Piñera refuerza postura tras contraste entre ministerios por decisión de restarse de pacto migratorio

Autor: Paula Catena

En medio de declaraciones cruzadas sobre si migrar es o no un derecho humano, Mandatario volvió a abordar el tema en tres ocasiones. En el gobierno admiten que les “conviene” mantener este asunto en agenda.


En menos de 20 minutos, tres autoridades del gobierno salieron este miércoles en la mañana a abordar, en La Moneda, la polémica que ha generado la decisión de restarse del Pacto Mundial para la Migración de la ONU. Primero fue el Presidente Sebastián Piñera, luego el canciller Roberto Ampuero y, finalmente, la vocera, Cecilia Pérez.

Si bien desde Palacio argumentaron que “cada uno cumplió un rol” con esas intervenciones públicas, la puesta en escena reflejó algo que en el propio Ejecutivo admitían en privado: un “desorden” en las vocerías y que las dos primeras fueron improvisadas. Todo esto, provocado por las diferencias que habían quedado en evidencia entre el titular de RR.EE. y el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, quien dio a conocer el domingo la decisión sobre la materia.

Mientras Ubilla aseguró ese día, como uno de los argumentos para restarse del acuerdo, que “nosotros decimos que la migración no es un derecho humano”, Ampuero afirmó el martes que “yo pienso que es un derecho humano migrar”.

Los dichos del canciller generaron una complicación adicional para argumentar la postura de La Moneda, debido a que mostró una diferencia entre dos carteras y generó un “desorden” a la hora de comunicar. En el Ejecutivo algunos insistían en privado que la postura de Ampuero era la correcta y que los dichos de Ubilla fueron “desafortunados”, debido a que -recalcaron- migrar es un derecho humano que está consagrado en la declaración universal de la ONU.

Pese a eso, el gobierno apostó por bajarle el perfil al tema, entregar un mensaje conciliador y no apoyar directamente ni los dichos de Ampuero ni los de Ubilla. Así, en ninguna de las tres declaraciones de las autoridades se utilizaron las palabras “derechos humanos”.

El Mandatario -tras participar de la inauguración de la Apec 2019, donde estuvieron presentes Ampuero y los senadores José Miguel Insulza y Ricardo Lagos Weber, quienes han manifestado su rechazo a la decisión del Ejecutivo- realizó una improvisada declaración de dos minutos. Sin aceptar preguntas, dijo que “en el tema de migración, la posición de Chile es simple y clara: toda persona tiene derecho a dejar o abandonar su país, pero también todo país tiene derecho a decidir quién ingresa a su territorio, y esos dos derechos a veces coinciden y a veces se contraponen”.

Con sus dichos, el Jefe de Estado dejó entrever la postura que en Palacio transmitían en privado: que si bien “migrar” -es decir, la acción de salir de un país- está consagrada como un derecho humano, “inmigrar” -es decir, ingresar a un país determinado para establecerse- depende de cómo lo regula cada Estado.

Así, en el gobierno afirmaban que el “error” de Ubilla radicó principalmente en “el uso del lenguaje” y no “en el fondo”. De esta manera, además, Piñera salió por segunda vez a “contener” las diferencias entre Interior y Cancillería. La primera vez fue el lunes, cuando, en medio de las distintas versiones sobre que algunos en RR.EE. estaban por adherir al pacto migratorio, el Mandatario salió a decir que fue él quien tomó la decisión.

Más allá de que en La Moneda reconocen que la decisión se pudo haber socializado previamente para evitar el factor sorpresa de las críticas que surgieron, incluso, desde el propio oficialismo, recalcan que la intervención de Piñera es porque “quiso dejar clara” cuál es la postura chilena en un tema que al gobierno “le trae réditos”. En ese sentido, las mismas fuentes afirman que al gobierno le “conviene” mantener esta materia instalada en la opinión pública.

De hecho, Piñera también se refirió al tema en Twitter. Y por la tarde volvió a abordarlo, sin que se le preguntara, en una actividad en Talca. Esto, buscando difundir su mensaje también en regiones. “Queremos que Chile sea un país abierto a la gente que viene a empezar una nueva y mejor vida, pero respetando nuestras leyes (…). Y queremos cerrar nuestras fronteras a todos aquellos que vienen a causarnos daños”, dijo, en la misma línea de lo que comentó en Twitter y de lo que ha sido uno de los ejes de la política migratoria desde la campaña. Esto, en un tema que -dicen en el oficialismo- tiene buena recepción en el electorado de centroderecha, pero que -en contraste- no figuró entre las prioridades ciudadanas en la última encuesta CEP.

Además, sostuvo que “podrán decir lo que quieran muchas autoridades, pero como Presidente siempre voy a privilegiar el interés de Chile y de los chilenos, y no el interés de funcionarios y de algunos organismos internacionales”, junto con señalar que “sé que para mucha gente estar en buena con los organismos internacionales es muy importante, a mí me interesa más estar en buena con el país”. Y agregó: “El acuerdo de Marrakech reduce o limita nuestra soberanía, incentiva la migración ilegal, y si bien dice que no es vinculante, lo que establece todo ese acuerdo son obligaciones y deberes que asumen los Estados”.

Las múltiples vocerías

Durante la mañana, 10 minutos después de la primera intervención de Piñera en La Moneda, el canciller realizó un punto de prensa en el mismo lugar. Y en la misma línea que el Mandatario, manifestó: “Usted tiene la libertad de irse del país donde vive, donde nació, donde reside. Es un derecho que usted tiene. Otra cosa distinta es que los Estados tienen la facultad de decidir a quiénes dejan entrar”.

El ministro, además, evitó responder si Ubilla se había equivocado en el “uso del lenguaje”, señalando que “de este tema preciso va a hablar la portavoz de gobierno”. Y así, tal como lo dijo el canciller, fue Pérez quien, minutos después, salió a responder preguntas sobre el tema. “Insisto: no existe ninguna contradicción”, dijo, sobre la visión que habían exteriorizado Ampuero y Ubilla. Y añadió: “Existe la mirada del Ministerio del Interior (…) y existen las declaraciones por parte de Cancillería en lo que consiste el derecho de una persona en la entrada y salida desde su país de origen”.

Más tarde, en el Congreso, en Valparaíso, el titular del Interior, Andrés Chadwick, también fue consultado sobre el tema. Y, al igual que sus pares, evitó referirse a la contradicción entre Ubilla y Ampuero.

#Tags


Seguir leyendo