Las ideas de la Constitución de Bachelet que no surgieron de los cabildos

Aton_165902

Aunque se le ha dado un carácter ciudadano por el largo proceso previo de asambleas, debate y participación de la gente, lo cierto es que el texto constitucional presentado esta semana por el gobierno incluye numerosas propuestas originadas desde La Moneda. Algo reconocido por el propio equipo que elaboró el texto.




Varios meses de discusión, un Consejo Ciudadano de Observadores, 204 mil asistentes a los cabildos provinciales, regionales y a los Encuentros Locales Autoconvocados (ELA) y un presupuesto de más de $2 mil millones destinados al proceso constituyente. Esa fue la apuesta del gobierno para elaborar una nueva Constitución con un sello ciudadano.

En 113 páginas la Presidenta Michelle Bachelet envió este martes -a pocos días de dejar su mandato- sus propuestas de modificaciones a un centenar de artículos de la actual Constitución. Y si bien varios temas como la garantía de derechos sociales, el derecho al trabajo o a la vivienda, nacen de las conclusiones de los cabildos, otros acuerdos alcanzados en dichas instancias fueron desechados. Asimismo un amplio número de propuestas surgieron directamente desde las oficinas de La Moneda.

El abogado Tomás Jordán, quien estuvo detrás de la coordinación y redacción de la propuesta, señala que si bien las Bases Ciudadanas para la Nueva Constitución son el insumo principal del texto, para definir qué medidas incluir o no, también se contempló la tradición constitucional chilena y los debates actuales que se desarrollan en la academia en materia constitucional. Señala, en cualquier caso, que los valores y prioridades que la gente instaló durante el proceso fueron la guía para proponer el nuevo articulado de la Carta Fundamental.

La Tercera PM revisó el contenido del proyecto y detectó los principales cambios y modificaciones plasmadas en la Nueva Constitución de la Presidenta Michelle Bachelet.

Congreso unicameral

Tanto en los ELA, como en los cabildos y en las encuestas constitucionales, se propuso mayoritariamente tener un Congreso unicameral. De hecho, ésa es una de las ideas fuerzas incluidas en el documento de bases ciudadanas. Sin embargo, el reemplazo del modelo bicameral (Senado y Cámara de Diputados) fue desechado finalmente en el proyecto de Bachelet. "Se conversó mucho. Porque también hubo gente que dijo, en menor medida, bicameral y la tradición jurídica es bicameral", explica Jordán. Señala que el trabajo que realizó con la División de Estudios del la Segpres fue aterrizar las propuestas y conceptos de la gente a fórmulas jurídicas. Así, por ejemplo, se propuso bajar los quórum de votación para equilibrar los poderes Legislativo y Ejecutivo.

Período presidencial

El proyecto propone aumentar el período presidencial a 6 años sin reelección y también subir la edad mínima para ser presidente de 35 años a 40 años. Aunque estas propuestas no surgieron de los ELA o cabildos y, por el contrario el tema de la institución presidencial sólo fue mencionado en las consultas individuales y no en los encuentros grupales, a juicio del gobierno, las reformas políticas sí fueron planteadas de manera general en los cabildos, donde la gente se manifestó partidaria de un régimen presidencialista.

Aborto

En los ELA y cabildos el tema de la interrupción del embarazo generó división y no hubo consenso. Debido a la falta de acuerdo, el gobierno tomó una decisión política y en su propuesta constitucional resolvió retirar la frase del artículo 19 que dice que "La ley protege la vida del que está por nacer". Asimismo se agrega que "se prohíbe la pena de muerte", mientras que en la Constitución actual aún se permite en casos específicos.

Garantías a los investigados

Tampoco se debatió ni surgió de los cabildos una serie de reformas propuestas y que dan garantías a las personas investigadas por la justicia. Por ejemplo, el derecho a ser indemnizados si por orden judicial sus hogares son allanados o su comunicación privada es intervenida, siempre en el caso que la diligencia policial resultara "desmedida o innecesaria". También pueden pedir indemnización quienes son investigados sin que se les informe o si son "tratados o expuestos públicamente como culpables", antes que exista una sentencia a firme. Todas estas ideas provienen de la discusión académica entre abogados constitucionalistas y penalistas. "No, no fue un tema de los cabildos, eso tiene que ver con una discusión que se venía dando en el Tribunal Constitucional sobre el derecho al honor y la honra. Y esa doctrina se recoge", señala Jordán.

Protección de datos personales

En la misma línea, se incorpora en un artículo un tema de las Constituciones modernas: "Toda persona tiene derecho a la protección de sus datos personales. La ley regulará el tratamiento de los datos de carácter personal y las sanciones que acarreará su incumplimiento o vulneración", señala la propuesta. Según señala Jordán "se viene trabajando en el proyecto de datos personales que lidera el senador Felipe Harboe y dijimos: 'ok, eso es una discusión que debe estar presente'".

Pérdida de la ciudadanía

Según el artículo 17 de la nueva Constitución propuesta, la "calidad de ciudadano sólo se pierde por pérdida de la nacionalidad chilena". Este punto toma especial relevancia al analizar la Carta Magna vigente, que, entre otros aspectos, establece la pérdida de la ciudadanía para quienes cumplen una "condena a pena aflictiva" y quienes han sido condenados "por delitos que la ley califique como conducta terrorista y los relativos al tráfico de estupefacientes". Para Jordán la explicación a esta medida -que no surgió de los cabildos o consultas ciudadanas- apunta a un principio democrático: "se busca ampliar el sufragio a los privados de libertad, porque con esto se libera el impedimento de la pena aflictiva".

Partidos políticos

Otro punto añadido desde La Moneda es la eliminación de la reserva de la identidad de los militantes de los partidos políticos, garantizada en la actual Constitución. De acuerdo al cuerpo legal vigente "los partidos políticos no podrán intervenir en actividades ajenas a las que les son propias ni tener privilegio alguno o monopolio de la participación ciudadana; la nómina de sus militantes se registrará en el Servicio Electoral del Estado, el que guardará reserva de la misma, la cual será accesible a los militantes del respectivo partido". Sin embargo, este último punto fue eliminado del proyecto de nueva Constitución. La medida va de la mano con las nuevas exigencias en materia de transparencia que se pide a los partidos políticos.

En el gobierno señalan que próximamente y a través de la página www.unaconstitucionparachile.cl las personas podrán hacer un seguimiento si los acuerdos de sus ELA o cabildos fueron finalmente incorporados en el texto del gobierno y revisar en qué acuerdos o ideas fuerza se basan las reformas que propone el documento.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.