¿Qué tan preocupados debemos estar con la variante Delta?

(Photo by JACK GUEZ / AFP)




Sabemos que comenzó en India, que es la predominante en Reino Unido y que es sólo cosa de días para que lo sea también en Estados Unidos. La variante Delta del coronavirus SARS COV2 es la preocupación hoy en la lucha global contra la pandemia, y empalma perfecto con la otra gran preocupación, especialmente en los países menos desarrollados: el proceso de vacunación.

Se trata de una variante más contagiosa, y lógicamente se disemina más rápido entre la población no vacunada. Sus síntomas también son diferentes a lo que conocíamos: se parece más a un mal resfriado, con dolores de cabeza y malestar en la zona respiratoria. Aun en aquellos países donde la tasa de vacunación es alta, como Israel y Reino Unido, donde se han visto obligados a ralentizar sus procesos de apertura y relajamiento de medidas, ha instalado la preocipación sobre su eventual efecto en los niños, el segmento de la población que no está siendo vacunado.

En Chile, las autoridades se han declarado en alerta, sobre todo por la presencia de la variante en países vecinos. Ayer anunciaron un control más férreo en las fronteras, con la aplicación de tests de antígenos a quienes ingresen al país y una mayor vigilancia genómica.

Pero, como apunta nuestro entrevistado de hoy, es poco lo que nuestro sistema permite controlar en ese aspecto, y es muy probable que esta variante ya se encuentre entre nosotros, o bien que su llegada sea inevitable.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.