Competencia voto a voto, la incidencia de la presidencial y una ley que impulsó candidaturas: los factores que marcan la senatorial en Biobío y Los Ríos

Con escenarios mucho más claros en la centroizquierda y disputas más cerradas en Chile Podemos Más se proyectan las campañas por los seis escaños por la Cámara Alta que elegirán ambas regiones en las parlamentarias de noviembre. De acuerdo a diversas fuentes, en ambas zonas, además, Nuevo Pacto Social podría conseguir mejores resultados que la coalición oficialista.




Solo seis, entre más de 30 candidatos, serán los elegidos para representar a Biobío y Los Ríos en la Cámara Alta. En las competencias senatoriales de esa zona, por primera vez -tras el cambio al sistema electoral- cada región contará con tres representantes y quienes corren con mayor ventaja son, en su mayoría, figuras que saben bien de campañas políticas, pues han sido parte del Parlamento por más de un período o enfrentaron alguna de las diversas elecciones que ha habido en el último año.

En el caso de Biobío, además, un factor determinante en las candidaturas fue la ley que puso límite a la reelección, pues prácticamente todos los aspirantes que tienen mayores probabilidades de salir electos se vieron afectados por la normativa y buscarán pasar de la Cámara de Diputados al Senado.

Por otra parte, a diferencia de las contiendas que se están desarrollando en otros lugares del país, tanto en Biobío como en Los Ríos, las figuras que lideran en intención de votos se concentran solo en dos listas: Chile Podemos Más y Nuevo Pacto Social.

Biobío: candidatos con probado desempeño electoral

El poderío del clan Van Rysselberghe es uno de los elementos que marcarán la definición senatorial en Biobío, región en que el hermano de la senadora Jacqueline van Rysselberghe -actualmente en ejercicio por esa zona- buscará quedarse con el cargo, mientras ella compite para hacer lo propio en la región vecina, Ñuble.

Para dirigentes del sector, tanto ese vínculo familiar como la competencia de ambos en regiones contiguas constituye una debilidad para Enrique van Rysselberghe (UDI), debido al rechazo que tendría la exparlamentaria. Sin embargo, el diputado ya representa a un área importante de la región -Concepción-, donde fue electo con más de 28 mil votos en 2017, siendo la tercera votación de su distrito, detrás de Gastón Saavedra (PS) y José Miguel Ortiz (DC), quienes también buscan saltar al Senado en las elecciones de noviembre.

Van Rysselberghe reconoce que su apellido “pesa”, pero lo ve desde un punto de vista positivo, pues -dice- “la gente no solo conoce mi trabajo, sino que, además, conocen el que desarrollaron mi abuelo, mi padre y mi hermana por la región”. Remarca, además, que ha desarrollado toda su vida en Biobío, por lo que “a mí no me cuentan la realidad regional, la vivo a diario”.

Quien también puede apelar a su condición de local es el diputado Iván Norambuena (UDI), competencia directa para Van Rysselberghe, pues ambos buscarán conquistar a un electorado de similar perfil. Los dos se vieron afectados por la ley que limita la reelección y ambos representan a bandos antagónicos de su partido en la zona.

Norambuena tiene a su haber los 33 mil votos obtenidos en 2017 y, de acuerdo a fuentes del partido, haber expresado esta semana su respaldo al candidato presidencial del Partido Republicano, José Antonio Kast, le ha permitido conseguir nuevos apoyos, mientras que su compañero de bancada ha hecho campaña por Sebastián Sichel (Chile Podemos Más). Es que, según comentan en la región, el factor presidencial pesará en esta contienda.

El tercero en la disputa de la centroderecha por un escaño senatorial es el diputado de Evópoli Sebastián Keitel. Debido a que proviene de la Región Metropolitana, su candidatura ha sido calificada por sus adversarios como ejemplo de “turismo electoral”, cuestión que es rebatida por el parlamentario argumentando que “los que van a la senatorial llevan 20 o 30 años en esto. Ellos ya no hicieron su pega y yo la vengo a hacer. No busco ser uno más de los 50 senadores, quiero ser el mejor”, enfatiza, y sentencia: “Les voy a ganar”.

Respecto de su decisión de competir por esa zona, en el partido explican que la idea no fue al azar, sino fruto de un análisis respecto de las preocupaciones que transmitían las personas de Biobío y cómo el perfil de Keitel respondía a ello. En ese sentido, aseguran que las prioridades regionales eran combatir el narcotráfico y la delincuencia, y el cuidado por el medioambiente. En estos temas, Keitel podía destacar entre sus contendores, por ser un reconocido exdeportista nacional y por el trabajo legislativo que había desarrollado en los últimos años.

La gran dificultad para el diputado de Evópoli es conseguir, junto a su compañera de lista, Katherine Echaiz (independiente-Evópoli), una suma de votos superior a la cantidad que obtengan los dos UDI, para poder quedarse con el cupo.

En esta definición, entre distintos dirigentes oficialistas hay tres aspectos en los que coinciden: el primero, que la pelea será estrecha entre sus tres cartas; segundo, que todos se necesitan para sumar votos como lista y así obtener un escaño. Y, en tercer lugar, en ese sector aseguran que quien está mejor perfilado en la vereda opositora es el diputado Gastón Saavedra (PS), quien obtuvo la primera mayoría en su distrito en las elecciones de 2017.

Junto al diputado socialista, Nuevo Pacto Social apostó en esta zona por otros dos incumbentes: su par democratacristiano José Miguel Ortiz y el legislador radical José Pérez, ambos afectados por la ley que limitó la reelección a tres periodos.

Ortiz ha cultivado un electorado por muchos años, siendo primera mayoría en su distrito en seis oportunidades. En los comicios de 2017, en tanto, fue Pérez quien obtuvo -en el distrito contiguo- la mayor cantidad de votos de la centroizquierda.

En ese sector aseguran que la lista es competitiva y que, al menos, podrían lograr un escaño. En el PS, partido que optó por Saavedra en vez del diputado Manuel Monsalve para la competencia por la Cámara Alta, aseguran que su candidato es quien cuenta con mayor chance que sus pares DC y PR.

Por su parte, Apruebo Dignidad tiene todas sus fichas puestas en la candidata de RD Daniela Dresdner. En el pacto aseguran que la presidenta de esa colectividad en el Biobío y quien fuera la jefa de gabinete de la diputada Catalina Pérez tiene amplias posibilidades de lograr un escaño en el Senado.

Según distintas fuentes de la zona, la votación que sacó Gabriel Boric en la región en la primaria presidencial, donde obtuvo 80 mil votos, les garantiza una “base muy amplia de votación”, que podría permitirles aumentar su representación en la Cámara Alta.

Los Ríos: disputa femenina en la derecha y la reelección PS

En la centroderecha reconocen que el factor presidencial generará efectos en la competencia parlamentaria y, en la Región de Los Ríos, las candidatas que corren con ventaja para conseguir un escaño senatorial, Ena von Baer (UDI) y María José Gatica (RN), apuestan por José Antonio Kast, el abanderado del Partido Republicano que ha ido subiendo en las encuestas, mientras que su contendor oficialista, Sebastián Sichel, lleva varias semanas a la baja.

Así, la senadora -que busca su primera reelección- sorprendió la tarde del viernes con una publicación en Facebook en que aparecía ella y Kast. La foto se sumó a un video donde la legisladora, consultada por un medio de comunicación local sobre su apoyo en segunda vuelta, declaraba que “por supuesto, por supuesto -repitió- que nosotros vamos a apoyar a José Antonio Kast en contra de Gabriel Boric”.

De acuerdo a fuentes del partido, hace varios días, Von Baer ha expresado en distintas entrevistas que apoyará al presidenciable republicano en un eventual balotaje, pero no había transparentado su respaldo para noviembre. Las mismas fuentes explican que para la senadora es favorable el escenario presidencial que se está generando, con una polarización entre dos figuras antagónicas. Esto, porque su competencia más directa, la exgobernadora de la provincia de Valdivia y excandidata a gobernadora regional, María José Gatica (RN), responde a un sector “menos duro” de la derecha e, incluso, podría disputarle parte de su electorado al DC Iván Flores.

A ello, las mismas fuentes sostienen que Von Baer tiene un “perfil claro” y una figuración nacional que le ayuda a relevar los intereses de la región, junto con una trayectoria parlamentaria que da cuenta de sus posiciones y su “trabajo efectivo”, por ejemplo, al haber conseguido que se iniciara el proceso para la construcción de tres hospitales para Los Ríos. Además, en la elección de 2013 obtuvo más de 34 mil votos, 10 mil más que el entonces candidato RN.

En contraste, Gatica apela a los casi 50 mil respaldos que consiguió en la primera vuelta de la elección de gobernadores, pero sus detractores apuntan que, en la segunda vuelta, su votación cayó en 20 mil sufragios. Sin embargo, dirigentes del sector precisan que algunas de las encuestas que manejan reflejan una disputa “voto a voto” entre ambas candidatas, quienes compiten en la misma lista con Margot Cárdenas (Evópoli) y Pamela Bolbarán (PRI).

En el entorno de Gatica sostienen que una de sus principales fortalezas es su buen nivel de aprobación y bajo rechazo -a diferencia de Von Baer, que tendría una evaluación negativa “mucho mayor”-, al tiempo que ha recibido apoyos por parte de dirigentes no solo de su partido, sino también de Evópoli y la UDI. De hecho, el excandidato a gobernador regional Eduardo Holck renunció a su militancia en el gremialismo para trabajar por la aspirante RN y también ha hecho lo propio la candidata a Core Beatriz Antillanca (UDI).

En Nuevo Pacto Social, las apuestas más fuertes son el actual senador socialista Alfonso de Urresti y el diputado Flores. Según distintas fuentes de la región, quien lidera las preferencias es el militante PS, quien estaría por sobre los 30 puntos, superando ampliamente en intención de votos al DC. “Sin lugar a dudas será la primera mayoría”, dicen tanto en su colectividad como en el oficialismo.

La duda, sin embargo, está en si De Urresti tendrá la capacidad de doblar a Flores y hacer entrar a su dupla, Faumelisa Maquepillan, o si ambos serán capaces de darle dos escaños al pacto que lidera la candidata presidencial Yasna Provoste.

En los partidos que integran la coalición proyectan que, de los tres escaños que se eligen, dos quedarían en manos de la ex Concertación y uno en las de Chile Podemos Más.

En Apruebo Dignidad, quien lidera la nómina es la independiente en cupo Convergencia Social Mónica Quiroz, quien compite con Roberto Giubergia (RD). Según los distintos bloques, será complejo que el pacto logre un escaño.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.