Fracaso en elección desata recriminaciones cruzadas en la UDI

Elecciones-UDIWEB

Ayer se anunció, al mediodía, la decisión de suspender los comicios.

Comicios fueron suspendidos por falla en sistema electrónico y se reagendaron para el 16 de diciembre. Se optaría por votación en papel. Timonel irá a fiscalía por posible hackeo.




Los problemas comenzaron a las 9.15. A través de mensajes en chats de WhatsApp, divididos por regiones y vinculados a cada uno de los bandos, cientos de militantes UDI advertían problemas en los 200 locales. Imposibilidad para acceder al sistema o una demora en la emisión de los votos fueron parte de los inconvenientes que generaron un complejo escenario: un fracaso en las elecciones internas producto de que falló el sistema electrónico de la empresa EVoting.

Alertados de los inconvenientes, un comité creado especialmente para tomar medidas ante una contingencia de este tipo comenzó a pedir explicaciones a la empresa. En la sede de la UDI estaban el secretario general, Issa Kort; el secretario del tribunal supremo, José Miguel Olivares; y los apoderados de las listas de Jacqueline van Rysselberghe y de Javier Macaya, Óscar Aguilera y el diputado Jorge Alessandri, respectivamente. Todos ellos conversaron con Mario Novoa, uno de los dueños de EVoting, presente en la sede gremialista.

Las primeras respuestas que recibieron los dirigentes fue que podía tratarse de un problema con el wifi. Y considerando que en la elección de 2016, que también se hizo con EVoting, hubo intermitencias que se arreglaron rápidamente, Kort tenía planeado salir a las 11.00 a hablar públicamente para pedir paciencia.

Pero el diseño se complicó: los inconvenientes continuaron, con una intermitencia sostenida en varios locales. A esas alturas, la molestia y las recriminaciones cruzadas entre ambas listas comenzaban a desatarse en los chats de WhatsApp del partido, mientras el comité exigía a EVoting informes verbales cada 15 minutos sobre la situación. Y las respuestas de la compañía eran varias: ya no solo era un problema de wifi, sino que también se les dijo a los dirigentes que el inconveniente podía ser de "respaldo" o que pudo haber existido un hackeo. Ayer, el gerente general de la empresa, Tomás Barros, dijo que "es probable que haya gente de afuera también que haya estado tratando de ingresar, y al final se satura".

En ese sentido, Van Rysselberghe sostuvo que "aparentemente, lo que informan las personas que tienen que ver con esto es que hubo una especie de robot que empezó a solicitar números de acceso para poder ingresar al sistema, y eso aparentemente lo colapsó". Con esos antecedentes, Van Rysselberghe presentará hoy a las 9.00 una denuncia en la Fiscalía Oriente para que se investigue un eventual hackeo, acción que firmará junto al prosecretario Mario Varela y al tesorero Jorge Fuentes, y a la que anoche esperaban sumar a toda la mesa.

Los primeros antecedentes

La situación que enfrentaba ayer la UDI era tan compleja que los dirigentes gremialistas que supervisaban el proceso resolvieron, ya al mediodía, suspender los comicios. La determinación contó con el apoyo del tribunal supremo, de Kort y de los representantes de ambas listas. Y a eso se sumó otro elemento: que la elección se realizará el 16 de diciembre y sin un sistema electrónico, sino que con papel y lápiz. Esto último, en todo caso, debe ser zanjado oficialmente hoy en una reunión de mesa, cita en la que también esperan revisar un informe técnico que le pidieron a EVoting.

El secretario ejecutivo de la UDI, Jorge Manzano, explicó a La Tercera que hubo aproximadamente 150 locales en los que el servicio funcionaba de manera intermitente, y otros 50 recintos en los que ni siquiera se pudo comenzar el proceso de votación. Y abordó la posibilidad de que se haya intentado hackear el sistema. "La empresa oficialmente no nos ha entregado la razón. Se sospecha que es un hackeo, porque aumentaron tres veces la capacidad de los servidores y se copaban inmediatamente con entradas que no estaban reguladas", dijo. Pero más tarde aparecería un antecedente nuevo, referido a un supuesto aumento de candidatos a última hora, de acuerdo a una carta que EVoting le envió anoche al tribunal supremo de la UDI (ver nota relacionada).

Responsabilidades

Durante la jornada, los mensajes internos en la UDI y lo que comentaban en privado varios dirigentes cercanos a Macaya era que la responsabilidad de este fracaso en la elección era, primero, de la empresa, pero también de la mesa actual. Algo de eso dejaron entrever ayer representantes de ambos bandos, en una discusión que se produjo en Twitter. El primero provino del exalcalde Gonzalo Cornejo, jefe de campaña de Van Rysselberghe. "Lamentable que EVoting, que fue contratada para dar máximas garantías a la lista de Javier Macaya, ya que es la misma que contrató directiva anterior de Hernán Larraín, Guillermo Ramírez y Jorge Alessandri, haya fallado". El mensaje fue respondido por el diputado Guillermo Ramírez, actual vicepresidente, pero que apoya a Macaya. "Gonzalo, si quieres entrar en la lógica de echarse mutuamente la culpa, acepto el desafío. Yo no iba a decir nada, pero en vista de tu tweet, pregunto: ¿Por qué EVoting funcionó con Lavín y H. Larraín y no con ustedes? ¿Quién es el último responsable de la escoba con el padrón?", escribió. Además, tras un intercambio de mensajes, agregó: "Yo no te pedí que los contrataran, la decisión era de ustedes. Cuando yo los contraté, funcionó, cuando ustedes lo hicieron, no; háganse cargo".

En la misma línea que Ramírez, la diputada María José Hoffmann -que postula a vicepresidenta de Macaya- comentó que hubo "inoperancia y negligencia absoluta". Y agregó: "Culpar a la empresa es evadir responsabilidad".

Más tarde, Cornejo dijo a este diario que "me parece una pequeñez sostener que hay algún tipo de responsabilidad de la presidenta del partido, que por el hecho de ser candidata está inhibida de participar en alguna decisión del proceso eleccionario". Y agregó: "La responsabilidad operativa corresponde a la secretaría general, que está a cargo del diputado Kort, que es partidario y adherente de la lista de Macaya".

Las recriminaciones también provinieron de la exministra Magdalena Matte, quien dijo que "advertimos que esta elección UDI no daba garantías" y que los comicios "deben ser organizados por gente capaz y confiable". Todo esto, alterando un diseño elaborado por el comité a cargo de la elección, que buscó dar una señal de unidad.

En la mañana, el diputado Kort señaló: "Más allá de las sanas diferencias que hay entre una lista y otra, acá hay una sola mirada de respeto hacia la democracia interna del partido". El diputado Alessandri, en tanto, dijo que la empresa "tendrá que explicarle al país por qué ocurrió", mientras que Aguilera agregó que "este bochorno no depende de la UDI, depende de la empresa".

En medio de este escenario, Macaya difundía un video en Twitter en el que señalaba que "es momento de no sacar ventajas pequeñas, es el momento de cuidar a la UDI, y por eso llamo a nuestra directiva a tomar todas las precauciones, con la máxima transparencia, para que el próximo 16 de diciembre la elección se realice de la mejor manera". Van Rysselberghe, en tanto, dijo que "como presidenta, pero sobre todo como candidata a la reelección, soy de las personas más perjudicadas con esto". Y en medio de las recriminaciones que habían surgido, recalcó que "esta decisión de contratar a la empresa fue llevada a cabo con el visto bueno de ambas listas también, y también con el visto bueno de la directiva y del tribunal supremo". Así, señaló que "nosotros y la lista de Macaya confiamos en que la empresa daba garantías, y por lo tanto creo que tratar de sacar ventajas políticas de esto me parece que no corresponde".

Además, apuntó a posibles acciones legales contra la empresa, aunque en el partido aclaran que eso se verá en los próximos días, luego de contar con el informe técnico.

Comenta