Excapellán de La Moneda y jesuita Fernando Montes interponen recurso de amparo en favor de adultos mayores de Punta Peuco

imagen-rector-fernando-montes-017

El sacerdote jesuita Fernando Montes.

La acción -dirigida contra el Presidente Piñera y el ministro Hernán Larraín- incluye a todos los adultos mayores privados de libertad, pero, en particular, a los condenados por delitos de lesa humanidad, quienes fueron excluidos del proyecto con el que La Moneda aplicaría un indulto conmutativo en medio de la pandemia del coronavirus.




Bajo el patrocinio del abogado Christian Espejo, el excapellán de La Moneda y obispo anglicano Alfred Cooper; el sacerdote jesuita Fernando Montes; Jorge Flefel Beiza, pastor de la Iglesia Adventista de los Últimos Días, y Ricardo Pereira, miembro directivo de la Iglesia Cristiana Macfrem, entre otros, presentaron un recurso de amparo en favor de los adultos mayores privados de libertad.

El escrito –al que tuvo acceso La Tercera– fue ingresado el miércoles a la Corte Suprema para ir "en favor de los presos condenados por delitos contra los derechos humanos, internos en las cárceles de Punta de Peuco, Colina Uno y Centro Penitenciario Femenino”.

El recurso está dirigido contra el Presidente Sebastián Piñera; el ministro de Justicia, Hernán Larraín; el subsecretario de Justicia, Sebastián Valenzuela, y el director de Gendarmería, Christian Alveal Gutiérrez, “por estar poniendo en grave peligro la vida de las referidas personas, todos adultos mayores de 65 años, con graves enfermedades de base, al rechazar la solicitud de modificación en la ejecución penal, conmutando su pena privativa de libertad por una reclusión domiciliaria total, o en subsidio, la posibilidad real de poder ser trasladados a sus casas (Hospital en casa) a fin de no colapsar los hospitales o clínicas, en ambos casos por causa de la enfermedad Covid-19 en Chile, por todo el tiempo del saldo de su condena o a lo menos por el tiempo que dure la pandemia del coronavirus”.

La presentación se da en medio de la discusión que por estos días ha enfrentado al gobierno con parlamentarios de Chile Vamos, en el marco de la tramitación de un proyecto que permite al Ejecutivo aplicar un indulto conmutativo para la población penal mayor de 75 años, entre otros, pero dejando fuera a quienes cometieron delitos graves, entre estos los de lesa humanidad.

El abogado Espejo enfatizó que “el amparo tiene por lógica que se pueda resguardar la ley vigente en cuanto a los permisos en el caso de los adultos mayores para poder enfrentar esta amenaza que constituye esta pandemia mundial”.

Además, explica que “es para un segmento específico, como es el de los adultos mayores -mayores de 60 años en el caso de las mujeres y 65 en el caso de los hombres-, abarca a todos los privados de libertad y, particularmente, a los mayores de 75 años, con enfermedades de base, puesto que conforme a la Organización Mundial de la Salud están en una situación gravísima”.

En ese sentido, el profesional sostiene que “el amparo tiene un esencial aspecto humanitario. Aquí no se distingue ni tipo de delito ni la forma de delito ni ninguna característica especial de delito, sino que es esencialmente humanitario”.

“Entendiendo que el Presidente es un hombre cristiano, no creo que exista en la tierra ningún cristiano que pueda hacer un distingo entre adultos mayores que estén sujetos a la muerte producto a la infección por un virus”, agrega.

En la práctica, el recurso podría significar que, sin necesidad de que esté considerado en la legislación, los presos de Punta Peuco mayores de 65 años puedan acceder al beneficio de arresto domiciliario. “La Corte tiene facultades, sobre todo frente a una pandemia mundial, en donde, además, Chile es parte de la OMS. Por lo tanto, hay una serie de normas que están en el marco de la salud (...). Perfectamente se pueden tomar decisiones que van más allá de la propia ley”, afirmó el abogado.

Comenta