José Antonio Kast, presidente del Partido Republicano: “Puede ser legal, pero es inmoral postular a una alcaldía y no querer ser alcalde”

Foto: Mario Téllez

El excandidato a La Moneda critica la decisión de Lavín (UDI) y Jadue (PC) de disputar la reelección en Las Condes y Recoleta como antesala de un duelo presidencial.




El exdiputado y hoy presidente del Partido Republicano, José Antonio Kast, pretende seguir el mismo guion que en 2017 lo llevó a conquistar el 7,93% de los votos en las elecciones presidenciales: ir a primera vuelta y -luego- conversar con Chile Vamos los pasos a seguir.

Si mira las encuestas, su propuesta presidencial es marginal, ¿cómo pretender convertirla en una mayoritaria?

Si me voy al 10 de septiembre del 2016 -un año antes de las presidenciales-, yo no existía en las encuestas. Después de que fui candidato, donde logramos casi el 8% de los votos, marco hoy entre el 5-9% en las encuestas. Hoy tenemos un partido que está prácticamente constituido en las regiones más grandes del país y seguimos creciendo. Tenemos un centro de estudios “Ideas Republicanas” que está trabajando en un plan de gobierno, tenemos un movimiento social con más de 15 mil adherentes y tenemos la colaboración de otras ONG que han levantando propuestas en áreas que antes no teníamos. La perspectiva que tenemos para adelante es muy distinta a la que teníamos cuatro años.

¿Piensa en alianzas con Chile Vamos? ¿Va a participar en las primarias de la derecha?

Nosotros ya rompimos el mito de que las primarias eran la solución para un sector político. Si nos vamos al año 2017, y vemos lo que fue la primaria de Chile Vamos, fue una pelea de barrio. La primaria para Chile Vamos es necesaria, porque tienen distintas cartas: Joaquín Lavín, Evelyn Matthei, Francisco Chahuán, Felipe Kast y otros que irán apareciendo. Ellos tienen que definir quién será su candidato. El Partido Republicano, lo más probable, y si nos constituimos a nivel nacional, va a tener su candidato y espero ser yo. Hemos demostrado que la primera vuelta es muy legítima e incluso competencia sana para atraer más votos en la medida en que los candidatos sean razonables.

En este mismo ciclo de conversaciones, Daniel Jadue señalaba que -a diferencia suya- él tiene una gestión que mostrar y podía ser evaluado por ella...

No, porque no soy alcalde. Pero ser alcalde no es ser Presidente, es muy distinto. Las decisiones que toma un Presidente requieren otro tipo de liderazgo. Yo no recuerdo, pero creo que en el último tiempo no ha habido alcaldes que hayan sido Presidente. Joaquín Lavín lo ha intentado desde las alcaldías y no le resultó. Una cosa es lo que puede hacer en Recoleta, inventando cosas, vendiendo marketing, y otra cosa es ir a Recoleta de verdad. Recoleta merece un mejor alcalde.

Usted dice que no se necesita ser alcalde para ser Presidente. ¿Eso vale también para Joaquín Lavín?

Si hemos visto a alguien que ha hecho populismo desde la derecha es Joaquín Lavín. Lavín tiene la ventaja de que en su comuna se pagan muchos tributos de muchas empresas que no se pagan en las comunas periféricas y tiene acceso a recursos que otros alcaldes no tienen (...). Él lo vende todo como si lo fuera a hacer para todo Chile y no es así. Una cosa es hacer un modelo y otra cosa es poder replicarlo a nivel nacional.

¿Ve alguna posibilidad de llegar a acuerdos con Chile Vamos en pactos electorales, por ejemplo en las municipales?

Tenemos nuestro foco primero en constituir el partido y trabajar por que no se haga el plebiscito. No cerramos la puerta a decir cómo elegimos al mejor candidato para las distintas comunas. Hoy se ha levantado la opción legítima de Gonzalo de la Carrera para Las Condes. No queremos que las comunas, como Las Condes y Recoleta, tengan dos candidatos que no quieren ser alcaldes, que quieren ser Presidentes. Y que usen el trampolín de la elección municipal para hacer campaña con los fondos del municipio para potenciar su carrera presidencial. Eso me parece inaceptable, puede ser legal, pero es inmoral. No es ético utilizar un cargo y postulación de alcalde sabiendo que no quiere ser alcalde. Lo más probable es que le digamos a la UDI bueno, vamos a primarias, pero con el compromiso de que el que gana va a ser alcalde los cuatro años. Si ellos firman ese compromiso, les decimos entonces a Joaquín Lavín que sea alcalde los cuatro años. Lo que no vamos a aceptar es que alguien utilice el cargo como trampolín para otro, eso es torcerle la voluntad a la ley. Aquí hay una especie de colusión entre Jadue y Lavín.

Usted se manifiesta por el Rechazo en el plebiscito de octubre. ¿Porqué alguien de derecha no podría pensar que el Apruebo es una opción válida?

Porque hoy día Chile ya no es el Chile de los acuerdos, hoy día está dominado por una izquierda radical. Si se hubiera cumplido uno de los objetivos del acuerdo que se firmó el 15 de noviembre..., la paz social y la nueva Constitución. La paz no llegó nunca y se terminó la violencia extrema -salvo en La Araucanía y Arauco- por la pandemia, no porque la izquierda haya criticado la violencia extrema. Lo más grave es que los países no mueren por saqueos y barricadas, mueren por la incertidumbre, si alguien de derecho es tan ingenuo como la DC, en el año 70, que firmó el Pacto de Garantías, yo lo invito a revisar la historia: la izquierda no cambia. La izquierda juega con el buenismo de la derecha.

Sin embargo, concederá que hay una amplia mayoría ciudadana por el Apruebo. ¿Eso no le dice nada?

¿Quién determina lo que dice la gente?, porque al menos lo que yo veía en las encuestas iniciales -que eran 90/10- es que las personas con miedo no manifiestan opinión.

Si está tan convencido de que el plebiscito es una ilusión democrática, ¿para qué participa?

Hay que dar todas las peleas en la vida. Cuando uno no participa le entrega la carta al adversario.

¿Su llamado es Rechazo y anular la segunda papeleta?

Yo voto Rechazo y constituyente. Si llegamos a perder, quiero que los mejores republicanos estén en la asamblea constituyente, poniendo todos los puntos sobre la mesa y en eso vamos a estar. Prefiero la constituyente que la mixta.

Comenta