CPC aplaude anuncios y oposición rechaza integración

Sede de la CPC, en Providencia. Foto: Mario Tellez

Desde el mundo jurídico la recepción también fue positiva. La abogada Soledad Recabarren sostuvo que “reintegrar los impuestos permitirá simplificar los registros”. Además, señaló que el defensor del contribuyente anunciado por Piñera permitirá que “un servicio de igual jerarquía pueda intervenir en un conflicto entre los particulares y el SII que muchas veces hace interpretaciones más allá de la ley”.


La ratificación de que se reintegrará el sistema tributario y que en el corto plazo se abordarán los compromisos de la campaña -como el ingreso de correcciones a la reforma laboral- generó reacciones diametralmente opuestas entre quienes se han visto y se verán involucrados en su discusión.

El presidente de la CPC, Alfonso Swett, aplaudió la reintegración del sistema tributario y valoró positivamente la defensoría del contribuyente, ambas materias que habían estado presentes en la propuesta que la multigremial le había entregado a Hacienda. “El Presidente nos ha dado varías buenas noticias”, valoró Swett, agregando que “el término de la huelga de Lan y el inicio de la negociación de Escondida habían dejado en evidencia graves incertezas jurídicas de la reforma laboral que hacían impostergable esta reforma laboral anunciada para septiembre”.

Desde el mundo jurídico la recepción también fue positiva. La abogada Soledad Recabarren sostuvo que “reintegrar los impuestos permitirá simplificar los registros”. Además, señaló que el defensor del contribuyente anunciado por Piñera permitirá que “un servicio de igual jerarquía pueda intervenir en un conflicto entre los particulares y el SII que muchas veces hace interpretaciones más allá de la ley”.

Radicalmente opuesta fue la reacción desde el socialismo, que ha sido la tienda que más se ha opuesto a la reintegración. El senador Juan Pablo Letelier, presidente de la Comisión de Hacienda, recordó que en la aprobación de la reforma de Bachelet “la derecha fue parte de un acuerdo. Hoy el gobierno de la derecha que aprobó esa reforma quiere echar marcha atrás y en particular en dos ámbitos muy sustantivos”, ya que, a su juicio, “reintegrar el sistema beneficia solo a 1.000 grandes empresas, y modificar la norma antielusión no cuenta con nuestra concurrencia”.

Postura similar expresó el senador Carlos Montes, aunque mantuvo un grado de escepticismo. “Todavía estamos en la etapa de los titulares, hay que ver el contenido del proyecto y cómo se va compensar la disminución de la recaudación. Hay que saber quién al final va a terminar pagando esto, porque tenemos el gran temor de que terminará afectando a las pymes y a la clase media”.b

Seguir leyendo