Mario Desbordes, diputado y presidente de RN: "El proceso en La Araucanía no puede ser una plataforma para ninguna autoridad de gobierno"

Mario Desbordes

Foto: Dedvi Missene

El parlamentario remarca que la solución para el conflicto en la zona "va por lo político", algo que es "imposible abordar sin que haya orden público". Así, afirma que "tanto Moreno como Chadwick deben seguir a cargo de estos temas, pero trabajando en conjunto, sin que haya un policía bueno y un policía malo".




Con más del 80% de los votos, el diputado Mario Desbordes fue reelecto hace pocas semanas como presidente de Renovación Nacional, decisión que lo llevará a asumir formalmente por un nuevo período el 15 de diciembre próximo, en el consejo general del partido. Allí, planteará las cuatro líneas de acción que, en su opinión, debe abordar RN como prioritarias: delinear, en la diversidad, propuestas comunes; incorporar a los "nuevos chilenos" y un estamento de pueblos originarios; fortalecer el área laboral-sindical, y dar comienzo a la estrategia para abordar las elecciones municipales y de gobernadores regionales.

Mientras elabora esa reflexión, el parlamentario hace un alto para conversar sobre los hechos ocurridos en los últimos días en La Araucanía y la forma en que La Moneda y la coalición los han enfrentado. Con fuerza, defiende la reacción que tuvo el exintendente Luis Mayol, e incluso dice que el también militante de RN es "una gran alternativa" para asumir como candidato a gobernador en esa región.

Sin embargo, advierte que la zona no debe ser escenario de "protagonismos", y hace un llamado a "trabajar más unidos que nunca" en una solución multidimensional.

La aprobación al Presidente Piñera bajó del umbral del 40% por primera vez, según la encuesta Cadem. ¿Cómo recibe ese resultado?

Cuando la baja se produce por cuestiones estructurales, uno tendría que preocuparse más. En este caso, fue un hecho puntual, que es lo que sucedió en La Araucanía, y creo que la aprobación se va a ir moviendo nuevamente al alza. Al mismo tiempo, creo que uno tiene que ser consecuente y actuar en función de principios y no por lo que nos diga la encuesta. El Presidente Piñera y la coalición tenemos la convicción de que el Plan Araucanía es el camino correcto. Por lo tanto, hay que perseverar en eso, aunque las encuestas digan otra cosa.

¿En RN están conformes con cómo actuó el gobierno ante esos hechos?

Estamos conformes, porque el gobierno actuó con prudencia, esperó tener el máximo de información antes de opinar. El gobierno ha planteado algo que es evidente y que no dista mucho de lo que planteó la presidenta Bachelet en su gobierno: dejemos que las instituciones funcionen. Aquí ha habido en el Congreso una carrera por sentenciar sin tener ningún antecedente concreto. Cuando uno es oposición tiene que pedir, decir y hacer lo mismo que hace, dice o pide cuando es gobierno. Y, lamentablemente, la oposición ha dado un espectáculo bien triste. Dos diputados de la Nueva Mayoría, exgobernadores de la zona, hicieron el ridículo en la Comisión de Seguridad Ciudadana, cuando el general director de Carabineros les dice "oiga, estos son los mismos procedimientos que se hacían cuando usted era gobernador". Creo que el gobierno ha actuado bien, pero obviamente no se puede soslayar que ha habido salidas de libreto, que suceden cuando opina el que no debería opinar.

¿A quién ser refiere?

Se le criticó en su minuto y se justificó, el ministro de Justicia (Hernán Larraín), cuando dijo que había habido un error (por parte de Luis Mayol) al hablar de antecedentes penales; el ministro le agregó el "penales", porque el intendente habló de "antecedentes". En este caso, Camilo Catrillanca estaba formalizado por un delito de receptación, había sido sorprendido por Carabineros en un vehículo robado con patentes adulteradas, y si bien la fiscalía no logró que se le formalizara por robo, sí se le formalizó por receptación. Entonces, antecedentes policiales sí había. Pero, sobre todo, lo que uno tendría que hacer notar acá es que nunca en los últimos años, en ninguno de los gobiernos de la ex Nueva Mayoría o la Concertación, un general de Carabineros y un coronel habían asumido responsabilidad de mando, ni menos un intendente había asumido responsabilidad.

Hubo también críticas desde Evópoli al ahora exintendente Luis Mayol…

Fue una declaración que no ayudó, porque se entendió de otra manera, pero finalmente fue aclarada por el diputado que la hizo.

El diseño para abordar esta crisis venía dado desde La Moneda; fue el gobierno el que definió, por ejemplo, referirse a estos hechos como un "delito común", y la primera autoridad en calificarlos así públicamente fue Andrés Chadwick. ¿No cree que Mayol terminó pagando los costos?

Lo que hay es un delito común: el robo de tres vehículos a mano armada a cuatro mujeres que iban con sus niños es un hecho real. El gobierno no dejó caer a Mayol, lo que sucede es que ahora tenemos autoridades que tienen una formación ética bien distinta, capaces de asumir responsabilidades políticas cuando corresponde.

¿Usted considera que el gobierno ha entendido realmente lo que ocurre en la zona para poder enfrentar esa problemática?

Es primera vez que un gobierno presenta un plan integral para buscar una solución a lo que se denomina el conflicto de La Araucanía. La oposición ha tratado de esconder este plan, ha pretendido que lo único que se está haciendo son acciones policiales. Se ha llegado incluso a hablar de militarización, cuando eso es completamente ridículo. Creo que el gobierno sí ha entendido lo que hay que hacer. Va a enfrentar este tema como corresponde a un tema que es multidimensional: no es solamente orden público o comprar tierras, tiene que ver con una serie de demandas legítimas del pueblo mapuche, que van desde lo cultural al reconocimiento constitucional.

Desde el punto de vista de la opinión pública, la solución para La Araucanía es política por sobre lo policial. ¿Eso representa una complejidad para el gobierno?

El gobierno tiene muy claro que la solución va por lo político, pero es imposible abordar lo político sin que haya orden público, sin garantizar la vida y la seguridad de los habitantes. La opinión pública tiene una perspectiva de los hechos, y lo que está viviendo la ciudadanía mapuche y no mapuche en la zona es muy distinto. Son centenares de mapuches amenazados de muerte, agredidos, que se les han quemado las casas, que están con medidas de protección de Carabineros. La enorme mayoría del pueblo mapuche no está por la violencia, y este grupúsculo de delincuentes que está por la vía armada no puede doblarle la mano al Estado y someter a quienes no están de acuerdo con ellos.

El accionar del gobierno parece ir en dos líneas: una que tiene que ver con lo que representa el ministro Alfredo Moreno y el Plan Araucanía, y otra vinculada a materias de seguridad, encabezada por Andrés Chadwick. Usted plantea que deben estar ambas, pero, en su visión, ¿cuál debe predominar?

La solución de fondo se va a lograr por la vía política, pero ninguna de estas líneas de trabajo debe ser exclusiva de un ministro, de una persona o de una autoridad. Los habitantes de Ercilla vivieron el fin de semana pasado una situación como lo que está pasando en Nicaragua, donde hay violencia desatada en las calles, en un caso por parte del Estado y, en el caso de Ercilla, por parte de un grupo violentista minoritario. Esto obliga al gobierno a avanzar en materia de seguridad ciudadana en paralelo a la concreción de este famoso Plan Araucanía. Pero acá todas las autoridades tienen que trabajar de la mano, no tiene que haber uno que haga del bueno y otro que haga del malo, y este proceso no puede ser visto como una plataforma para ninguna autoridad de gobierno, hay que dejar de lado intereses personales, intereses de cada partido, no puede primar la búsqueda de protagonismo de nadie. Con esto no aludo a nadie en particular, todos debemos trabajar de la mano, desde concejales hasta ministros de Estado, para sacar adelante esta propuesta, ojalá transversalmente. Autoridades de la Nueva Mayoría, del Frente Amplio y del gobierno trabajando de la mano en una búsqueda definitiva de soluciones.

Quienes han liderado estas líneas de acción son Chadwick y Moreno. ¿Cómo evalúa usted la labor que han realizado?

Conozco más de cerca lo que ha hecho el ministro Chadwick y creo que ha hecho un buen trabajo. El trabajo del ministro Moreno ha redundado en esta propuesta de Plan Araucanía, que ha recogido propuestas anteriores y ha permitido sentar a mucha gente a la mesa, eso lo valoro mucho. ¿Ha faltado más coordinación en la zona? Es evidente y tiene que ser solucionado ahora. Por eso, creo que tanto Moreno como Chadwick deben seguir a cargo de estos temas, pero trabajando en conjunto, sin que haya un policía bueno y un policía malo.

Es de público conocimiento que RN ha tenido una mala relación con Moreno. ¿Eso pasa también por una falta de involucramiento de los diputados de la zona en el trabajo que él hace allá?

Hay que tener una coordinación que viene desde el Ministerio y eso había estado deficitario. Eso se debe mejorar ahora, con diputados, concejales, alcaldes, líderes sociales, hay que hacer un trabajo más coordinado, y es parte de este segundo tiempo en el trabajo en La Araucanía.

Respecto de Carabineros, ¿cómo evalúa el rol que está cumpliendo la institución a partir de todo lo ocurrido en las últimas semanas?

Hay que considerar que el rol de la institución va mucho más allá que un hecho específico. Cuando un policía comete un error, debe ser amonestado, y si comete un delito, debe ser sancionado y castigado duramente. Pero la institución como tal, con más de 50 mil funcionarios, merece el respaldo de la sociedad, del gobierno y del Estado. Se ha mentido mucho en las últimas semanas: he visto a autoridades del gobierno anterior diciendo que no tenían idea de que se mandaba gente a estudiar a Colombia. Lo que debemos hacer, olvidando ya esta discusión pequeña, es respaldar el accionar de Carabineros, adoptar todas las medidas para que este accionar se enmarque como corresponde en el contexto legal y constitucional, arbitrar todas las medidas financieras, porque no puede ser que exista ningún pedazo del territorio que no esté bajo la soberanía nacional, donde operen verdaderos estados dentro del Estado. No era correcto en Colonia Dignidad y no es correcto en Temucuicui.

Comenta