Ley de Identidad de Género: acto reactiva críticas oficialistas al gobierno

Foto: Presidencia

Parlamentarios de RN cuestionaron que el Ejecutivo celebrara un proyecto que no forma parte de su programa de gobierno.


Un desayuno con dos jóvenes transgénero y sus familias encabezó este miércoles el Presidente Sebastián Piñera. La actividad -donde también estuvo el Movilh, Iguales y los ministros de la Segpres y Justicia, Gonzalo Blumel y Hernán Larraín, respectivamente- fue el hito que escogió el gobierno para promulgar la Ley de Identidad de Género, que permite el cambio de sexo registral a los mayores de edad y desde los 14 años con autorización de los padres.

En la promulgación de la iniciativa -la que no forma parte del programa de gobierno de Piñera y que desencadenó duras críticas desde la coalición oficialista durante su tramitación-, Piñera aseguró que “nuestro gobierno cree firmemente en que todas las personas somos iguales, todas las personas somos iguales en dignidad, en derechos, en deberes”.

La actividad, que se realizó en La Moneda y no contó con la participación de parlamentarios, reactivó los cuestionamientos de los sectores más conservadores de Chile Vamos, quienes manifestaron su rechazo a que se hiciera un acto para la promulgación de la ley.

Uno de los diputados más críticos del proyecto, el RN Leonidas Romero, envió un comunicado a través de su oficina de prensa. En él, pide que el ministro Blumel “dé un paso al costado, (porque) no ha entendido que la derecha ganó la elección”. “El gobierno y el Presidente en este tema me avergüenzan”, sentenció.

“Este proyecto se aprobó con los votos de la oposición, entonces, para mí no hay mucho que celebrar”, sostuvo la también RN Francesca Muñoz. Su par Camila Flores, en tanto, señaló que “celebrar es una provocación para los miles de chilenos que sí consideran que esta es una mala ley, que viene a desinformar, que no reconoce el derecho preferente de los padres para poder conducir la educación de sus hijos”.

Durante su alocución, el Mandatario señaló -sin aludir directamente a los cuestionamientos que hubo desde su coalición- que “estoy perfectamente consciente de que hay opiniones diversas, que a veces se enfrentan en forma demasiado tajante, pero un Presidente de la República tiene que hacer lo que cree que es bueno para la sociedad y, sobre todo, interpretar de buena fe la Constitución”.

En tanto, el titular de Justicia afirmó que “sabemos que en nuestra propia coalición no hay unanimidad o consenso respecto a cómo abordar esta materia, por eso que hemos sido especialmente prudentes y el Presidente ha sido especialmente delicado en dar los pasos con la mayor cautela posible, de manera de asegurar el respeto a los derechos que existen al interior de nuestra propia alianza”.

Por otro lado, en la oposición también cuestionaron que el Ejecutivo no haya invitado a parlamentarios a la actividad. En el gobierno justificaron la decisión argumentando que se quiso hacer algo “humano” y no partidista.

Seguir leyendo