Frente en reestructuración

Parlamentarios de partidos del Frente Amplio en el frontis del Congreso. Foto: AgenciaUno

Posibles fusiones de movimientos para enfrentar la hegemonía de RD y la apuesta de la tienda de Giorgio Jackson para transformarse en un partido nacional, son parte de los ajustes en que están enfocados los integrantes del Frente Amplio.

Un poco más de un año de vida tiene el Frente Amplio, bloque que se ha posicionado como la tercera fuerza política en el país. Si bien hoy se compone de 14 partidos y movimientos, el conglomerado está reordenando las fuerzas internas y son varios los que hablan de fusiones y convergencias.

De hecho, hace una semana el Movimiento Autonomista (MA) -en el que militan figuras como el diputado Gabriel Boric y el alcalde Jorge Sharp- realizó un referéndum nacional que, entre otras cosas, consultaba a la militancia si aprobarían iniciar el proceso de convergencia con otras fuerzas políticas dentro del Frente Amplio.

Los resultados arrojaron que un 80,1% de los militantes que participaron en la votación -882 personas de 1.432 que conforman el padrón- están a favor de converger. Esto dio inicio a un nuevo proceso: un precongreso que se realizará durante junio y julio donde se definirán los movimientos y las condiciones para una eventual fusión.

“El proceso de convergencia es un paso hacia nuestra vocación de construir una organización política que tenga la fuerza suficiente para lograr incidir, superar el neoliberalismo en Chile y profundizar la democracia”, dijo el diputado Gonzalo Winter una vez conocidos los resultados.

De todas maneras, la discusión con otras colectividades ya está en curso. Luego de las elecciones presidenciales de diciembre pasado, se inició el diálogo con Izquierda Libertaria, Socialismo y Libertad (SOL) y Nueva Democracia. Esto, luego de que se encomendara a la dirección nacional del MA a discutir con otras organizaciones.

El secretario general de Izquierda Libertaria, Lucas Palacios, sostuvo que “encontramos necesario la construcción de un nuevo partido que exprese y represente las demandas históricas de la izquierda, que no son otras que las demandas del pueblo chileno y los trabajadores”.

Si bien aún no se define el tipo de convergencia -donde se evalúan desde alianzas programáticas hasta una fusión para crear un partido-, ya existe un tema que no genera acuerdo: incluir o no a Izquierda Autónoma (IA), movimiento del que nació el MA luego de un quiebre entre sus dirigentes en 2016.

Fuentes del Movimiento Autonomista señalan que no existe consenso respecto a IA, pero sí hay un grupo mayoritario que plantea que hoy no existen las condiciones para una convergencia con ellos. Sin embargo, hace un poco más de una semana se realizó una reunión formal entre ambas directivas, solicitada por Izquierda Autónoma, lo que fue visto como una primera señal política.
Ha sido clave, según afirman fuentes de distintos movimientos, la hegemonía de Revolución Democrática (RD). Esto, no con el fin de competencia interna, pero sí con la necesidad de que exista con más fuerza una postura política más de izquierda dentro del conglomerado.

En el caso de que existiera una fusión de todos los movimientos que tienen intención de convergencia, también tendrían más fuerza en el Parlamento, contando con cinco diputados: Gabriel Boric, Diego Ibáñez y Gonzalo Winter del MA; Gael Yeomans de Izquierda Libertaria, y Camila Rojas de Izquierda Autónoma.

Los constituidos

Por otro lado, el Frente Amplio hoy tiene cinco partidos constituidos legalmente: a RD y al Partido Humanista (PH) -que mantuvieron su legalidad tras sus resultados en las elecciones parlamentarias de 2017- se sumaron esta semana el Partido Ecologista Verde, Poder Ciudadano y Partido Igualdad. Estas tres tiendas habían perdido su condición oficial tras sus malos resultados electorales, pero lograron reinscribirse luego de fusiones instrumentales con partidos inscritos en regiones durante los últimos meses.
Distinta es la situación del Partido Liberal (PL), que también apostó por una fusión instrumental. Según dirigentes liberales, el Servicio Electoral rechazó la solicitud producto de que el Partido Liberal del Norte (con el que se fusionaría) aún estaba “en formación”. Esto provocó que no se pudiese realizar la convergencia dentro de los plazos establecidos por la ley. Sin embargo, durante la semana el PL acudió al Tricel para impugnar la decisión.

Por otro lado, cada colectividad comenzó sus nuevos desafíos. RD está enfocado en realizar un congreso estratégico que defina la política y objetivos de los próximos dos años. Además, se concentrarán en inscribir las tres regiones en las que no están constituidos apostando a convertirse en un partido nacional.

En tanto, El PH está reordenando sus equipos base para atraer nuevos militantes. Así, en las últimas semanas se lograron configurar los frentes estudiantiles, de diversidad sexual y el de igualdad de género.

Los ecologistas no solo tienen su mirada puesta en el Frente Amplio. Si bien no hay planes concretos, durante los próximos días comenzarán un diálogo con la Federación Regionalista Verde, a quienes han observado desde cerca en el Parlamento.

Por otro lado, Poder Ciudadano prepara su congreso ideológico-orgánico para trazar su estrategia política. Dentro de sus planes no está la idea de converger porque, según líderes de este partido, tienen margen para un crecimiento propio.

El que también tiene intención de legalizar su movimiento es el exprecandidato presidencial Alberto Mayol. El Movimiento Democrático Popular (MDP) quiere convertirse en partido a fines de 2018. Hasta el momento tienen cerca de 1.500 adherentes, y de esos al menos 300 participan de manera activa.

Seguir leyendo