Mesa de trabajo de Londres 38 admite problemas de “clima organizacional” durante gestión de futura ministra Benado

La futura ministra del Deporte, Alexandra Benado.

El sitio de memoria publicó este jueves un nuevo comunicado abordando las denuncias de exfuncionarios sobre supuesto maltrato laboral ejercido por la futura ministra del Deporte de Gabriel Boric. En el texto, reconocen la existencia de problemáticas laborales, la realización de auditorías externas para abordarlos y manifiestan su "disposición" a colaborar en una eventual investigación.




En medio de la polémica por las denuncias en contra de la futura ministra de Deporte, Alexandra Benado, por supuesto maltrato a extrabajadores de la organización Londres 38 -de la cual fue coordinadora general-, la mesa de trabajo de la entidad publicó la mañana de este jueves 27 de enero un comunicado abordando las acusaciones realizadas, en redes sociales, por un grupo de denunciantes.

En la declaración -la segunda que emiten-, la mesa de trabajo admitió por primera vez que la “construcción” del “proyecto no ha estado exenta de errores, dificultades, conflictos y tensiones que hemos buscado afrontar a través de diversos procesos internos”, lo que llevó a la realización de “consultorías externas” en el periodo en que Benado estuvo en Londres 38.

Todo comenzó el 21 de enero, cuando Lissette Fossa, quien fue coordinadora de prensa de Londres 38 entre junio de 2017 y febrero de 2019, publicó una denuncia sobre la futura ministra del Deporte en Twitter, minutos después de su designación. “Maltratadora y desde mi punto de vista, bastante ineficiente, cosa que se lo dije cuando renuncié. Terminó por acabar con todo el equipo original de Londres 38. Sobre mí ejerció maltrato psicológico”, acusó la periodista.

Fossa, quien trabajó en la candidatura presidencial de Beatriz Sánchez, aseguró entonces a La Tercera que Benado mostraba una desconfianza extrema de sus capacidades profesionales, que le gritó “varias veces”, la “trató de tonta” y le hizo la “ley del hielo” por más de un mes pese a estar a dos metros de distancia, en la misma oficina.

A las acusaciones se sumaron luego otros cuatro extrabajadores de Londres 38 quienes, ese mismo viernes 21, emitieron una declaración pública -que también enviaron por correo al equipo del Presidente electo Gabriel Boric- en la que insisten en los reparos y le piden que reevalúe la designación.

“Ésta sería una señal importante para los funcionarios públicos –actuales y futuros– del ministerio del Deporte, promoviendo la ética en las dirigencias públicas, que aseguren un ambiente laboral de dignidad, respeto a los jóvenes profesionales, sin perjuicio de las capacidades de éstos”, expresaron.

Frente a esa primera declaración sobre las denuncias, Londres 38 respondió: “no hemos conocido ninguna denuncia formalizada a través de los canales existentes para enfrentar los conflictos laborales, así como tampoco a través de los propios de nuestra organización”. Añadiendo que Benado contó con su “plena confianza” durante los cinco años de su desempeño.

Cinco días después de la primera carta de denuncia por parte de los extrabajadores, estos últimos decidieron -el 26 de enero- redactar una segunda misiva dirigida al equipo de Boric. En ese texto aseguraban que sí habían realizado “más de una denuncia por los canales internos de la organización (que son las directoras mismas)”, contrario a la versión entregada por el sitio de memoria en su primer comunicado.

En esa segunda misiva los cinco denunciantes lamentaban que, hasta ese momento, el equipo del Presidente electo no los había contactado y añadían nuevos antecedentes sobre el asunto, como las cartas de renuncia de Fossa y de Daniela Cornejo, exasistente administrativa y coordinadora de los proyectos culturales, además del despido de Andrea Ocampo, excoordinadora de Comunicaciones. Todas aseguran que abandonaron el sitio por el mal clima laboral, a pesar del cariño que tenían por Londres 38.

Hasta la hora de publicación de este artículo, los denunciantes afirman que el equipo de Boric todavía no se había comunicado con ellos respecto a las acusaciones de maltrato.

Detalles de la declaración

Junto con admitir dificultades en el ambiente laboral, la declaración emitida este jueves precisa, respecto a las consultorías externas, que éstas se realizaron entre 2018 y 2021, y trataron sobre “problemáticas” en la “toma de decisiones, clima organizacional y relaciones laborales”. También admitieron que priorizaron compromisos relacionados a sus labores durante el estallido social y la pandemia, “en desmedro del proceso para discutir e implementar recomendaciones surgidas de las asesorías e intervenciones”

Londres 38 finalizó el comunicado mencionando que están disponibles para “entregar toda la información que se requiera en relación con las situaciones denunciadas y colaborar con cualquier proceso de investigación que se nos solicite, dejando abierto como canal de comunicación nuestro correo institucional”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.