Ministro Blumel por resultados de encuesta CEP: "Nadie puede sacar cuentas alegres (...). Era esperable una crisis de confianza y legitimidad muy profunda"

Gonzalo Blumel

El secretario de Estado además señaló que "aquí nadie tiene que escabullir su responsabilidad" y que "las encuestas no determinan la legitimidad de los gobiernos".




Ayer jueves se dieron a conocer los resultados de la última encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP), correspondiente a diciembre. Dicha medición es la primera que se realizaba luego de las masivas manifestaciones que han ocurrido en el país desde el pasado 18 de octubre.

Y los resultados fueron lapidarios para la gran mayoría de las instituciones del país, entre ellas, el gobierno y el Presidente Sebastián Piñera, quien obtuvo un 6% de aprobación en la encuesta.

https://www.latercera.com/politica/noticia/chile-la-crisis/976966/

Durante este viernes, el ministro del Interior, Gonzalo Blumel, se refirió a este y otros temas en conversación con el programa Hablemos en Off, de Radio Duna.

Consultado sobre el balance de la CEP, y sobre cómo se supera ese nivel de aprobación, señaló que "yo creo que con mucha humildad y también escuchando con atención los temas que está planteando la ciudadanía, y fundamentalmente haciéndose cargo de las demandas centrales que forman parte del debate público".

"Yo creo que la encuesta muestra que, en primer lugar, nadie puede sacar cuentas alegres en la crisis social más profunda del país al menos desde el retorno de la democracia, era esperable, no por ello positivo, una crisis de confianza y legitimidad muy profunda, institucional, pero no solo en las instituciones, sino que en los principales liderazgos políticos", añadió el ministro.

Posteriormente señaló que "las prioridades que la gente plantea, fundamentalmente, son pensiones, salud e ingresos de las personas. Y nosotros hemos hecho un esfuerzo grande, lo estamos haciendo, estamos buscando acuerdos, para avanzar con la reforma previsional, con una reforma a la salud, y también la mejoría de los ingresos de los trabajadores. Yo no digo que con eso se van a solucionar todos los problemas ni se van a recuperar todas la confianzas, pero creo que hay que atender al llamado o a la demanda de la gente de más democracia, de más participación".

Respecto a qué incentivo tiene la oposición para legislar con un gobierno con tan baja aprobación, sostuvo que "el Congreso tiene un 3% de aprobación y los partidos políticos un 2%. Si este es un problema general. Yo no quiero decir que 'mal de muchos, consuelo de tontos', pero aquí nadie tiene que escabullir su responsabilidad. Encausar esta crisis, como por ejemplo se logró un buen acuerdo en material constitucional el 15 de noviembre y la encuesta demuestra que efectivamente ese es el camino".

Sobre una eventual ilegitimidad del actual gobierno debido a la baja aprobación, sostuvo que "esas son tentaciones antidemocráticas que no podemos aceptar. Si las encuestas no determinan la legitimidad de los gobiernos. Los gobiernos tienen su legitimidad en base a un mandato popular con elecciones que se realizan cada cuatro años y eso en definitiva es lo que delega el poder por parte de la ciudadanía a las autoridades. En consecuencia, creo que las personas que plantean eso además de ser voces que muestran convicciones muy poco democráticas, son voces que tenemos que aislar. Porque ese tipo de planteamientos son absolutamente inaceptables".

En relación a un incumplimiento del mandato por parte del gobierno, Blumel afirmó que "estamos hablando de que lo que se observa en la encuesta es una caída generalizada de las instituciones. En consecuencia, todos tenemos que hacernos cargo de las dificultades. El gobierno tiene sus responsabilidades a la hora de gobernar, y las estamos cumpliendo con responsabilidad. Por cierto hay dificultades que son muy grandes, pero las estamos cumpliendo, llevando adelante la agenda social en las áreas que señalé".

Consultado sobre la querella presentada en su contra por sectores de la oposición, el secretario de Estado afirmó que "las acusaciones constitucionales y las querellas, reflejan un ánimo muy bajo de poder superar esta crisis. Es una muestra más de que lo único que les interesa es no colaborar o no contribuir, tal como fueron las acusaciones constitucionales y las interpelaciones. Carabineros se ha venido haciendo cargo de las dificultades, de los problemas que se han venido produciendo. Hay 900 sumarios, está la Fiscalía actuando, están los tribunales actuando. Y las instituciones obviamente que van a hacerse cargo de esas denuncias".

Orden público

Sobre los resultados de la CEP que muestran un rechazo a la fuerza policial para controlar el orden público, Blumel afirmó que "sin duda es una paradoja que hay que mirar con atención. Y por eso estamos impulsando cambios, reformas y modernizaciones a las policías y en particular a Carabineros. El deber del orden público es una garantía democrática. El Estado no puede ni debe renunciar a esa facultad. Tiene que asegurarle la seguridad a los ciudadanos. El orden público lo que permite es el ejercicio de los derechos, la eficacia del Estado. Yo creo que lo que se tiene que profundizar es el uso de la fuerza legítima en base a los principios que regulan el uso de la fuerza: el principio de proporcionalidad, de legalidad, de racionalidad, en el sentido que la fuerza se tiene que usar en función de lo que es necesario, ni más, ni menos".

"Las herramientas que teníamos para el control del orden público, previo al 18 de octubre, han demostrado ser muy insuficientes para lo que se necesita hoy. Hoy día hemos visto que se necesitan estrategias más focalizadas, más selectivas. Tuvimos una reunión con los alcaldes de esas comunas, y creo que también fue positivo, porque Carabineros, junto con los alcaldes, el intendente, se sentaron a la mesa, conversaron, hicieron una serie de cambios y perfeccionamientos de los métodos y la estrategia de invervención y eso también ha permitido ir mejorando gradualmente, no digo que se hayan reducido, anoche tuvimos problemas en algunas comisarías, pero ha permitido mejorar las estrategias de intervención, minimizando los efectos en los vecinos, y maximizando los objetivos de seguridad pública. Pero necesitamos más herramientas, y por eso estamos haciendo una reforma a Carabineros, por eso estamos impulsando cambios al sistema de inteligencia", agregó.

"Ley Antisaqueos"

"Creo que la "Ley Antisaqueos", que aumenta las sanciones a los saqueos, a las barricadas, al "que baila pasa", al "No +´TAG", al lanzamiento de objetos contundentes, que es la forma en que más atacan hoy a los carabineros, creo que es una buena señal. Es una señal positiva. Obviamente no es la solución de fondo a todos los temas de orden público, ni es la solución definitiva a la crisis social de nuestro país que tiene que ver con, sobre todo, reformas sociales, y el itinerario constitucional. Pero si no tenemos el orden público que es la base para poder sacar adelante la agenda social y la agenda constitucional, va a ser muy difícil, sino imposible, poder ir encausando y superando esta crisis", aseguró.

Consultado sobre las versiones que apuntan a que la legislación actual ya cubre dichos delitos y que sería un "populismo punitivo", aseguró que "yo no estoy de acuerdo. En primer lugar, el Frente Amplio votó a favor de la idea de legislar en la Cámara de Diputados y producto de las críticas en las redes sociales después cambiaron de posición, y se pasaron a una posición muy contraria, entonces eso es una cosa que tiene que ver con otras razones más que la efectividad o no de ese tipo de instrumentos".

"En segundo lugar, ¿cuál es el problema que se nos estaba produciendo? Los delitos o las alteraciones del orden público, desde el 18 de octubre lo que más hemos tenido, en materia de seguridad ciudadana, un aumento muy fuerte de los delitos de orden público, los desórdenes públicos crecieron 5.200% en comparación al año 2018. Los saqueos, 156% si no me equivoco, el maltrato de obra a Carabineros, 50%. Y por contrapartida, los delitos convencionales de la seguridad ciudadana, los robos, los hurtos, han bajado porque la delincuencia se ha concentrado en los delitos vinculados al orden público", añadió.

"Entonces lo que nos estaba pasando, lo que vimos con las policías, lo que hemos visto con los fiscales, es que por ejemplo algunos delitos como el caso de los saqueos, que estaban tipificados como robo en lugar no habitado, tenían penas muy bajas. En consecuencia, cuando Carabineros tomaba detenidas a estas personas y las ponía a disposición de la Fiscalía y los tribunales, al día siguiente quedaban en libertad porque las penas asociadas eran muy bajas y por ello no había una sanción relevante. De hecho hubo una polémica hace un tiempo producto que, al parecer, iba a ver una masiva suspensión condicional del procedimiento a grupos grandes de personas que habían cometido saqueos. Y eso es absolutamente inaceptable, porque el saqueo es un delitos muy grave que afecta la propiedad y el derecho de emprender sobre todo del pequeño y mediano comercio", indicó el secretario de Estado.

Comenta