Piñera decreta estado de catástrofe nacional durante tres meses

El plan del gobierno es que las Fuerzas Armadas colaboren en el cumplimiento de las medidas sanitarias que vaya decretando el Ejecutivo.




De forma reservada, La Moneda comenzó esta semana a hacer la revisión legal de cuál estado de excepción era el más adecuado para enfrentar la crisis sanitaria, optando por un estado de catástrofe nacional por tres meses, según dio a conocer el Presidente Sebastián Piñera.

La decisión fue anunciada luego de que el ministro de Salud, Jaime Mañalich, confirmara 238 personas diagnosticadas con Covid-19.

El Mandatario dijo que el objetivo es “dar mayor seguridad a hospitales y sitios de atención de salud; proteger mejor la cadena logística y traslado de insumos médicos; facilitar el cuidado y traslado de pacientes y personal médico, y la evacuación de personas; resguardar el cumplimiento de las cuarentenas y medidas de aislamiento social; garantizar la cadena de producción y distribución para asegurar el normal abastecimiento de la población, y proteger y resguardar las fronteras”.

En concreto, el gobierno podrá tomar una serie de medidas, como la restricción de reuniones en espacios públicos, asegurar la distribución de bienes y servicios básicos, establecer cuarentenas o toques de queda, dictar medidas para la protección de servicios de utilidad pública y limitar el tránsito o locomoción de personas.

El plan del Ejecutivo contempla que las Fuerzas Armadas no tomarán decisiones respecto de medidas sanitarias, sino que velarán por su cumplimiento. Estas resoluciones las tomará el Presidente, quien delegará esta tarea en el ministro de Salud. De esta manera habría quedado establecido en el decreto que estipula el estado de excepción.

Así, las labores encomendadas a los militares serán colaborar con el resguardo de todas las fronteras, con énfasis en los pasos no habilitados. Asimismo, intensificarán el control de la aduana sanitaria.

Sobre colaboración en materias de salud, deberán velar por el transporte de vacunas, traslado de pacientes y ayudar en el aumento de la capacidad hospitalaria. Esto, con el buque Sargento Aldea y los centros de atención sanitaria Pame, que son móviles.

Otras misión relacionada con esta área será garantizar la cadena de alimentos.

Respecto el resguardo de infraestructura crítica de servicios públicos, el plan es que esta tarea sea encomendada a Carabineros, pero bajo el mando del jefe de la Defensa Nacional. En esta línea, colaborarán con las policías en el control de orden público.

Si es que se llega a decretar toque de queda, indican en el Ejecutivo, va a obedecer a una materia sanitaria. Sin embargo, esta posibilidad aún no está sobre la mesa.

La vocera de gobierno, Karla Rubilar, explicó que las medidas se irán “notificando en el momento” y precisó que “en caso de ser necesario, se podrá restringir la circulación en ciertas ciudades”.

La Moneda bajo presión

El Presidente comenzó a analizar a principios de la semana la idea de decretar un estado excepcional, que en la práctica significa sacar por segunda vez a los militares a las calles. En octubre se decretó estado de emergencia, por razones de resguardo del orden público, en medio de la crisis social.

La decisión de Piñera estuvo antecedida por una fuerte coacción desde distintos sectores -alcaldes, parlamentarios del oficialismo y la oposición- para que tomara acciones de cuarentena y para la fijación de precios de productos para contener la especulación.

La presión política desde el propio bando oficialista había llegado cuando el intendente Felipe Guevara le dio cuenta al ministro del Interior, Gonzalo Blumel, de que un grupo de alcaldes le había recalcado la urgencia de que el Ejecutivo zanjara el asunto. En La Moneda, en todo caso, aseguran que la decisión del Jefe de Estado no pasó por las “presiones”, sino que para “adelantarse ante escenarios adversos”. Esto, porque recalcan que el virus en Chile aún no cobra víctimas y prefieren prevenir.

En entrevistas a diversos canales de televisión, Piñera criticó a quienes hacen “especulación de precios” y advirtió que “el estado de derecho nos permite requisar”. Sobre el escenario del país ante el coronavirus, dijo que “Chile está mucho mejor preparado que Italia para enfrentar esta situación”.

Comenta