Pandora Papers: Piñera asegura que la decisión de vender Minera Dominga “no me fue consultada ni informada” para evitar conflictos de interés

El Mandatario realizó un punto de prensa en La Moneda acompañado por el vocero de gobierno, Jaime Bellolio. "Ni mi familia ni yo tenemos sociedades de inversión en el extranjero”, aseguró. Y dijo también que “el hecho de ser presidente me ha significado perjuicios en lo personal, y no beneficios”.



Pasadas las 14.00 horas el Presidente Sebastián Piñera realizó un punto de prensa en el Palacio de La Moneda para referirse a la investigación denominada “Pandora Papers” en la cual se le vinculó a una compraventa de la Minera Dominga en Islas Vírgenes.

El Mandatario, quien estuvo acompañado por el vocero de gobierno, Jaime Bellolio, explicó que “desde el mes de abril de 2009, hace ya más de 12 años, y antes de asumir mi primera presidencia, me desligué absoluta y totalmente de la administración y gestión de las empresas familiares y de cualquier otra empresa en que hubiere participado. Y adicionalmente y en forma voluntaria, porque en esos tiempos no existía ninguna ley que lo exigiera, constituí fideicomisos ciegos para la administración de todos los activos financieros”. Y agregó que la misma decisión fue adoptada por su esposa e hijos.

“A partir de esa fecha no tuve ningún conocimiento de las decisiones de inversión de las empresas antes mencionadas, las cuales fueron y son gestionadas por sus respectivos directorios y por una administración profesional. El objetivo de estas decisiones fue enfrentar la candidatura presidencial y la futura presidencia, con total y absoluta independencia autonomía para poder ejercer el cargo de Presidente con un solo norte: defender el bien común, el interés de todos los chilenos y respetando siempre la Constitución y la ley”, complementó.

En ese sentido, afirmó que la decisión de vender Dominga por parte de las empresas que le administraban la Minera, fue algo que “no me fue consultado ni informado” para evitar conflictos de interés.

Ayer domingo el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) reveló la investigación denominada Pandora Papers -que en Chile contó con la participación de Ciper y LaBot- donde se dio cuenta de que las familias de Sebastián Piñera y Carlos Alberto Délano concretaron una millonaria compraventa de la Minera Dominga en Islas Vírgenes Británicas.

La investigación dio cuenta de que en diciembre de 2010, Délano compró la participación de todos los otros socios en Minera Dominga, que incluía a la familia presidencial Piñera-Morel, en US$ 152 millones. Y que parte de dicha operación se habría realizado en las Islas Vírgenes Británicas, donde se firmó un contrato que establecía un pago en tres cuotas. Según el reportaje, el último pago habría estado condicionado a que el sector no se declarara zona de exclusión. Y se aseguró, además, que los inversionistas, incluyendo la familia presidencial, habrían obtenido una ganancia de 1.000% en 18 meses.

Tras conocerse la información, desde Presidencia emitieron un comunicado en el cual aseguraron que “el Presidente nunca ha participado ni ha tenido información alguna respecto del proceso de venta de Minera Dominga, operación que se produjo en el año 2010, cuando el Mandatario ya no tenía ninguna participación en la administración de esas empresas”.

A ello se sumó la declaración que durante la mañana dio el ministro vocero de gobierno, Jaime Bellolio respecto a que Piñera no tuvo participación en venta de Dominga y acusó “motivación política” en las críticas de parlamentarios al Mandatario.

“Ni mi familia ni yo tenemos sociedades de inversión en el extranjero”

En ese sentido, Piñera aseguró que “los hechos mencionados en ese reportaje no son nuevos, fueron públicamente conocidos el 2017 y fueron investigados en profundidad por el Ministerio Público y resuelto por los tribunales de Justica el 2017″.

Agregó que “al terminar esa investigación la Fiscalía recomendó terminar con la causa, porque la venta se ajustaba plenamente a derecho, por la inexistencia de cualquier delito y por haberse declarado judicialmente la inocencia de este Presidente de cualquier cargo relacionado con la mencionada operación”.

El Mandatario también señaló categóricamente que “ni mi familia ni yo tenemos sociedades de inversión en el extranjero”. Y que “el hecho de ser presidente me ha significado perjuicios en lo personal, y no beneficios”.

Asimismo dijo que el producto de la venta de Dominga “fue íntegra e inmediatamente remesado a su empresa madre dueña en Chile. Y se cumplió estrictamente con las reglas tributarias existentes en Chile y no tuvo ningún efecto en los impuestos a pagar en esa operación”.

“Desde hace ya más de 10 años que ni este Presidente ni mi familia tiene participación alguna en Dominga”

Piñera fue consultado por la prensa respecto a un eventual conflicto de interés a raíz de la venta de dominga y de la cláusula que establecía el pago de una tercera cuota a que el terreno donde se quiere emplazar el proyecto no fuese decretado como zona de exclusión.

Al respecto aseguró que “durante el periodo en que mi familia fue parte de la propiedad, indirectamente y como socios pasivos de Minera Dominga, la empresa no hizo ninguna presentación, de ninguna naturaleza ante autoridades del Estado. Por tanto, mal puede haber un conflicto de interés si nunca se pidió a ninguna autoridad o institución del Estado, ningún pronunciamiento”.

Y que “desde hace ya más de 10 años, en que se vendió Minera Dominga, ni este Presidente, que nunca tuvo, ni tampoco ningún miembro de mi familia tiene participación alguna en Minera Dominga. Así que cómo puede haber un conflicto de interés por una participación que ocurrió hace más de 10 años y que terminó hace más de 10 años”.

“Me parece absolutamente inaceptable que se utilice una información ya conocida”

Piñera también criticó a quienes utilizaron esta información para criticarle, apuntando específicamente al mundo político.

“Es verdad que la política chilena está viviendo un clima de mucha descalificación y poco respeto por la verdad. Sin embargo me parece absolutamente inaceptable que se utilice una información ya conocida por la opinión pública, sobre la cual ya se pronunciaron sobre mi total inocencia los máximos tribunales de justicia, descartando la existencia de cualquier irregularidad o delito, y además estableciendo la nula participación de este presidente”, aseguró.

El Mandatario también se refirió a la posibilidad de que se impulse una nueva acusación constitucional en su contra tras la revelación de estos antecedentes.

“Pienso que no tiene absolutamente ningún fundamento. Que se haga una acusación constitucional por hechos que fueron conocidos e investigados por la Fiscalía y en que los máximos tribunales de justicia de nuestro país en forma unánime se pronunciaron, descartando toda irregularidad y delito, y ratificando la plena inocencia del Presidente no puede ser base para una acusación constitucional”, afirmó.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Imperdibles