Por qué se restaron el PS, el Frente Amplio y PC de reunión con Piñera

La decisión generó debates y dudas entre los partidos que decidieron rechazar la invitación a La Moneda.




Fue en una reunión en la sede de la CUT donde todos los partidos de la oposición abordaron ayer la invitación que el lunes les había extendido el Presidente Sebastián Piñera para participar en un almuerzo, cuyo objetivo era concordar medidas para superar la crisis que afecta al país.

Luego de tensas conversaciones entre los partidos -y en la interna de cada colectividad-, varios de ellos optaron por restarse del encuentro. Así, el Partido Socialista, las colectividades del Frente Amplio y el Partido Comunista -al que el gobierno invitó ayer a última hora luego de dar marcha atrás a la decisión de excluirlos- decidieron que no concurrirían a la reunión.

Finalmente, solo participaron los timoneles del PPD, Heraldo Muñoz; de la DC, Fuad Chahin, y del PR, Carlos Maldonado.

Así, luego varias horas de incertidumbre, uno de los primeros en dar el anuncio -luego del rechazo inmediato del PC- fue el presidente socialista, Álvaro Elizalde, quien leyó una declaración de nueve puntos para justificar la postura de su directiva.

"Cuando el gobierno invita solo a algunos actores políticos y excluye a otros, en primer lugar pretende dividir a la oposición, pero adicionalmente deja afuera a los actores sociales", señaló.

Además, en el texto que leyó el senador se explica que el gobierno "no ha cambiado su actitud" frente a la crisis, y que, mientras no asuman "su primera responsabilidad de controlar la situación resguardando los DD.HH. (...) no existen condiciones para concurrir a una reunión sin objetivos claros".

Previo a esa declaración la mesa de la colectividad consultó con todos sus diputados y senadores sobre la invitación. La mayoría, dicen en el PS, habría optado por no asistir.

FA se abre el diálogo

No se sentaron con Piñera, pero sí llegaron hasta La Moneda. Liderados por la excandidata presidencial y vocera del FA, Beatriz Sánchez, los representantes de los partidos del bloque -junto a miembros de Unidad por el Cambio (PC-PRO-FRSV)- llevaron un documento con nueve propuestas, entre las que se cuentan bajar la dieta parlamentaria, aumentar el sueldo mínimo y el fin de la reintegración tributaria, entre otras.

La decisión de no asistir al encuentro convocado por Piñera generó un arduo debate en el conglomerado. En RD -desde donde habían transmitido inicialmente que pretendían participar-, Comunes y el Partido Liberal abogaron por ir a la reunión, mientras que el resto de los partidos del bloque mantuvieron una postura más dura frente a cómo enfrentar el diálogo con el gobierno.

De esta forma, finalmente optaron por un consenso. Sin sentarse junto al Presidente decidieron concurrir a Palacio para entregar una señal política y, así, mostrarse abiertos a iniciar un diálogo si se cumplía, entre otras cosas, con un "plan de desmilitarización de Chile". Justamente, explican desde el bloque, esa iniciativa graficaría la "flexibilización" de la postura del conglomerado, desde donde el sábado pasado habían condicionado cualquier conversación con el gobierno al fin del estado de emergencia.

"Tenemos cinco ejes urgentes que él (Piñera) podría poner sobre la mesa ahora y eso garantiza un diálogo esta misma tarde. Mañana estamos acá si eso se acelera", afirmó Sánchez.

Comenta