Sebastián Aylwin, representante de Comunes en mesa técnica constituyente: "Lo que pone en riesgo el proceso es que la UDI quiera ejercer un derecho a veto que no tiene"

saImagen-A_UNO_1129065

El jurista insiste en que el trabajo de la comisión técnica que propuso un texto para reformar la Constitución puede ser perfeccionado en el Congreso.




El viernes pasado, la denominada mesa técnica de representantes de los partidos hizo oficial una propuesta para modificar la Carta Fundamental en el marco del "Acuerdo por la paz y una nueva Constitución". Sin embargo, al día siguiente ya había elementos del texto cuestionados, fundamentalmente por sectores de la oposición, los que buscan modificaciones, a pesar de que Chile Vamos ya cerró la puerta a esa opción.

El representante del partido Comunes en la comisión técnica, Sebastián Aylwin, defiende la labor del grupo, aunque plantea que el Congreso aún puede hacer modificaciones. En tanto, advierte que si no se hacen cambios en temas como representación de pueblos originarios, cuotas de género y participación de independientes, se puede poner en duda la legitimidad de la nueva Carta Magna.

Ha surgido una controversia en torno al acuerdo de la mesa técnica respecto del Artículo 189 de la ley electoral que dice relación con una redistribución de cupos en los actuales distritos. ¿Ustedes se dieron cuenta cuando se incorporó esta norma? Hay algunos parlamentarios en la oposición que han dicho que se metió de "contrabando".

Nuestro sistema electoral, desde que evolucionó del binominal al proporcional, contempla un sistema de transición que es el que tuvimos en la última elección, y uno nuevo que se va a incorporar a partir del año 2025, que es en atención a la población que reúne cada uno de los distritos, que es el denominado Artículo 189. Ambos mecanismos son perfectamente válidos. Creo que no le correspondía a la mesa técnica hacer esa distinción, pero tampoco podíamos dejarlo en blanco. Lo más pertinente es que sea el Congreso el que zanje. La solución política sobre cómo se distribuyen estos escaños y a quiénes beneficia y perjudica es más pertinente que se dé en el Congreso.

¿Descarta que la derecha haya metido este punto a última hora para su beneficio?

No puedo descartarlo, porque no me corresponde a mí juzgar lo que eran las intenciones subjetivas de los miembros que estábamos en la comisión. Creo que difícilmente el sector que yo represento tenga algún tipo de diferencias en este punto y, por lo tanto, es más bien la Concertación la que tuvo que haber insistido o haber hecho valer el punto.

Usted habla de hacer ajustes en el Congreso, sin embargo, desde Chile Vamos ya plantearon que no hay opción. ¿Qué le parece?

Me parece muy contradictorio, porque la derecha siempre ha estado en contra de que el Congreso sea considerado un buzón. En lo medular, ninguna parte está pretendiendo modificar elementos sustantivos del acuerdo del 15 de noviembre y, por tanto, me parece que el Congreso es un lugar representativo donde este tipo de modificaciones tienen que poder discutirse.

Respecto de los temas de escaños a pueblos originarios, paridad de género y las normas para independientes, si eso no se logra ¿quedaría una convención y eventualmente una Constitución no representativa de la sociedad?

Estamos muy cerca, quizá como nunca lo hemos estado, de tener una Constitución legítima. No obstante, nos estamos entrampando en cuestiones que son de carácter básico. Lo peor que nos podría ocurrir como país, sobre todo por tanto hoy día que se habla de la estabilidad, es que al día siguiente de que tengamos aprobada una nueva Constitución a esta se le esté cuestionando su legitimidad, porque el veto que ejerció un sector político, la UDI, impidió que se pudieran incorporar elementos esenciales para la legitimidad del proceso.

El partido que usted representa, Comunes, puso en duda su continuidad en el acuerdo si no se logran los puntos antes señalados. ¿No cree que esa actitud puede poner en riesgo un proceso que puede ser histórico?

Para nada. Lo que realmente pone en riesgo el proceso es que un solo partido político, la UDI, quiera ejercer un derecho a veto que no tiene de acuerdo a las reglas democráticas. La unidad del Congreso, sin considerar la UDI, es suficiente para lograr los dos tercios. Entonces, de acuerdo a las reglas democráticas que se puso en la propia Constitución de Jaime Guzmán, este partido no tiene derecho a veto.

Ha habido dudas en torno a la redacción de un artículo que pudiera permitir una doble ratificación a la Constitución...

Durante la comisión técnica, la derecha insistió en una rectificación final por 2/3, cuestión que estaba excluida en la negociación del acuerdo. Como oposición nos opusimos a esta idea. La comisión técnica, por orden de los partidos, funciona por unanimidad y, por tanto, lo que dijimos es 'bueno, lo único que podemos hacer es reiterar literalmente el acuerdo y eso es lo que está ahí en la norma. Por eso creo que ahora lo que corresponde es que aquellas cuestiones que no quedaron completamente claras se zanjen de acuerdo a la regla del Congreso.

¿Ese artículo tal vez pudiese mejorarse?

Por supuesto, a mí ese artículo no me representa. El hecho de que yo haya firmado ese documento no significa que crea que la integridad del texto es perfecta.

Comenta