Ministro de Justicia dice que la mayoría de los jueces son de izquierda

Imagen Hernan Larrain 21

En cónclave UDI también criticó designaciones de notarios, donde dijo que primaba el "amiguismo". Reiteró intención de cambiar el sistema.




"Tenemos otras ideas, pero no las quiero ni mencionar porque van a molestar mucho a los notarios", dijo el ministro de Justicia, Hernán Larraín, ayer durante una exposición en la jornada de clausura del cónclave programático de la UDI en Punta de Tralca.

El secretario de Estado hacía alusión a una serie de cambios que está evaluando el gobierno al actual sistema con que se designan los notarios. Esto tras hacer un crítico diagnóstico a partir de la fallida nominación del exfiscal Luis Toledo, quien investigó los inicios del caso Caval, como notario de San Fernando.

"Afortunadamente los errores del gobierno pasado nos ayudan a poner este tema en la palestra, porque cuando empezó el lío de los nombramientos, cuando nombraron en San Fernando un notario y después lo echaron para abajo y era el fiscal que había visto el caso de la Presidencia, se les armó un enredo. Porque lo que pasa con el sistema de nombramiento de notarios es que, ustedes lo saben, es la fuente del amiguismo. Los nombres los propone la Corte de Apelaciones en una terna y lo resuelve un ministro de Justicia. No he visto un sistema más discrecional", dijo Larraín.

Agregó que desde que asumió en la cartera le ha tocado nombrar a varios ministros. "Claro, mandan algunos antecedentes, pero al final hay mucha discrecionalidad. Y como hay mucha discrecionalidad lo que pasa es que aquí hay mucha presión política, religiosa, de amistades para nombrar a notarios, y eso no es sano. Por lo tanto, estamos cambiando el sistema notarial, cambiando el sistema registral, haciéndolo más expedito, más moderno, más tecnológico y evitando todo lo que pueda ser la presencia física en las notarías. Dándole fuerza a la firma electrónica y estableciendo un sistema de nombramiento de notarios que sea por concurso público, transparente y fundando en el mérito. De manera de cambiar malas prácticas que se vienen acompañando por años."

También dijo que pese a todos los intentos y anuncios que se han hecho en pos de modificar el sistema, "la fuerza del mal impide que estos avancen".

"Se presenta uno y vamos a cambiar, y no me pregunten por qué, a los dos meses el proyecto no avanza. La respuesta es muy simple: las presiones son de tal magnitud, que nadie quiere", dijo, agregando que ahora "vamos a cambiar el sistema con mayor convicción"

Poder Judicial

Larraín también dijo que el gobierno busca que el Poder Judicial tenga modificaciones, tanto en la designación de jueces como en el sistema garantista que ha caracterizado al nuevo sistema penal.

"Si miran y analizan la estructura de los jueces se van a dar cuenta de que la mayoría de los jueces son de izquierda. ¿Y por qué? Porque en los últimos años, cuatro años hemos tenido gobierno de derecha y 24 años de gobiernos de izquierda. Y como los ministros de Justicia son los que nombran a los jueces, el resultado es dos más dos", afirmó.

"Entonces, cómo cambiamos esto. Bueno, vamos a seguir teniendo jueces, así que ahora algo 'netearemos', pero más que eso vamos a nombrar buenos jueces", agregó en tono distendido durante la exposición, que si bien fue abierta a la prensa, el ministro pensó que era restringida a los militantes gremialistas.

"Lo que hay que hacer es tener un mecanismo de designación de jueces público, transparente y fundando en el mérito. Y no en el amiguismo, ni en la cuña, ni en que fui amigo del ministro de la Corte Suprema. Vamos a ser limpios y transparentes", enfatizó.

Entre los cambios mencionó terminar con los abogados integrantes de las salas por un sistema de ministros suplentes. "Y finalmente, la academia judicial (...) que ha tenido una conducción complicada, por ejemplo, en la formación de los jueces penales, ha sido muy garantista, creemos que debiera tener una mirada un poquito más equilibrada".

Agregó que la academia judicial podría formar, incluso, a fiscales. Una opción que, dijo, ya ha sondeado con la asociación de fiscales. "Nosotros podemos crear en torno a la academia judicial, y probablemente en red con universidades, mecanismos de formación de mayor calidad, de mayor exigencia, de manera de realmente mejorar la calidad del trabajo de labor que hacen los organismos auxiliares, los fiscales y, por cierto, de los jueces".

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.