Congreso aprueba propuesta de Piñera de extender el estado de Excepción de Catástrofe hasta el 30 de junio con reparos de la oposición

Aunque el gobierno flexibilizó el toque de queda –desde el jueves se acortará una hora, comenzando a las 23.00–, las autoridades se inclinarían por prorrogar el plazo del estado de excepción que vence en marzo.

Al cumplirse el 18 de marzo un año de la medida, el Mandatario requería la aprobación de ambas Cámara para mantener su aplicación. Cosa que logró hoy luego de que el Senado visara el proyecto por 27 votos a favor, 8 en contra y 8 abstenciones . El martes la Cámara también había dado el visto bueno. El debate en la Cámara Alta estuvo marcado por críticas a la ausencia de los ministros del Interior y Salud para rendir cuentas.




El Senado aprobó este martes por 27 votos a favor, 8 en contra y 8 abstenciones la propuesta del Presidente Sebastián Piñera para extender hasta el 30 de junio de 2021 el estado de excepción constitucional de Catástrofe que rige en el país hace casi un año (desde el 18 de marzo de 2020) por la pandemia del coronavirus.

La medida ya había sido visada el martes por la Cámara de Diputados, por 102 votos a favor, 42 en contra y 4 abstenciones. Si bien el Presidente ya había prorrogado antes la medida, por ley, al cumplirse el año, necesitaba por primera vez la aprobación de ambas cámaras.

El debate en sala estuvo marcado por críticas de sectores de la oposición a la ausencia en el hemiciclo del ministro del Interior, Rodrigo Delgado, y de su par de Salud, Enrique Paris. Éste último sí había asistido a la sesión de la Cámara, donde había defendido las medidas sanitarias impulsado por el gobierno.

En la Cámara, el martes, el ministro de la Segpres, Juan José Ossa -quien también asistió al Senado- se había mostrado a favor de rendir cuentas ante el Parlamento en caso de aprobarse el proyecto. Esto, en medio de cuestionamientos de la oposición por medidas como el toque de queda.

“Nos parece sumamente atingente, y en el ánimo de la transparencia del gobierno en el manejo de la pandemia y el estado de excepción, que si se tiene a bien, el Ejecutivo pueda venir cada 45 días a comentar e informar todo lo que se está haciendo fruto del estado de excepción. Nos parece muy conveniente como gobierno poder entregar información”, señaló ese día el ministro.

Este miércoles en el Senado, el titular de la Segpres abogó también en esa línea: “lo que estamos pidiendo es seguir contando con ciertas herramientas que nos permiten poder ir controlando la pandemia, eventualmente se nos hace hace necesario poder decretar cuarentenas y el toque de queda. ¿Significa esto que siempre va a ser así por supuesto que no?”, dijo.

Ossa abordó también otra polémica que había surgido en la víspera con la oposición, específicamente en torno a La Araucanía y la aprehensión de ese sector de que se vinculara el toque de queda con la situación que atraviesa la zona.

“Quiero descartar categóricamente que por esta vía se pretenda controlar el orden público o menos hacer ingeniería social como ayer oímos. Se ha dicho también que este Estado de Excepción traería bajo la manga asuntos relacionados sobre lo que se vive en La Araucanía, yo quiero descartarlo”, planteó el secretario de Estado.

Discusión parlamentaria

Diversas fueron las posturas que pusieron sobre la mesa los parlamentarios. Mientras Chile Vamos estuvo alineado en aprobar, en la oposición no hubo un solo criterio. En ese sector, algunos decidieron abstenerse argumentando su postura en la falta de rendición de cuentas por parte del gobierno y las medidas que se han adoptado bajo el estado de excepción. En ese grupo estuvieron los senadores Jaime Quintana (PPD), Francisco Huenchumilla (DC) y el también presidente del PS, Álvaro Elizalde.

“Pese a que yo había señalado mi disposición a votar favorablemente, ante la ofensa gratuita que representa la inasistencia de los ministros a esta sesión y la falta de voluntad del gobierno de rendir cuenta de las medidas que se han adoptado y su justificación, me veo en la necesidad de manifestar mi malestar a través de la abstención, porque un gobierno que no rinde cuentas en democracia, está abusando del cheque en blanco que representa la prolongación de este Estado de Catástrofe”, dijo Elizalde.

El jefe de bancada del PS, José Miguel Insulza, señaló: “Pudo haber sido un muy buen día, si hubieran venido los ministros, hubieran estado acá (...) Había buena disposición, solamente que pensábamos que era momento de explicarle al país porqué no puede salir a la calle, por qué no puede abrir su negocio. Todas esas cosas eran buenas de conversar. Pero el gobierno una vez más se permitió abstenerse”

El senador Jorge Pizarro (DC) indicó: “creo que hay que tener un compromiso del gobierno de rendición de cuenta sobre cómo se van implementando las medidas ante este rebrote de la emergencia sanitaria, mensualmente ante este Senado”.

“Lo que no puede hacer este Congreso es renunciar a su rol permanente de fiscalización, control diálogo y propuesta hacia el país, porque es lo único que le puede garantizar a nuestra gente poder salir más temprano que antes de esta tragedia”, agregó.

El socialista Carlos Montes, por su parte, sostuvo que “aunque resulte poco popular y aunque el gobierno no ha realizado una real rendición de cuentas que permita tomar una decisión informada, lo concreto es que el Colegio Médico y los especialistas han sugerido que debe mantenerse el estado de catástrofe (...) corresponde mantener una posición fiscalizadora que obligue al gobierno a ir entregando y cumplir la ley de entregar información para analizar cuantitativamente lo que está ocurriendo”.

La senadora DC Yasna Provoste, quien asumiría como presidenta del Senado, planteó a su tiempo que “aquí lo principal es lo sanitario, y estos estados de excepción no deben mal usarse para limitar las libertades personales. Se requieren autoridades prudentes y que entiendan que lo principal es brindar seguridad, dar apoyos económicos y sociales a los afectados por las medidas contra la pandemia (...) Estamos en otro escenario en donde la situación de salud es aún más compleja, queremos insistir que antes de pronunciarnos sobre esta continuidad, es necesario que el gobierno rinda cuentas, cuestión que hasta la fecha no ha realizado. La ciudadanía ha debido sobrellevar un estado constitucional de catástrofe que, sin haber podido frenar la propagación de la pandemia, su principal objetivo, ha suspendido derechos civiles y políticos”, cerró.

Desde el oficialismo, el UDI David Sandoval, en tanto, señaló que “nadie quiere establecer ningún tipo de restricción al desplazamiento y a la labor de nuestra gente. Nadie. Pero no puede ser que los actos irresponsables de unos pocos pongan en riesgo a la población toda”.

Y agregó: “¿Qué habría pasado si esta situación de pandemia hubiese estado a cargo del equipo que estuvo aquel entonces en el nefasto 27/F? ¿Habría habido la misma respuesta de eficiencia que se ha tenido hoy día? Yo creo que no, sinceramente”. Palabras que generaron molestia en algunos senadores de oposición.

Su compañero de bancada, Juan Antonio Coloma, sostuvo, en tanto, que “todos los indicadores dicen que la clave (para controlar la pandemia) es restringir la movilidad, restringir la posibilidad de contacto porque la masividad es precisamente lo que favorece el crecimiento de la pandemia. ¿Qué es lo que se está haciendo aquí? Prorrogando una situación de catástrofe que a nadie le gustaría, a mí nada me puede incomodar más que las restricciones, pero si hay una restricción que tiene sentido es justamente aquella que dificulta la movilidad para efectos de impedir el contagio”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.