explica: “Son para empresas que tienen ya un mayor posicionamiento y requieren de mayor elasticidad en cuando al flujo de visitas”. Y ejemplifica: si una empresa tiene alguna aparición en algún medio, es destacada como emprendimiento, “y logra 50 mil visitas de una, el sitio se te cae si no tienes un buen servicio”.

Con respecto a servidores, recomienda DigitalOcean y GoDaddy. Este último porque, si es que se tiene una membresía paga, se obtienen tickets de soporte, entre otros beneficios.

Felipe Cadiz, de Entienda.CL, recomienda comenzar con una plataforma gratuita para dar el salto digital, antes de todo. “La idea es elegir una plataforma que para ti sea lo más fácil de empezar, pero que sea escalable. Que, incluso, permita que al salirte puedas llevarte a todos tus clientes a otro sistema. Ahora hay muchas plataformas como Wix o Shopify, pero que al cambiarte de servicio no te puedes llevar todo correctamente. También hay que considerar que hay plataformas pagas que te cobran comisión por venta. Y, si son $500 es poco, pero si tienes mil ventas al mes... Versus la plataforma gratuita, da para pensar”, reflexiona.

Además, explica que cuando se trata de servidores, hay que tener cuidado, porque el espacio es limitado. “A veces cuesta explicarlo a un cliente. Pero los servidores son como un pendrive. Almacenas cierta cantidad de información, según lo que acuerdes. Si son dos gigas, por ejemplo, no puedes meter más, porque no te va a aguantar. No podrán haber ni productos ni visitas. Por eso hay que tener cuidado, pero no hay ninguno bueno ni malo. Dependerá de tus necesidades”, dice el diseñador, quien añade que hay que pensar cuántos productos hay en existencias, cuántos se piensan tener, cuánto tráfico de usuarios existe y cuántos se espera lograr.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.