Las gestiones del gobierno para destrabar el conflicto con el Partido Socialista

Blumel PS

Luego del conflicto desatado por los dichos de la vocera de gobierno, ministros del comité político han mantenido conversaciones privadas con dirigentes de la colectividad.


Que colaboren a normalizar el funcionamiento del Congreso y a dejar atrás los conflictos. Esa fue la petición que el jueves hizo el Mandatario Sebastián Piñera a los presidentes del Senado y de la Cámara, Jaime Quintana (PPD) e Iván Flores (DC), respectivamente.

Esa cita -en la que también estuvo el ministro de la Segpres, Gonzalo Blumel- fue una de las principales gestiones, dicen en La Moneda, para destrabar el conflicto con el Partido Socialista, luego que la vocera de gobierno, Cecilia Pérez, iniciara el lunes una ofensiva comunicacional contra esa colectividad, acusándolos de "ocultar" vínculos con el narcotráfico.

La puesta en escena de Piñera, de todas formas, no dejó conforme al PS, colectividad en la que aseguraron que el Mandatario perdió su oportunidad de rectificar, que debe existir una respuesta a "la altura del daño" y que, por lo tanto, mantendrán el veto al ingreso de subsecretarios a instancias del Congreso.

En todo caso, en el Ejecutivo dicen que la intervención del Mandatario fue una de las acciones públicas que se concretaron, porque en privado -dicen- han existido varias tratativas durante la semana para "calmar los ánimos" y volver a normalizar las relaciones. Esto, porque en el gobierno reconocen en privado que, más allá de que la ministra planteó un hecho que todos comparten, hubo un "exceso en el tono" y que, por la misma razón, deben recomponer las relaciones con el PS porque no conviene mantener un clima de crispación. Eso sí, recalcan que eso no será a costa de quitarle el "respaldo" a la vocera. Sobre esto último, incluso, Blumel almorzó el martes con los senadores de Chile Vamos, instancia en la que se ratificó que debían "cerrar filas en torno a la ministra".

https://www.latercera.com/politica/noticia/pinera-respalda-emplazamiento-vocera-al-ps-agudiza-quiebre-la-oposicion/790436/

En ese sentido, según fuentes del gobierno y del PS, los ministros del comité político -Blumel, Andrés Chadwick e, incluso, la propia vocera-, además del subsecretario Claudio Alvarado, han mantenido conversaciones con dirigentes del PS para lograr destrabar el conflicto. Así, se han contactado con el propio presidente del PS, Álvaro Elizalde, y diputados como Fidel Espinoza y Manuel Monsalve.

Por ejemplo, fuentes del partido dicen que Blumel le planteó a Monsalve la opción de buscar un mecanismo para bajar la tensión, apelando a que "no le conviene" a nadie este escenario, petición que, de acuerdo a las mismas fuentes, el diputado habría respondido de manera afirmativa, recalcando que el Ejecutivo debe hacer un gesto para restablecer las confianzas.

De todas formas, en la colectividad liderada por Elizalde advierten que los senadores socialistas están en una postura "más dura" que los diputados.

En el gobierno afirman que la semana distrital que se iniciará puede ayudar a ir descomprimiendo el ambiente. Y el objetivo -agregan- es que la disputa esté resuelta antes de que se retome la agenda legislativa. De hecho, el subsecretario Alvarado, según fuentes del oficialismo, les pidió a algunos parlamentarios de Chile Vamos "bajar el tono".

Sobre el conflicto, el diputado RN Alejandro Santana indicó que hay un "riesgo de que esta externalidad puede afectar la agenda legislativa del gobierno y el objetivo de sacar positivamente las reformas que están en trámite".

En el gobierno, además, afirman que han habido otros gestos con la oposición. Por ejemplo, se avanzó en la idea de instaurar una reunión de coordinación entre Blumel y Flores, al igual como existe con Quintana.

Pese a estas gestiones, en La Moneda destacan que la ofensiva de Pérez contra el PS tuvo resultados positivos: se logró "sacar" de la agenda el desorden oficialista por el debate sobre la reducción de la jornada laboral y se consiguió aplazar la acusación constitucional contra la ministra Marcela Cubillos. Esto, además de no perjudicar el trámite de la reforma tributaria, que se aprobó en la Cámara con votos de la DC.

Comenta