Juan Ignacio Latorre, senador de Revolución Democrática: “Si mi nombre genera consenso en RD, estoy disponible para la presidencial”

En medio del vacío de liderazgos que enfrenta el FA, el legislador dice estar dispuesto a asumir el desafío. Asimismo, sostiene que el FA debe ir a primarias con el PC y Unidad Constituyente y asegura que con Paula Narváez es posible pensar en un “gobierno de coalición”.


Un documento ha hecho circular en el Frente Amplio el senador de Revolución Democrática Juan Ignacio Latorre. “Escenarios para la definición presidencial”, se titula el texto en el que el legislador expone sus ideas sobre cómo el bloque debe definir a su candidatura presidencial y enfrentar el desolador escenario que cruza el conglomerado para esos comicios.

Justamente su nombre ha sido uno de los que desde RD han puesto sobre la mesa para llenar el vacío de liderazgos que dejó Beatriz Sánchez al desechar una nueva aventura presidencial.

En ese sentido, Latorre dice estar dispuesto a asumir ese desafío, postura que ya le ha comunicado a la presidenta de su colectividad, Catalina Pérez.

El FA cayó en lo que considera un “vacío presidencial”. ¿Cómo ve la situación del bloque?

Efectivamente. Yo era de la idea de abrir la discusión presidencial en serio, posterior a la inscripción de listas constituyentes y después de que Beatriz Sánchez anunciara públicamente su decisión de ir al proceso constituyente. Y eso implica no solo un comité de búsqueda de nombres, sino que también de una discusión colectiva del camino estratégico que tiene que llevar el FA. Esa discusión hay que abrirla ahora en enero, pero no necesariamente dejarla cerrada con ansiedad en tan poco tiempo, sino que perfectamente puede quedar abierta hasta el 11 de abril y después de eso tomar una definición. Es sano que cada orgánica abra la discusión, levante sus propias definiciones sobre el camino estratégico.

El diputado Crispi dijo que el escenario de hoy se debe a la inacción de la mesa nacional, junto a la decisión de Sánchez. ¿Comparte eso?

La mesa nacional es la instancia de definiciones del bloque, pero acá es sano que cada orgánica primero lo discuta en la interna. Y luego de eso se tendrá que ir canalizando a nivel de mesa nacional y como coalición.

¿Y cuál debe ser el mecanismo?

Otra discusión es sobre primarias legales, abiertas, con toda la oposición, como lo ha propuesto Paula Narváez o Daniel Jadue. El FA tiene que decidir colectivamente si estamos disponibles a ir a una primaria amplia de toda la oposición, con candidatura única, sobre la base de compromisos programáticos mínimos. Yo creo que sí.

¿Qué tan amplia?

Veo posibilidades de construir un gobierno de coalición si existe voluntad política de transformación. El espacio que componen hoy Unidad Constituyente, Chile Digno y nosotros como FA, entre esos tres bloques opositores debería haber las condiciones y la voluntad política para conformarlo. No veo que el FA tenga que acudir a unas primarias solo con Unidad Constituyente o solo con el PC y Chile Digno, eso no tiene sentido, para eso vamos a la primera vuelta.

Su nombre ha sonado en RD como una posible carta para el desafío presidencial. ¿Está disponible para eso?

Muy sinceramente, no tenía en mis planes este escenario, estaba más bien en el “plan Bea” y que estuviera nuevamente disponible para que sea nuestra candidata presidencial. Yo he dicho que, sin desearlo o que sea una cosa de interés personal, si mi nombre genera consenso en RD, estoy disponible para la presidencial. Esto lo he hablado con Catalina Pérez, la presidenta del partido y con otros dirigentes y militantes de base que me preguntan..., la misma Beatriz. Pero esta es una definición que se tiene que dar de forma colectiva, participativa, democrática, con las bases de mi partido y del FA.

¿Si el partido se lo pide iría entonces?

Es que no hay que negarse a una cuestión tan relevante, con responsabilidad histórica del momento que estamos viviendo en el país, uno no podría negarse ante algo así. Pero insisto, no es algo buscado ni deseado y, en ese sentido, si surge o emerge alguna otra alternativa, ya sea en el partido, en el FA o algún independiente que simpatiza con el proyecto y nos hace sentido a la mayoría, también voy a estar apoyando. No tengo acá un apego personal, no está eso en mi ánimo, pero si mi nombre sirve para la presidencial estaría disponible y eso he comunicado en la interna.

¿Y qué le parece la opción de Marcelo Díaz?

Quiero valorar el aporte que ha hecho Marcelo Díaz y Unir dentro del FA, gente muy valiosa que se vino del PS, como Lorena Fries, que le toca encabezar esto. Con una precandidatura como Paula Narváez del PS, representa probablemente la misma sensibilidad que Marcelo Díaz, es decir, el bacheletismo. Pero el bacheletismo estaría sobrerrepresentado con figuras y el FA tiene que buscar otra alternativa frenteamplista. Marcelo, además, lleva poco tiempo en el FA.

Paula Narváez es un nombre que se mira bien desde sectores de RD. ¿Cómo ve su liderazgo?

Me parece interesante la figura de Paula Narváez. Comparto lo que ha dicho Miguel Crispi y lo hemos conversado con otra gente, que si ella termina siendo la candidata de Unidad Constituyente se facilita para nuestro mundo el diálogo político a la hora de formar un gobierno de coalición que si se imponen otras figuras como Heraldo Muñoz o Ximena Rincón. Aun así, no es la candidata del FA.

¿En ese sentido, usted ve más cercano al FA a Narváez que a Jadue?

Muchos nos quieren llevar para un lado o para otro y esa es una falsa disyuntiva. Si pasa Paula Narváez o Daniel Jadue a segunda vuelta, no tendría problemas de apoyar a ninguno de los dos. Si fuera yo la carta presidencial y pierdo, voy a seguir siendo senador y pretendo apoyar a ese gobierno de coalición desde el Senado.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Se trata de un estudio del Instituto de Investigación del Cáncer de Londres, que demostró que el virus del herpes es muy efectivo para tratar cánceres avanzados. La investigación descubrió que RP2, una versión modificada del virus, eliminó las células cancerosas en una cuarta parte de los pacientes que se sometieron al tratamiento.