La Moneda busca contener crisis con Chile Vamos

05 de Julio 2020 El Presidente de la Republica, Sebastian Piñera, junto a ministros y parlamentarios de Chile Vamos presento en la Moneda el plan de protección para la clase media, debido a la pandemia de Coronavirus Covid 19 que afecta al pais. Foto : Andres Perez

En el gobierno hay preocupación por la situación que atraviesa el sector. La UDI insistió este lunes en sus críticas al gobierno, mientras que el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, está intentando agendar una cita entre los dirigentes del bloque y el Presidete Piñera. Además, pidió al oficialismo retomar sus reuniones de coordinación.




El domingo, el ministro del Interior, Gonzalo Blumel contactó por teléfono a la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe. ¿La razón? Intentar contener que siguieran escalando las tensiones entre ese partido y el gobierno luego que la senadora emitiera el viernes, en T13.cl, duras críticas a La Moneda y al titular de Interior, acusando una falta de conducción política.

En ese diálogo, que se extendió por varios minutos, ambos abordaron la polémica y, según fuentes oficialistas, la timonel UDI insistió en que el problema no era de coordinación, sino de fondo, y que era su partido el que terminaba pagando los costos políticos. De acuerdo a las mismas fuentes, Blumel le hizo saber a Van Rysselberghe que agradece la disciplina que ha tenido la UDI.

Esa conversación fue una de las primeras señales del gobierno para intentar contener una crisis que se ha generado no sólo al interior de Chile Vamos, sino que también entre la coalición y el gobierno, algo que se viene arrastrando hace semanas por diferentes motivos, pero que se incrementó luego que el Presidente Sebastián Piñera declinara presentar un veto para corregir la situación de los alcaldes con la ley que limita la reelección.

El Mandatario, en tanto, el domingo también hizo lo propio con algunos parlamentarios, previo a anunciar las medidas para la clase media. En esos diálogos, según presentes, Piñera sinceró que habían dificultades en la coalición, pero que era difícil encontrar interlocutores debido a que había muchas “voces” al interior del oficialismo.

El complejo escenario que enfrenta el sector, además, fue abordado en el comité político ampliado hoy en La Moneda. En ese encuentro -al que no asistió el timonel RN, Mario Desbordes- Blumel reconoció que las cosas no estaban bien en la coalición, pero hizo hincapié en que había “responsabilidad compartida”.

En esa línea, el jefe de gabinete instó a que Chile Vamos retome las reuniones de coordinación. Y, además, según fuentes de gobierno, está gestionando una reunión entre Piñera y los partidos. Asimismo, se acordó que existiera una reunión de coordinación entre Interior, Segpres, Hacienda, Desarrollo Social y los partidos para evaluar las medidas de la clase media.

Pese a las palabras de Blumel, la cita, según presentes, se desarrolló con altos niveles de tensión y algunas recriminaciones al Ejecutivo. En una especie de catarsis, la mayoría coincidió en que la situación en la coalición no puede seguir así y que debe enmendarse. Esto, según recalcaron varios de los presentes por los desafíos electorales que debe enfrentar el sector.

En medio del debate, interrumpió Van Rysselbeghe. “Qué bueno que está Cristián Monckeberg acá”, fue una de las frases que lanzó para insistir en su malestar con el gobierno a raíz del desorden en algunos parlamentarios de RN, lo que, a su juicio, genera que la UDI termine pagando los costos políticos.

La senadora se dirigió al ministro de Desarrollo Social para reafirmar los dichos que ya había emitido el viernes. Y aseguró que no entendía cómo una diputada y vicepresidenta de RN -aludiendo a Paulina Núñez, esposa de Monckeberg- insiste en “proyectos inconstitucionales” como el posnatal de emergencia. Asimismo, la timonel UDI respondió a Blumel y transmitió que esas reuniones de coordinación “no sirven para nada”. En el gremialismo, asimismo, transmiten que no están los ánimos para reuniones con Piñera.

El secretario general de la UDI, Felipe Salaberry, en tanto, lamentó la situación en que quedaron los alcaldes que no pudieron ir a la reelección y transmitió que el gobierno debe “aprender a ser impopular”, mientras que la jefa de bancada, María José Hoffmann, pidió impulsar con fuerza el proyecto que elimina las inhabilidades para postular a otros cargos. El presidente del PRI, Rodrigo Caramori, por su parte, criticó al Ejecutivo por avisar a última hora a los partidos sobre las medidas que se impulsan.

“Le planteamos al gobierno que no nos gusta la forma cómo se está llevando la conducción política”, manifestó Van Rysselberghe, agregando que “somos un partido de gobierno y seguiremos apoyando las cosas que sean importantes, pero no vamos a pagar costos que no son de nuestra responsabilidad, porque creemos que no corresponde”.

En ese sentido, en la UDI dicenque ya no apoyarán en todo a La Moneda “inmolándose”. Por ejemplo, en la reunión Van Rysselberghe preguntó por qué no se llevó al TC el proyecto que suspende el cobro de servicios básicos y advirtió que quiere saber quiénes apoyarán el veto que piensa enviar el gobierno al Congreso. “Queremos saber los votos y la viabilidad de este veto”, dijo en el encuentro.

El presidente de Evópoli, Hernán Larraín Matte, en tanto, sostuvo que “manifestamos nuestra disposición a ser un factor de unidad”, mientras Caramori señaló que hay que “terminar con el reality en el bloque”.

En medio de este escenario y en línea con el llamado de Blumel, la vocera de gobierno, Karla Rubilar, afirmó que como Ejecutivo deben “ser capaces de mantener, recuperar y reforzar las confianzas”, pero recalcó que los partidos tienen que contribuir “de la mejor manera posible a que nosotros podamos gobernar bien”.

Comenta