Cámara de Diputados rechaza la acusación constitucional contra Jaime Mañalich

El libelo fue rechazado por 71 votos a favor y 73 en contra. La abstención de algunas figuras de la DC y la no votación de algunos independientes fueron claves para la caída del texto.




“Soy una persona acostumbrada a dar la cara. Respeto la acusación constitucional como un organismo de control del accionar del ejecutivo”.

Así enfrentó esta jornada el exministro de Salud, Jaime Mañalich, a la Cámara de Diputados durante la sesión en que se rechazó la acusación constitucional en su contra, por 71 a favor y 73 en contra.

El libelo había sido presentado justo hace un mes, el pasado 13 de septiembre -en el último día de plazo establecido por la Constitución- por un grupo de parlamentarios del Frente Amplio, el PC, el PR y el PPD, y se le acusaba al exministro de haber presuntamente infringido la Constitución “al haber colocado en riesgo la vida y la salud de la población” y del “ocultamiento de datos y faltas a la probidad administrativa”.

La acusación se cayó tras el desmarque de algunos parlamentarios de la DC e independientes, quienes no se vieron convencidos por los argumentos presentados por la diputada Marcela Hernando (PR), encargada de defender la acusación en la sala, absteniéndose o no votando.

Así, por ejemplo, Pepe Auth (IND), Loreto Carvajal (PPD), Pablo Lorenzini (IND), Fernando Meza (IND), Gabriel Silber (DC), Jaime Tohá (PS), y Daniel Verdessi (DC), se abstuvieron. Mientras que Pedro Álvarez Salamanca (UDI), Miguel Ángel Calisto (DC), Carlos Abel Jarpa (IND) y Manuel Matta (DC), no votaron.

Esta fue la séptima acusación constitucional impulsaba por la oposición durante el segundo mandato de Sebastián Piñera. De ellas, seis fracasaron por la división del bloque y solo el libelo contra el exministro del Interior, Andrés Chadwick fue aprobado, condenándolo a 5 años sin poder ejercer cargos públicos.

Sin embargo, la oposición tiene una nueva oportunidad para redimirse, ya que hoy también se concretó la presentación de una octava acusación durante este periodo. Esta vez en contra del actual ministro del Interior, Víctor Pérez.

Debate en la Cámara

La jornada en la sala de la Cámara comenzó con una sorpresa: la defensa del médico, encabezada por el abogado Gabriel Zaliasnik (quien también lo representa en la arista penal en su contra que lleva adelante el Ministerio Público) comunicó que no aducirían la denominada ‘cuestión previa’ de la acusación y procederían directamente al debate de fondo.

Esta determinación impidió que los parlamentarios integrantes de la Comisión que analizó la procedencia del líbelo, y que recomendó a la sala rechazar la acusación tras no conseguir el quórum necesario, pudieran exponer sus argumentos ante el pleno de la Corporación.

Es así como la diputada Marcela Hernando (PR), tomó la palabra para en una larga exposición entregar una serie de datos y antecedentes, que a su juicio, justificaban la acusación contra el extitular del Minsal.

“En virtud de decisiones mal tomadas o no tomadas hoy tenemos que lamentar la muerte de miles de personas, muchas de las cuales bien podrían haberse salvado si el ministro hubiera tomado las medidas adecuadas en los tiempos adecuados”, indicó la diputada.

Y agregó que "me importa un comino los cientos de rebuscados argumentos de la defensa (...) Estoy absolutamente convencida de que el ministro no cumplió con su deber, no respeto a nada ni a nadie, hizo lo que se le vino en gana y privilegió la economía por sobre la salud de las personas. Y si extiendo la 200 páginas de la defensa y las uno para construir una gran sábana no alcanzo a cubrir los cuerpos de los 17 mil fallecidos”, dijo la parlamentaria.

Inmediatamente ocurrió uno de los puntos claves de la jornada. Jaime Mañalich tomó la palabra para referirse a la acusación, pidiendo disculpas a los alcaldes con quien tuvo discrepancias públicas.

“Quiero reconocer una vez más que soy una persona áspera, no trabajo por simpatía, no estoy preocupado por los votos, estoy preocupado por hacer la pega. Y quiero ser humilde en este momento para que no quepan dudas. Ciertamente he cometido errores y he ofendido a mucha gente durante mi trabajo y lamento que eso haya ocurrido y me arrepiento que haya ocurrido. Y pienso especialmente en los alcaldes y alcaldesas, porque evidentemente desde el primer momento ellos quisieron hacer lo mejor por sus representados. Y pienso en la alcaldesa Cathy Barriga, a quien traté muy duramente en su momento, pienso en el alcalde Carter y Codina, que fueron personas muy activas y vehementes. Y, aprovecho de terminar mis palabras, pidiendo sinceras disculpas por aquellos malos ratos aquellas personas”, dijo el exministro.

Previo a la jornada el diputado oficialista, Joaquín Lavin (UDI), había puesto en duda su apoyo al médico si éste no se disculpaba con la alcaldesa de Maipú, Cathy Barriga, con quien está casada, por los emplazamientos públicos que el exministro le hizo mientras estuvo en el cargo. Por eso la importancia de esta intervención del exsecretario de Estado.

De ahí fue el turno de su abogado, Gabriel Zaliasnik, quien aprovechó su intervención para referirse a la investigación penal por las muertes en la pandemia que se lleva contra el exministro y apuntar sus dardos al Ministerio Público.

“El doctor Jaime Mañalich ha dado la cara desde el primer día y se puso al frente de una dura, y por qué no decirlo virtualmente imposible tarea, preparar a Chile, liderar dentro de una limitadas capacidades nuestras, cómo enfrentar una pandemia desconocida. Dio la cara ante los chilenos cuando esto empezaba, y el apoyo público a la conducción al gobierno era mínimo, y nos habló siempre con su estilo vehemente y con la verdad”, dijo el abogado.

En ese sentido descartó que se ocultara información durante la gestión del médico, entregando información de diversos correos, estadísticas e imágenes de proyecciones de datos de la pandemia y deslizó críticas al actuar del Fiscal Nacional, Jorge Abbott.

"Se solicitó en la comisión revisora que se citara al Fiscal Nacional, Jorge Abbott, para que nos aclarara muchas dudas, para que nos explicará porqué no habían citado al exministro, porqué no se le pedía su versión al ministro Mañalich, porqué se precipitaban con la acusación ante la Corte Suprema o a la incautación o a la medida intrusiva tendiente a obtener correos, que bien podían solicitar en alguna medida al propio acusado. ¿Por qué no lo hacían? Lamentablemente el señor Abbott se excusó de participar y esas respuestas no las tenemos hoy. Pero cabe duda que debemos manifestar nuestro escepticismo hacia las conductas desplegadas por el Ministerio Público que han sido concordantes y coherentes con la acusación constitucional”, indicó.

Y Continuó Zaliasnik: “De acogerse esta acusación constitucional la única verdadera consecuencia que se seguirá, porque el ministro Mañalich, renunció hace cuatro meses, será la muerte cívica del ciudadano Jaime Mañalich. El propósito punitivo, revanchista que subyace a la acusación es innegable, es ineludible”.

El exministro, en tanto, escuchaba la intervención de su abogado acompañado de los ministros de la Segpres, Cristián Monckeberg; su predecesor en la cartera de Salud, Enrique Paris; y la ministra de Desarrollo Social, y su amiga, Karla Rubilar.

“Hoy no solo se está acusando de forma maniquea, extemporánea e impropiamente a un exministro de Salud por dos precarios y frágiles capítulos, hoy nos estamos mirando al espejo todos como chilenos y preguntándonos si el sacrificio del doctor Mañalich exorcizará nuestros propios demonios”, complementó Zaliasnik.

Para cerrar con que “frente a la historia y mal que le pese a los acusadores y a quienes han hecho del manejo de la pandemia una disputa política, el doctor Mañalich será recordado como el médico que enfrentó con coraje una pandemia desconocida resguardando la salud de millones de compatriotas y salvando la vida de miles de chilenos”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.