El año en el que Piñera se juega las bases de su legado

El presidente de la Republica visita una pyme para dar a conocer los beneficios de la modernización tributaria

El Presidente Sebastián Piñera FOTO: SEBASTIAN BELTRAN GAETE/AGENCIAUNO

A pocos días de cumplir un año en el gobierno, los ministerios proyectan sus principales objetivos para un período que en La Moneda vaticinan como "más complejo" que el anterior.


Sentar las bases para un país desarrollado y que sea un gobierno que represente a la clase media. Esos son los objetivos que trazó el Presidente Sebastián Piñera, en diciembre pasado, en el marco del consejo de gabinete ampliado que encabezó en Quillota.

Ahí, según presentes, el Mandatario proyectó, por primera vez, esas dos materias como el legado que quiere dejar al término de su administración. De hecho, en la antesala de ese encuentro Presidencia había solicitado a todos los ministros que realizaran una presentación detallando el legado que quieren plasmar como cartera.

Desde ahí en adelante, cada secretario de Estado ha reimpulsado su agenda en un año que algunos consideran decisivo tanto para ese legado que se quiere proyectar como también legislativamente. Esto, debido al desafío de sacar adelante las reformas fundamentales, ya que advierten que, posteriormente, será más complejo porque se inicia el ciclo electoral.

En este escenario, y ad portas de cumplir el primer año de gobierno el próximo lunes, el gobierno delineó una nueva estrategia para enfrentar este segundo año, que estará centrada en tres ejes: potenciar el crecimiento bajo el concepto de "Chile en marcha", seguridad y la agenda social.

El diseño de La Moneda fue transmitido el lunes a los dirigentes del oficialismo durante el comité político ampliado, instancia en la que participó el Jefe de Estado. Y, esta semana, Piñera ha encabezado una serie de reuniones con los ministros de su comité político para reforzar la estrategia y "anclar las acciones de este año del gobierno en base a esos tres ejes".

De hecho, para continuar con esa línea Piñera celebrará hoy su primer año de gobierno junto a Chile Vamos, donde reforzará ese llamado. Además, la próxima semana se espera que sea la "de la reforma laboral", donde se empezarán a anunciar las primeras medidas que -dicen- apuntan al eje de Chile en marcha y clase media.

Si bien en el Ejecutivo sostienen que aún es muy pronto para "proyectar legados" -argumentando que es recién el segundo año de gobierno-, sí reconocen que este 2019 es "para sentar las bases" de este. En este escenario, cada cartera ha hecho balances internos con sus principales hitos, y tienen instrucciones de continuar adelante con su agenda de acuerdo a los objetivos trazados.

En el caso de Hacienda, el ministro Felipe Larraín -quien lidera la tramitación de la reforma tributaria, que es clave para el diseño el gobierno- señaló que el legado de la cartera "es lograr que la actividad económica recupere y consolide su capacidad de crecimiento en un marco de responsabilidad fiscal". En el caso de Educación, la ministra Marcela Cubillos señaló a La Tercera que "el gran objetivo y legado para el término de los cuatro años de gobierno está en que se haya empezado a emparejar la cancha con el acceso universal y gratuito para niños de 2 a 4 años a educación parvularia (…), que se reponga el mérito con inclusión en el sistema de admisión escolar (…), y se haya creado un nuevo sistema solidario de financiamiento de la educación superior".

En Salud, en tanto, el ministro Emilio Santelices indicó que busca "establecer las bases de la cirugía mayor a la salud, transitando en el ámbito de la atención, hacia a un modelo con mirada de poblaciones, cuidado integrado y énfasis en la prevención". Su par de Justicia, Hernán Larraín, busca conseguir "el acceso a la justicia para todos los chilenos, en especial la clase media".

Para el ministro de Vivienda, Cristián Monckeberg, su legado es "iniciar el camino para derribar los muros de la segregación social y urbana", mientras que para el Ministerio de Desarrollo Social el legado está relacionado al ámbito de la niñez. En Defensa, entre otras materias, apuestan a la "consolidación de la subordinación de las FF.AA. a la autoridad política". Y el jefe de gabinete, Andrés Chadwick, se enfocó en su desafío para este año y aseguró que "vamos a potenciar toda nuestra estrategia de seguridad ciudadana: luchar contra la delincuencia, el crimen organizado y el terrorismo".

Factor legislativo

En la estrategia de La Moneda, junto con los otros ejes programáticos se establecieron los criterios con que enfrentará a la oposición y medirán el éxito del gobierno. Esto, en base a tres elementos.

Primero, en el Ejecutivo sostienen que al gobierno no se le medirá solo por la cantidad de proyectos aprobados, sino por el cumplimiento de los objetivos y que, por ende, es importante relevar las cifras de crecimiento y los avances en medidas administrativas, camino que impulsarán con fuerza este año. En segundo lugar, hacer todos los esfuerzos por aprobar las leyes, pese a que son minoría en el Congreso. Y, tercero, buscarán acuerdos con la oposición "en la medida de lo posible", debido a que -sostienen- no se desvirtuará el foco del programa. Así, tratarán de instalar que si la centroizquierda no quiere legislar, ese sector deberá asumir los costos ante la opinión pública.

El factor de la opinión pública, agregan en el Ejecutivo, es relevante debido a que vaticinan que este año será "más complejo" que el anterior en materia legislativa, donde ya ven ciertas dificultades porque asumirán nuevos jefes de bancada y presidentes de comisiones. De hecho, se espera que el ministro de la Segpres, Gonzalo Blumel, inicie una ronda de reuniones con ellos en las próximas semanas.

Monitoreo a la DC

Entre los análisis del gobierno, reconocen que para este año existe una nueva dificultad: el recrudecimiento de la postura de la DC. Esto, debido a que las relaciones se han tensionado por la decisión de Piñera de mantener a Luis Castillo como subsecretario de Redes Asistenciales, a quien la colectividad acusa de omitir información en el caso de la muerte del expresidente Eduardo Frei Montalva.

A esto se suma, dicen en el gobierno, el acuerdo de la Cámara que está negociando la DC con el Frente Amplio y el hecho de que asumirá como jefe de bancada de ese partido Gabriel Ascencio, quien es identificado en el ala más de izquierda dentro de la DC.

Esto es clave, sostienen las mismas fuentes, debido a que esa colectividad ha sido relevante para sacar adelante las votaciones de proyectos del gobierno, por ejemplo, migraciones y Sename, así como también para conseguir la caída de la acusación constitucional contra el ministro Santelices.

En ese sentido, en La Moneda están monitoreando de cerca cómo evoluciona la DC en cuanto al resto de la oposición, y también qué es lo que decidirá finalmente el partido sobre su futuro en términos de coalición y de alianzas electorales. "¿Intentarán mantenerse solos y conquistar el centro o pasarán a la irrelevancia adhiriéndose a la izquierda más dura?", se preguntan en el gobierno.

Comenta