La inusual agenda pública de Bachelet en Chile, sus planes para regresar y su entusiasmo con Boric

Michelle Bachelet y Gabriel Boric, en su encuentro del 12 de diciembre.

Es la primera vez que la exmandataria alarga su estadía en Chile desde que dejó La Moneda. De hecho, optó por quedarse y retornar a su labor en la ONU de modo telemático. Con quienes ha conversado en las últimas semanas ha transmitido su esperanza por el momento que vive el país y que en vista de la nueva generación que llega al poder ya no siente la carga de quienes la veían como una carta permanente para volver a la Presidencia.




“Quiero volver a Chile”. Ese fue el principal mensaje que les transmitió la expresidenta Michelle Bachelet a los gobernadores regionales en la última actividad pública que ha tenido en Chile.

El encuentro, que fue solicitado por las mismas autoridades regionales, se realizó, el jueves 13 de enero, en las dependencias de la Fundación Horizonte Ciudadano, ubicadas en La Condes.

A esa altura, la alta comisionada para los derechos humanos de la ONU ya llevaba más de un mes en Chile. Ella llegó la mañana del 12 de diciembre para pasar las fiestas de fin de año, aprovechando algunos días de vacaciones. Sin embargo, producto de las restricciones por la pandemia para retornar a Europa, Bachelet optó por quedarse en el país y retornar a su trabajo en modo telemático, según informan en su entorno.

De hecho, a los gobernadores les comentó que ya había regresado a sus labores como alta comisionada el pasado lunes 3 de enero.

Es la primera vez que la exmandataria alarga de esta forma su estadía en Chile desde que dejó La Moneda en marzo de 2018. Y a diferencia de otros veranos, en los que prefirió sumergirse en su vida privada, en esta ocasión ha tenido una inusual agenda pública, en la que, además, se reunió con el presidente electo Gabriel Boric y algunos convencionales socialistas.

“Ella quiere volver a colaborar en distintos temas”, señala Cristina Bravo (DC), gobernadora regional del Maule, quien estuvo en la reunión del 13 y en la pasada administración de Bachelet había sido su gobernadora provincial de Curicó.

“Ella está muy interesada en lo que está pasando. Con ganas de ayudar, con ganas de venir a participar de lo que está pasando en Chile”, relata el convencional y periodista Patricio Fernández, miembro del Colectivo Socialista, quien estuvo en la reunión con la exmandataria el pasado 3 de enero.

La expresidenta culminará su mandato en la ONU el 31 de agosto de 2022 y, para algunos excolaboradores, las señales que ha dado es que efectivamente ya tiene resuelto volver para aportar a la vida política del país desde su espacio.

Algunos comentan que tras el triunfo de Gabriel Boric -quien asumirá la Presidencia de la República el 11 de marzo, junto a una nueva generación de dirigentes políticos de pensamiento progresista- ella ha transmitido que ya no siente la carga de ser vista como carta presidencial permanente, ante la ausencia de liderazgos de su sector.

A pesar de que desde finales de su segundo gobierno viene transmitiendo que no volvería a postular a La Moneda, el fantasma o la presión de un tercer gobierno (el “Bachetres”, como era apodado en algunos círculos políticos) ha ido desapareciendo.

Esa fue la razón, explican, por la que ella siempre prefería mantener un bajo perfil en sus anteriores venidas a Chile, para evitar rumores o especulaciones.

Sin embargo, al haber ya una nueva camada de liderazgos con proyección presidencial, como Giorgio Jackson, Camila Vallejo e Izkia Siches, Bachelet también se ha sentido más libre para desplegar una agenda más pública como expresidenta.

Otras fuentes comentan que la exmandataria está muy entusiasmada con la llegada al poder de esta nueva generación, ya que ella siempre ha creído que está muy ligada a su sector.

En junio de 2017, cuando aún era Presidenta, dijo a TVN que no creía que el Frente Amplio -que tenía como principales rostros a Boric y a Jackson- fuese la irrupción de gente muy distinta a la antigua Concertación. “Más bien son los hijos de... Si bien es cierto que hay irrupción de estos partidos nuevos, si ustedes se preguntan quiénes son estos jóvenes que irrumpen: son hijos de personas militantes de los otros partidos tradicionales”.

En todo caso, después de su primer gobierno, Bachelet apostó a potenciar liderazgos nuevos. De hecho, el diputado RD Miguel Crispi, quien es hijo de la exministra del Trabajo de Bachelet, Claudia Serrano (PS), participaba de los grupos de formación de la Fundación Dialoga (primera ONG de la expresidenta, que funcionó entre 2010 y 2014). En su época universitaria, Crispi -quien hoy es una de las cartas para ingresar al gabinete- fue presidente de la Feuc y fue uno de los impulsores para que Jackson iniciara su carrera política. Ambos se conocieron en el movimiento Nueva Acción Universitaria (NAU), que fue el precedente político de RD.

El convencional Fernández precisa que, sin ánimo de hablar a nombre de ella, cree que la expresidenta de alguna forma “fue la encargada de cerrar el ciclo político anterior, ella es la primera que quiso hacer un proceso constituyente, ella no era del círculo concertacionista histórico, ella quiso llevar el gobierno y hacer vínculos con ese mundo que irrumpía en movimientos estudiantiles, ella tuvo especial consideración con gente del Frente Amplio, ella ayudó a abrirle un cupo a la candidatura Jackson, además que la Fundación Dialoga fue el lugar donde un grupo que llegará a gobierno se formó”.

“Por lo tanto, no es raro que ella, tal vez, sienta una cercanía con el proceso que se inicia. Hay algo de esto de lo que ella es madre, por decirlo de algún modo. Y eso, supongo, la debe convocar”, añade el periodista.

“Yo la vi muy tranquila. Obviamente preocupada por el tema del Covid y el aumento de casos, pero está más tranquila, porque siente que hoy día estamos viviendo un proceso con mucha esperanza. No solamente tenemos un nuevo presidente electo joven, sino que, además, el proceso de la nueva Constitución”, relata la gobernadora Bravo.

Por su parte, el gobernador regional de O’Higgins, Pablo Silva, dice que “ella nos contó que había estado en dos oportunidades conversando con el presidente electo”.

La nueva relación con Boric

La primera reunión con Boric se produjo el mismo 12 de diciembre pasado. Ese día en la mañana, Bachelet aterrizó en el aeropuerto Arturo Merino Benítez y en la tarde recibió en su casa de La Reina al presidente electo.

Dos días después, el 14 de diciembre, entre la primera y segunda vuelta electoral, hizo un gesto público en favor del diputado magallánico que entonces se enfrentaba a José Antonio Kast. “No da lo mismo entonces por qué candidato se vota, por eso yo voy a votar por Gabriel Boric”, afirmó la expresidenta en un video subido a Twitter.

La foto de la cita en La Reina fue difundida posteriormente como una muestra de la nueva complicidad de ambos.

Cuando Boric era dirigente estudiantil siempre fue crítico de la Concertación y de Bachelet. De hecho, tras ganar las elecciones de la Fech en diciembre de 2011, los simpatizantes de Boric cantaban: “Bachelet, Bachelet, este triunfo es sin usted”.

Entonces se había impuesto a Camila Vallejo, cuya colectividad, el PC, ya estaba en proceso de acercamiento con la Mandataria, y Boric remarcada que la Fech no iba a transformarse en “el comando juvenil de Bachelet” en un nueva aventura presidencial.

Sin embargo, la mirada del actual presidente electo respecto del segundo gobierno de la expresidenta ya no es la misma.

Además, en los últimos meses se ha generado una relación más cercana con la exmandataria. De hecho, en el equipo de Boric reconocen que Bachelet es una de las figuras de la ex Concertación con las que tiene comunicación.

Verano intenso

Los gestos en favor de Boric fueron solo algunas de actos públicos de la expresidenta, a quien le han llegado varias solicitudes de reuniones en vista de su nuevo protagonismo.

El 23 de diciembre, por ejemplo, expuso ante la Comisión de Sistema Político de la Convención Constitucional para analizar las distintas maneras en que se puede configurar la relación entre los poderes Ejecutivo y Legislativo.

Luego de su exposición en la Convención, la exmandataria hizo una pausa y retomó sus actividades tras el fin de semana de Año Nuevo.

El lunes 3 de enero, Michelle Bachelet se reunió con convencionales del Colectivo Socialista en las dependencias de su fundación.

Y el viernes 7 visitó el Campus Juan Gómez Millas, de la Universidad de Chile, en Ñuñoa, para conocer las obras que se han desarrollado en el recinto durante la última década, ya que el proceso de renovación del campus partió en 2006, durante su primer gobierno.

La última actividad presencial de la alta comisionada fue el pasado jueves 13 de enero, cuando volvió a las dependencias de su fundación en Las Condes para reunirse con los gobernadores regionales.

En el entorno de la exmandataria aseguran que sigue trabajando telemáticamente y se prepara para pasar unos días en su casa de Caburgua, en febrero.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.