Piñera y Mañalich marcan distancia con Rubilar por impacto del “retorno seguro”

KARLA RUBILAR MINISTRA VOCERA DE GOBIERNO. FOTO: PATRICIO FUENTES Y./ LA TERCERA

Presidente atribuyó aumento de casos a “fenómeno mundial” y ministro, a que el virus “migró” dentro de Santiago.Desde la oposición volvieron a cuestionar la decisión del gobierno y reconocer que “fue un error”.




Sin reconocer errores ni hacer un mea culpa. Esa fue la primera línea que bajó el gobierno hoy -partiendo por el Presidente Sebastián Piñera- luego de que su ministra vocera admitiera que el llamado al “retorno seguro”, a una “nueva normalidad”, pudo haber incidido en la fuerte alza de contagios, reavivando el debate sobre si la autoridad se equivocó con ese llamado que hizo el mes pasado.

La medida ha sido criticada durante semanas por la oposición, además de recibir reparos de los presidentes de RN, Mario Desbordes, quien ha admitido que “nos equivocamos”; de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, quien ha estimado que despierta “señales contradictorias”; y de Evópoli, Hernán Larraín Matte; quien en su momento planteó usar otros conceptos. También ha sido criticada por miembros del Consejo Asesor Covid-19.

En el gobierno solo habían asumido puertas adentro una falla parcial, pero hoy Piñera y su ministro de Salud discreparon en público de Karla Rubilar. La portavoz manifestó -en entrevista con La Tercera- que “no tenemos claridad de cuánto haya sido el impacto”, y que “uno lo puede considerar un factor, pero no puede decir que la razón de la tasa de contagio de la Región Metropolitana sea debido exclusivamente a eso”.

También sinceró que “quizás nos faltó fuerza para explicar que este era un proceso”, y que si hubiesen tenido los datos de hoy “lo habríamos instalado de una manera distinta porque uno tiene que anticiparse”.

Fue lo primero que le consultaron al Presidente, en una de las dos preguntas que se le permitieron a la prensa en una actividad donde presentó el Hospital Modular Sótero del Río: “¿Fue un error ocupar ese concepto cuando usted dice que estamos cerca del límite?”

Lejos de suscribir lo dicho por su vocera, Piñera justificó su llamado a retomar actividades porque “hay que anticiparse a los tiempos”. Reiteró que “tenemos que prepararnos temprano para cuando llegue el retorno seguro” -al que no le puso fecha-, porque “no podemos tener a todo nuestro país en cuarentena de forma permanente”.

“Preparar el retorno de los funcionarios públicos, de la actividad del sector privado”, así como de los estudiantes, “es algo que todo gobierno debe hacer”, insistió. Y negó un impacto sanitario al argumentar que “el aumento de los contagios obedece en primer lugar a un fenómeno mundial”, junto con insistir en respetar las cuarentenas.

También discrepó con los dichos de la vocera el ministro de Salud, aunque dijo que “no nos compete a nosotros en el sentido de cuál es el lenguaje adecuado a usar”. Jaime Mañalich aseguró que hasta ahora la evidencia epidemiológica “no justifica esta creencia de que este relato de prepararse para un retorno seguro haya sido la explicación, o una explicación importante, para el aumento del número de casos”.

Según él, éstos crecen porque el virus “migró desde algún sector en el oriente de Santiago al resto de la capital”, y que “es evidente que incluso con o sin lenguaje, las medidas de aislamiento y de protección de la ciudadanía no han sido bien aplicadas, no han sido bien cumplidas, a pesar de que son conocidas y obligatorias”.

Más tarde en una conversación con Icare, el ministro puntualizó que “Creo que la expresión del Presidente de la República en el sentido ‘nos estamos preparando para una nueva normalidad’ fue una expresión adecuada para el momento que vivíamos, los hechos después lo contradijeron. Ahora en mi opinión efectivamente, ¿cuál es el sentido de que Aysén no tenga clases?”.

De hecho añadió que “si uno mira Chile, Arica ya terminó con el problema y estoy seguro que Antofagasta va a terminar muy luego y en cada uno de esos lugares hay que diseñar, perdón que lo diga, un traje a la medida, de retorno paulatino y seguro a una nueva normalidad”.

Críticas opositores

“Hace falta reconocer que hubo un error, la humildad siempre hace bien”, pidió en radio Cooperativa la presidenta del Senado, Adriana Muñoz (PPD)-

El timonel PS, Álvaro Elizalde, solicitó que “junto al reconocimiento hecho por la ministra, es importante que el gobierno no insista nuevamente y que no cometa otro error así”. Y criticó que “fue más bien un llamado a la nueva irresponsabilidad con efectos muy negativos, aumentando las cifras de contagio”.

“Ministra, esto es una negligencia criminal. Hay compatriotas que van a morir por la ‘nueva normalidad’ que ustedes decretaron”, acusó por Twitter el senador Alejandro Guillier, advirtiendo que “cruzaron todo límite”. Y el presidente del PR, Carlos Maldonado, dijo que “el gobierno ha actuado con soberbia y autosuficiencia. Insisten en jugar el partido solos y se marcan autogoles”. A su vez el timonel DC, Fuad Chahin, señaló que “es mejor decir ‘esto fue un error’ y cambiar la estrategia. Es un error que ha costado caro”.

Comenta