Felipe Kast, senador de Evópoli: "El partido más generoso fue la UDI"

Imagen FELIPE KAST 868

El parlamentario -que negoció el acuerdo constitucional por el equipo oficialista advierte que si la nueva Constitución "no va acompañada de una reforma al Estado, va a ser una venta de humo".




Desde que el martes en la mañana el ministro del Interior Gonzalo Blumel lo convocó como parte del equipo negociador del oficialismo junto a Andrés Allamand, el senador de Evópoli, Felipe Kast, fue testigo privilegiado del proceso de negociación que la madrugada del viernes derivó en un histórico pacto por una nueva Constitución.

Recuerda que hubo varios momentos en que el acuerdo político para llegar a una nueva Constitucion peligró. Uno de los momentos más tensos -asegura- fue cuando desde la oposición se planteó derogar la actual Carta Magna al inicio del proceso constituyente. Y también cuando el martes el Presidente Sebastián Piñera tuvo sobre la mesa la opción de llamar otra vez a los militares a la calle producto de la violencia. "El Presidente decide no tomar esa ruta porque se da cuenta de que podía poner en riesgo la posibilidad de un acuerdo", sostiene.

¿Cómo se vivió desde Chile Vamos esta negociación en que tuvieron que entregar varias banderas que parecían irrenunciables?

Al principio nuestras aspiraciones eran más modestas. Creímos que podríamos contruir un acuerdo entre los grupos más de centro.

Fue importante la lealtad al interior de Chile Vamos, las conversaciones con la UDI, RN y los demás. Desde Evópoli nos tocó una conversación muy franca con RD que colaboró bastante. Tuvimos conversaciones que alejaron miedos y ansiedades...

¿Qué miedos tenía RD y quién habló con ellos?

Fueron conversaciones institucionales. El presidente de nuestro partido (Hernán Larraín Matte) conversó con personas de RD, yo mismo lo hice con Giorgio (Jackson). Se generó un tono de buena fe que ayudó. Lo mas rescatable de esto es que no se buscó reemplazar una Constitución de derecha por una de izquierda. Eso requirió generosidad de ambas partes.

¿Cuál fue el partido que más cedió o que fue más generoso?

El partido más generoso fue la UDI, porque plebiscitar una Constitución cuando tienes la postura de que la Constitución no tiene que cambiarse, es estar abierto a que la ciudadanía elija. Y no a patear el tablero. La UDI hizo algo valioso. Se podrían haber automarginado. Pero tomaron una opción republicana. En el caso de RD también me parece que hicieron un esfuerzo importante para no caer en los cantos de sirena del PC. En esa mirada infantil de decir "no soy parte de la cocina", como si dialogar fuera algo negativo. Además era una cocina bastante transparente, donde se veía todo lo que pasaba. Si cocináramos como cocinamos ayer, Chile sería un país distinto.

Evópoli planteó hace poco que la reforma a la Constitución no era prioridad ni un talismán para resolver problemas.

Sigo creyendo que no es un talismán y, de hecho, tenemos que tener mucho cuidadao con esa gran mentira. Por lo mismo, creemos que esta nueva Constitución debe ir acompañada de un nuevo Estado. Es importante que no caigamos en generar una venta de ilusiones falsas. Si no va a acompañada de una reforma del Estado, va a ser una venta de humo.

¿Cuáles fueron los puntos de mayor tensión?

Hubo un malentendido porque algunos querían derogar la Constitución actual vigente al inicio del proceso. No voy a echar al agua a nadie. El martes también fue un día crítico. El Presidente Sebastián Piñera tuvo que tomar una decisión muy difícil porque había condiciones como para pedirle a los militares que fueran a la calle. Él decide no tomar esa ruta porque se da cuenta de que podía poner en riesgo la posibilidad de un acuerdo. Y empodera al ministro Blumel para este acuerdo.

¿Habría sido posible un acuerdo como este con el ministro Andrés Chadwick?

Es odioso hacer especulaciones porque a cada uno le toca cumplir roles en distintas etapas. Pero sí, el ministro Blumel tiene una virtud que lo hace distintivo: que hace política en forma horizontal y con humildad.

"Haremos campaña por el Sí"

En Evópoli querían una convención constituyente con representantes del Congreso.

Sí, y la gracia es que esa opción hoy tiene una ruta. Y la ciudadanía va a elegir si prefiere eso o la opción No. Nadie se va a poder sentir excluido.

La UDI hará campaña por el No, ¿cuál será la campaña de Evópoli?

Evópoli sí quiere un cambio a la Constitución y apoyamos una convención mixta, porque no estamos disponibles para seguir desprestigiando las institucionalidades públicas como el Congreso.

¿Sería peligroso que ganara el No?

Si gana el No es que democráticamente ganó la voluntad de la mayoría de los chilenos. Sería antidemócrata cuestionar esa decisión.

¿Con qué argumentación saldrán a convencer por el Sí ?

Estamos convencidos de que una constituión liberal para Chile, realizada y plebiscitada en democracia es lo mejor.

Comenta