Boric pide nuevo proceso constituyente “con bordes más claros” y contrasta con partidos oficialistas

Foto: Presidencia

El Presidente, durante su gira en Nueva York, planteó algunos ejes de lo que espera del texto constitucional, entre ellos, que sea una Carta Magna "más general". Las declaraciones del Mandatario ocurrieron justo cuando en el Socialismo Democrático y Apruebo Dignidad manifestaron estar en contra de delimitar los contenidos constitucionales de la forma en que lo está planteando Chile Vamos. Solo están dispuestos a demarcar criterios generales en la misma línea de los tres fijados en el acuerdo de noviembre de 2019.


Ad portas de la reunión de este viernes, en la sede del Congreso en Santiago, donde los partidos políticos retomarán las negociaciones para habilitar un nuevo proceso constituyente, el Presidente Gabriel Boric -desde Nueva York, donde está de gira- abordó algunas materias que, a su juicio, deben estar consideradas en las tratativas.

En un encuentro que tuvo con estudiantes en la Universidad de Columbia, ante la pregunta de una estudiante chilena, Boric si bien indicó que “no pretendo pautear cómo los congresistas tienen que llegar al contenido de este acuerdo”, aseguró que “hay cosas evidentes. Uno: el pueblo chileno se pronunció mayoritariamente en el plebiscito de 2020 por una nueva Constitución escrita por un órgano 100% electo para ese fin. Así es que la idea de que una nueva Constitución se produzca solo por un acuerdo entre partidos o por un grupo de expertos designados por los partidos me parece que no respondería a la demanda que el pueblo chileno estableció en el plebiscito de entrada y de eso creo que hay un consenso general”.

En esa línea, continuó y afirmó que, en el marco de las tratativas, “lo que espero que pase es que tengamos una nueva Convención, con bordes más claros, que eso lo tienen que definir en el Congreso, quizás con plazos más acotados, recogiendo la experiencia anterior y con apoyo de comités de expertos y gente que contribuya a hacer la conversación más fácil y digerible para todos”.

Incluso, aseguró que le gustaría una propuesta constitucional más amplia y no tan detallada: “Desde mi punto de vista, el contenido debe ser más general, la Constitución no tiene por qué abordar cada una de las demandas identitarias que existen en la sociedad. Creo que debe ser un marco general común que permita a la política hacerse las preguntas que todavía no nos hemos hecho. Y ojalá se produzca ese consenso rápido en Chile, porque hay mucho agotamiento respecto de esto”.

Las declaraciones del Mandatario llamaron la atención de algunos personeros del oficialismo, particularmente lo relativo a establecer “bordes más claros”, debido a que contrastan con la postura de las coaliciones de gobierno en momentos en que Chile Vamos justamente pidió, como parte de sus “líneas rojas”, establecer “bordes o límites” previos a que se inicie la redacción de la nueva Carta Magna. Así, la derecha acordó insistir en solicitar -durante la la cita de este viernes- la conformación de un comité de expertos que, previamente a la instalación del nuevo órgano redactor, defina un catálogo de principios detallados que limiten la redacción de la nueva propuesta constitucional.

Sin embargo, las pretensiones de ese bloque chocan directamente con las definiciones de los partidos del oficialismo, quienes se niegan a la idea de la derecha. Por lo mismo, algunos en las coaliciones de gobierno transmiten en privado que no entienden por qué el Jefe de Estado “acuñó” las palabras de ese sector al plantear que se deben establecer límites más claros. De hecho, en el oficialismo dicen que el presidente del PC, Guillermo Teillier, preguntó -en el grupo de WhatsApp que comparte con sus pares- si las palabras del Presidente eran ciertas, mientras que en Apruebo Dignidad algunos transmitían en privado su malestar y decían que Boric debía mantenerse al margen de la discusión.

Tanto Socialismo Democrático como Apruebo Dignidad no van a aceptar que un grupo de expertos redacte bordes muy específicos y amplios, ya que, dicen, esa es la misión de los representantes electos democráticamente para deliberar y redactar las normas de la nueva propuesta constitucional. En esta última coalición, de hecho, la idea es que se parta de una hoja en blanco.

Así, previo a las declaraciones del Mandatario, en el oficialismo se refirieron a la propuesta de la derecha y le cerraron la puerta. “Hay que darle tranquilidad a la ciudadanía de que el proceso continúa y que por eso es tan importante llegar a un acuerdo. Dicho eso, creo que los bordes o principios tranquilizadores, como fueron los mismos que se consignaron en el acuerdo del 15 de noviembre, como el estatus de república o el respeto a los tratados internacionales, tienen sentido, pero creo que deben ser acotados. Tratar de poner en esos bordes parte de lo que es la discusión constitucional me parece inapropiado”, afirmó la presidenta del PPD, Natalia Piergentili.

Eso sí, Piergentili, en relación a las declaraciones de Boric, se limitó a decir queestoy completamente en sintonía con el Presidente”.

En el PS la posición es la misma respecto de la propuesta de la derecha. Solo estarían dispuestos a definir bordes en la misma línea de los establecidos en el acuerdo por la paz, de noviembre de 2019, que son los del inciso cuarto del Artículo 135 (respetar que Chile es una República, respetar los tratados internacionales y las sentencias judiciales). Algo más ambicioso que eso -como pidió Chile Vamos- no estarían dispuestos a ceder, ya que en ese caso sería encargarles la redacción de la propuesta constitucional a los partidos políticos.

“Dijeron (Chile Vamos) que querían una mejor Constitución, bueno, estamos en posición de cumplir con eso y tener un nuevo proceso constituyente y habilitarlo para tener una discusión democrática, donde definamos lo que ellos llaman los bordes, pero que en realidad son límites a la voluntad democrática”, dijo, previo a los dichos de Boric, la presidenta del PS, Paulina Vodanovic, en relación a Chile Vamos.

En el Frente Amplio el ánimo es parecido. “La discusión de fondo, a todos quienes nos enseñaron derecho constitucional, es que en el soberano radica el poder constituyente, por lo que corresponde que el propio órgano democrático defina los detalles. Eso es lo ratificado en el plebiscito de entrada y esperamos avanzar, pero no podemos andar con pequeñeces para intentar ganar cuestiones por secretaría”, aseguró el diputado y representante de Convergencia Social, Diego Ibáñez.

Ibáñez agregó, respecto a las palabras del Mandatario, que “un límite o borde es un frontera a resguardar, donde asumimos sostener los consensos republicanos y en ello no tenemos ningún problema. Deja de ser un borde cuando pretendes definir un contenido, como la lógica del mercado en la salud, por secretaría. Por eso debemos ser cuidadosos en este trabajo para salir unidos y abrir, a posteriori, el debate democrático en torno a los derechos sociales”.

Lo mismo es confirmado por el senador y presidente de RD, Juan Ignacio Latorre: “No debería ser el rol ni de los expertos ni de este acuerdo político estar amarrando contenidos a priori. Sí ciertos marcos generales y sobre todo procedimentales sobre cómo llevar un proceso democrático para una nueva Constitución”.

En Comunes coincidieron en el punto, pero con matices. “Está bien que avancemos en una discusión sobre aquellas cuestiones que son consenso para la discusión constitucional y ahí podemos hablar de Estado social y de derecho, sobre paridad, sobre descentralización y también temas que le preocupan a la derecha, como la propiedad de los fondos, pero creo que estos temas pueden ser un debate más extenso del mismo acuerdo y no debiesen estar considerados para el debate que estamos dando ahora, que debe ser rápido y que aúne las voluntades para avanzar en un nuevo proceso constitucional”, advirtió el presidente del partido, Marco Velarde.

Una postura aún más dura es la que tiene el PC. Pese a que la dirección del partido aún no ha tomado una definición oficial, están en contra de la “línea roja” marcada por la derecha. “Si la derecha pretende entregar un texto redactado o un catálogo de principios detallado y definido de antes que limiten la labor de redacción del nuevo órgano, para que las personas electas para esa misión digan sí o no, me parece una arrogancia intelectual y un irrespeto hacia las personas que en el futuro se van a elegir para integrar ese órgano. Es una falta de respeto a la soberanía ciudadana que va a votar para elegir a personas con la misión de redactar un nuevo texto constitucional”, señaló, a título personal, el secretario general del PC, Lautaro Carmona.

Según el dirigente comunista, “esto desenmascara hasta dónde llega la voluntad de la derecha en su compromiso con el nuevo proceso”.

Al cierre de esta edición, los dichos del Presidente Boric seguían generando revuelo interno en las filas oficialistas, mientras que en el Ejecutivo transmitían, ante la consulta del trasfondo de los dichos del Mandatario, que todas las dudas serán contestadas este viernes en punto de prensa de cierre de su gira.

¿Plebiscito sobre mecanismo?

Tanto en Chile Vamos como en el oficialismo hay un consenso. Ninguno de los dos bloques está dispuesto a repetir un plebiscito de entrada para consultarle a la ciudadanía si quiere o no una nueva Constitución. El 78% que ya dijo que sí quiere una nueva Carta Magna, dicen en ambas coaliciones, sigue vigente y se debe respetar.

Sin embargo, tanto la derecha como el PS y el PPD están abiertos a hacer un referéndum, si sirve para descomprimir las negociaciones, para consultar exclusivamente sobre el mecanismo.

En Apruebo Dignidad, en tanto, es algo que se descarta. En ese sector la vigencia del plebiscito de entrada sigue en pie, no hay tiempo que perder repitiendo plebiscitos y son partidarios de ir directamente a una elección de los futuros integrantes del nuevo órgano.

Las negociaciones siguen activas y recién este viernes se mostrarán las cartas de manera más formal. Durante la tarde de este jueves Chile Vamos estaba cerrando su propuesta y durante el día RN tuvo una reunión bilateral con el PPD para acercar posiciones. Este viernes todo el oficialismo se reunirá, a las 9 de la mañana, para unificar posturas y luego a las 10.00 será el encuentro entre todas las fuerzas políticas.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La deforestación en la selva amazónica de Brasil aumentó más del 80% en agosto con respecto al año anterior, según mostraron datos preliminares del gobierno en septiembre.