Límite a reelección: Piñera desata molestia de la UDI y alcaldes tras desistir de veto

El Presidente Sebastián Piñera acompañado este viernes por todos los ministros del comité político. Foto: Mario Téllez / La Tercera

El Presidente anunció la decisión, luego de que los votos oficialistas que el gobierno pidió asegurar no estuvieran consolidados. Cuestionamientos desde el gremialismo apuntaron al ministro Blumel.




Una conversación telefónica sostuvo este viernes en la mañana el timonel de RN, Mario Desbordes, con el Presidente Sebastián Piñera. Según fuentes oficialistas, el diálogo fue determinante para que el Jefe de Estado desistiera de presentar un veto para corregir la situación en la que quedaron los alcaldes con la ley que limita la reelección.

La decisión la anunció Piñera más tarde, a las 16.42, en La Moneda, flanqueado por todos sus ministros del comité político. Esto, justo el día en que vencía el plazo para enviar un veto. “Pensando en el interés de Chile, procedo hoy a promulgar esta reforma constitucional”, dijo el Mandatario, quien durante la mañana se había dado cuenta de que los votos en el oficialismo -una exigencia que había hecho el gobierno para presentar un veto- no estaban completamente consolidados.

En el diálogo con Piñera, Desbordes le había sincerado al Jefe de Estado que no podía asegurar los votos de su colectividad para que la estrategia tuviera éxito. En un inicio, ese partido planteó que tenían 27 votos seguros, y luego 25. Sin embargo, el escenario fue evolucionando hasta no tener certezas de cuántos apoyos habría para sostener la estrategia, que apuntaba a lograr que los alcaldes pudieran ir una vez más a la reelección.

De hecho, Desbordes sostuvo múltiples conversaciones con los ministros Gonzalo Blumel y Claudio Alvarado, en las que hicieron cálculos para ver si podían sortear con éxito el tema en el Parlamento. En RN, no obstante, comenzaron a surgir algunas dudas sobre si apoyar esta iniciativa. Y se empezó a articular una oposición al veto, liderada por el diputado Diego Schalper.

A esto se sumó que en la bancada UDI -desde donde habían asegurado que estaban disponibles 29 votos- también empezaron a surgir dudas de parlamentarios, entre ellos, Sergio Gahona.

Así, en La Moneda señalaban este viernes que era inviable avanzar en el veto, ya que los partidos no pudieron “garantizar los apoyos”. Para que la estrategia tuviera éxito necesitaban un mínimo de 52 votos, pero el Ejecutivo pedía tener al menos 58.

En el gobierno, además, reconocen que no podían arriesgarse al costo político que iban a tener ante la ciudadanía si es que impulsaban el veto. De hecho, transmitían que en los sondeos de opinión se veía una baja en la aprobación del gobierno, por lo que no podían arriesgar a que siguiera cayendo. Esto, en un contexto en que, además, el Ejecutivo dice que lo más probable es que enviarán vetos a dos proyectos despachados del Congreso: servicios básicos y protección a la niñez.

En este contexto, de hecho, Piñera defendió las herramientas que tiene para hacer valer la constitucionalidad de las iniciativas. “Quiero ratificar mi compromiso de cumplir con mi deber de Presidente de ejercer todas las atribuciones que me otorga la Constitución y las leyes para cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes”, afirmó.

La decisión de Piñera generó una profunda molestia en la UDI y en alcaldes de manera transversal. Esto, porque serán más de 90 jefes comunales los que no podrán ir a la reelección, lo que pondrá en jaque el control oficialista de varias comunas emblemáticas.

Luego de que el Presidente hiciera el anuncio, alcaldes de la Amuch se reunieron vía Zoom, cita en la que, en una especie de catarsis, se quejaron de la actitud adoptada por Blumel. Según asistentes, para algunos ediles la determinación buscaría favorecer a su partido, Evópoli, colectividad que se ha manifestado contra un veto.

“Es una decisión errada que traerá consecuencias. Nos sentimos desilusionados de la actitud del ministro Blumel. Se benefician parte de la oposición y Evópoli, ya que ahora se le abren comunas para competir”, dijo el alcalde de Colina, Mario Olavarría (UDI).

La presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, sostuvo que “lamentamos profundamente que no se haya tomado la decisión de enviar un veto”. Y más tarde, en T13, apuntó a Blumel y dijo que “la conducción política de este gobierno está bastante endeble, confusa (...). Vemos un gobierno sin convicción”.

En tanto, la jefa de bancada, María José Hoffmann, señaló que “es una lástima que la confusión en el gobierno y en el oficialismo la paguen los alcaldes”.

Comenta