Derecha logra el 50% del Senado en inédita votación

Sesion-del-Senado.-21_-7154837.jpg

21 DE JULIO DE 2020/VALPARAISO Vista general de la Sala, en el reinicio de las sesiones mixtas (presenciales y telematicas) del Senado. FOTO: LEONARDO RUBILAR CHANDIA/AGENCIAUNO

Las dos principales coaliciones lograron mantener su hegemonía en la Cámara Alta, pese a que el peso específico de cada partido se rebarajó. Sorpresivos fueron, además, los triunfos de Fabiola Campillai, Karim Bianchi y Rojo Edwards, como también el retorno del PC.




Varias fueron las sorpresas que dejó la jornada eleccionaria en distintas regiones del país. Aunque esta vez los sondeos y proyecciones de los partidos políticos estuvieron más cerca de los resultados que en otros comicios, lo que nadie previó fue la fuerte irrupción del Partido de la Gente (PDG), cuyo candidato presidencial, Franco Parisi, aunque no puso un pie en Chile durante toda la campaña, obtuvo el tercer lugar -y primero en la Región de Antofagasta-, detrás de José Antonio Kast (Frente Social Cristiano) y Gabriel Boric (Apruebo Dignidad).

Claro que el desempeño del economista no se expresó de la misma manera en sus cartas parlamentarias, pues no lograron imponerse en ninguna de las nueve regiones que enfrentaban elecciones senatoriales este domingo.

De hecho, en la Cámara Alta, las fuerzas hegemónicas seguirán estando dominadas por Chile Podemos Más y Nuevo Pacto Social, coaliciones que lograron mantener su superioridad numérica, pese a resultados disímiles. Esto, pues mientras el oficialismo pasó de 19 a 24 senadores, el bloque de centroizquierda disminuyó su representación de 20 a 17 legisladores.

A ese elenco se sumarán, a partir de marzo, dos independientes, Karim Bianchi (Magallanes) y Fabiola Campillai (Región Metropolitana); dos integrantes del FRVS, Esteban Velásquez (Antofagasta) y Alejandra Sepúlveda (O´Higgins); dos militantes del Partido Comunista, Daniel Núñez (Coquimbo) y Claudia Pascual (RM), y el republicano Rojo Edwards (RM).

Caso aparte es la fallida apuesta del Frente Amplio: ninguno de sus candidatos consiguió triunfar, por lo que mantendrán su presencia en el Senado con un único representante, el RD Juan Ignacio Latorre.

Derecha supera sus expectativas

Había pesimismo en el sector, tras los malos resultados obtenidos en las últimas elecciones de convencionales, alcaldes y gobernadores regionales, las que habían llevado a la centroderecha a plantearse su supervivencia electoral atrincherándose en la Cámara Alta. En términos generales, la centroderecha esperaba mantener su peso relativo en el Senado, en donde tenían el 44% de los escaños y, de acuerdo a sus proyecciones, aspiraban aumentar a un 46% en el mejor de los casos.

Los resultados, obtenidos por Chile Podemos Más y el Partido Repúblicano, sin embargo, fueron mucho más auspiciosos para el sector. Al cierre de esta edición, con el 88,65% de las mesas escrutadas, el oficialismo obtenía 1.127.769 votos, lo que equivalía al 27,76%. De esta forma, la coalición de centroderecha aumentará el control del Congreso del 44% actual al 50%, una meta que hasta ahora habían estado lejos de alcanzar.

Entre las cuentas alegres que sacaban en el oficialismo, la UDI arriesgaba cinco escaños, de los nueve que tiene actualmente. De esos mantuvo cuatro (O’Higgins, Ñuble, Los Lagos y Biobío) y sumó un senador en Coquimbo (Sergio Gahona). RN, en tanto, de los nueve senadores que tiene actualmente, sólo dos iban a la reelección. El partido mantuvo el escaño de Manuel José Ossandón en la Metropolitana y sumó cuatro senadores más (Antofagasta, con Paulina Núñez; Los Ríos, con el triunfo de la excandidata a Gore María José Gatica, Carlos Kuschel, en Los Lagos, y Alejandro Kusanovic, en Magallanes). Evópoli sumó dos nuevos senadores (Sebastian Keitel en Biobío y Luciano Cruz Coke, en la Metropolitana). A lo que se suma el Republicano Rojo Edwards, también en la Metropolitrana.

De manera sorpresiva, Chile Podemos Más logró doblar en dos regiones: Biobío y Los Lagos, algo que parecía imposible, lo que permitió a la derecha quedarse con el tercer cupo en disputa.

Nuevo Pacto Social se mantiene

Trece senadores debía renovar la centroizquierda, de un elenco actual de 24 parlamentarios, lo que implicaba un fuerte riesgo para los partidos de la ex Nueva Mayoría de terminar muy disminuidos ante los esfuerzos de Apruebo Dignidad por ganar la hegemonía del sector y la baja adhesión que mostraba en las encuestas la abanderada de Nuevo Pacto Social, Yasna Provoste.

Pero lejos de los malos augurios, el sector logró asegurar su supervivencia política en el Senado, Aunque las proyecciones auguraban una caída, Nuevo Pacto Social logró mantenerse como la segunda fuerza en el Senado, al obtener 688.515 votos, lo que equivale al 15,86%. Cifra que le permitió sacar ocho senadores entre los 30 candidatos. Esto, pese a que la coalición sumó a nivel nacional 163.000 sufragios menos que Apruebo Dignidad.

Al interior del pacto hubo cambios en la correlación de fuerzas. A partir de marzo, el PPD y el PS tendrán cada uno seis senadores, mientras la DC logró mantner sus cinco escaños, gracias a que el diputado Iván Flores fuera arrastrado por la votación obtenida por el socialista Alfonso de Urresti en Los Ríos.

Para el pacto de izquierda que respalda a Gabriel Boric el desempeño electoral estuvo lejos de ser satisfactorio. Con el 19,62% de los votos, Apruebo Dignidad logró sumar al senador por Valparaíso Juan Ignacio Latorre (RD), quien fue electo en 2017, por lo que no enfrentaba elección en esta oportunidad, cuatro escaños: Esteban Velásquez (FRVS) en Antofagasta, Daniel Núñez (PC) en Coquimbo; Claudia Pascual (PC) en la Metropolitana y Alejandra Sepúlveda en O’Higgins.

Los frenteamplistas, pese a llevar 15 candidatos en las nueve regiones, no lograron quedarse con ningún escaño. Una de las derrotas más sentidas en los partidos del FA la protagonizó Luz Bermúdez (CS), en Magallanes, distrito que representa Gabriel Boric, quien ayer quedó en tercer lugar, tras obtener 8.100 votos, equivalante sólo al 12,5%.

Por lo mismo, el peso de la bancada senatorial de Apruebo Dignidad quedó en manos del PC y del FRVS.

Obligados a negociar

Ante ese escenario, ninguno de los dos abanderados que competirá en segunda vuelta contará con una mayoría parlamentaria que lo respalde. Así, tanto Kast como Boric deberán iniciar desde ya conversaciones y negociaciones para poder construir las mayorías que requieren para impulsar sus programas de gobierno.

En el caso de Kast, por ejemplo, sus propuestas para dotar de mayores atribuciones a Carabineros o el Ministerio Público para la persecución de los delitos le obligarían a contar con un piso de 29 senadores para su aprobación, por tratarse de leyes orgánicas constitucionales.

Un piso un poco menor -26 senadores- requerirá Boric para impulsar propuestas como el fin de las AFP o el proyecto de ley de indulto. Sin embargo, además del RD Ignacio Latorre y los representantes del PC que asumirán en marzo próximo, Claudia Pascual y Daniel Núñez, el candidato frenteamplista no cuenta con respaldos seguros, por lo que se verá en la obligación de buscar apoyos en Nuevo Pacto Social para poder llegar a concretar iniciativas como aquellas.

Asimismo, la decisión de la Convención Constitucional de incluir el mecanismo de plebiscitos intermedios para la incorporación de normas que no alcancen el quórum requerido en esa instancia (2/3, es decir, 103 convencionales), con la composición que tendría el Senado a partir de marzo parece poco probable que prospere. Esto, pues una reforma constitucional de esas características obliga al respaldo de 33 legisladores.

El retorno del PC

Anoche, los comunistas celebraron un triunfo “histórico” el retorno al Senado tras casi cinco décadas, esto luego de que se confirmaran las victorias del diputado Daniel Núñez, quien obtenía al cierre de esta edición 36.044 votos (con el 90,76% de las mesas escrutadas), lo que lo dejaba como primera mayoría en Coquimbo, y el de Claudia Pascual, en la Metropolitana, quien sumó 119.812 sufragios, el 18,9% de los votos válidamente emitidos.

El triunfo de Núñez estaba dentro de las proyecciones de la izquierda, no así el resultado de la Metropolitana, donde los comunistas esperaban que resultara ganador el diputado y timonel de colectividad, Guillermo Teillier, quien sacó el 3,9% de los votos. Finalmente, la que se impuso fue Pascual, su compañera de fórmula, quien se benefició de la caída de Karina Oliva (Comunes), quien figuraba como la carta más fuerte de Apruebo Dignidad en la Circunscripción 7 hasta mediados de semana, cuando se produjo el desmarque del abanderado presidencial y de los partidos del pacto, tras conocerse los millonarios pagos durante la pasada campaña de Oliva a Gore.

Los que no lograron quedarse

Eran 10 los senadores que buscaban quedarse por un nuevo período en el Congreso, pero solo la mitad de ellos consiguió su objetivo: Pedro Araya y Loreto Carvajal, por el comité PPD; Alfonso de Urresti (PS), Iván Moreira (UDI) y Manuel José Ossandón (RN).

En contraste, la UDI perderá a dos de sus figuras emblemáticas, aunque no cederán el espacio a la oposición. Esto, pues la expresidenta gremialista Jacqueline van Rysselberghe fue superada por su compañero de partido, el diputado Gustavo Sanhueza, en Ñuble, mientras que la senadora por Los Ríos Ena von Baer, perdió su escaño a manos de la RN María José Gatica. En el caso de RN, Marcela Sabat no pudo triunfar en su primera elección como senadora metropolitana -había llegado al cargo a mitad de período, como reemplazo de Andrés Allamand-, pero dejará ese espacio para la llegada del diputado Luciano Cruz-Coke (Evópoli).

A_UNO_1171947.jpg

Una situación similar afectó al PS Rabindranath Quinteros, quien fue superado por cerca de 20 mil votos por su compañero de lista, el diputado Fidel Espinoza, y en el PPD, la expresidenta del Senado Adriana Muñoz tendrá que ceder su lugar al diputado DC Matías Walker.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.