Timonel UDI pide al gobierno "no correr el cerco hacia la izquierda"

CONSEJO UDI

Van Rysselberghe junto a los ministros Chadwick, Moreno y Blumel ayer en el cónclave de la UDI. Foto Dedvi Missene

En medio de tensión por identidad de género, envió mensaje a La Moneda al abrir cónclave gremialista. Además, dijo que "no podemos permitir que vuelva a pasar lo del lucro", que -dijo- "terminó convirtiéndose en un pecado mortal".




"No tenemos por qué empezar a correr los cercos. Estoy absolutamente convencida de que una de las grandes razones por las que perdimos el gobierno la vez pasada fue justamente eso, porque empezamos a correr el cerco hacia la izquierda y empezamos a ampliar la cancha hacia la izquierda. Finalmente, la izquierda se metió en nuestra cancha y terminamos cediendo posiciones y dejando que se generen falsos consensos en la sociedad que, en realidad, no eran tales". Esa fue una de las frases que lanzó el viernes la presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe.

Lo hizo en su discurso de apertura en el consejo de la UDI en Punta de Tralca, ante la presencia de varios ministros y en una semana en la que la tensión entre su partido y el gobierno se ha intensificado por la intención inicial del gobierno de fijar una postura en la ley de identidad de género, incluso con la opción de incluir a menores. Van Rysselberghe se ha opuesto a esa alternativa, incluyendo la amenaza de acudir al TC y lanzando una fuerte ofensiva que ha significado el primer choque entre la UDI y el gobierno de Sebastián Piñera (ver página 16).

Así, según sus cercanos, gran parte de sus dichos del viernes tenían como trasfondo la ley de identidad de género, aunque no apuntó a ella directamente. En su intervención, la senadora también manifestó que deben ser capaces de defender las ideas de la centroderecha y de la UDI, además de señalar que "el gobierno de Sebastián Piñera tiene que orientarse y ser capaz de sintonizar en las necesidades para poder satisfacerlas". Asimismo, añadió que "no podemos permitir que vuelva a pasar, por ejemplo, lo del lucro; en cualquier parte del mundo el lucro es la remuneración justa al trabajo bien hecho, sin embargo, nosotros dejamos que nos corrieran la frontera, y el lucro terminó transformándose en un pecado casi mortal".

En esa línea, recalcó que "tenemos que ser capaces de defender nuestras ideas con valentía y coherencia", junto con señalar que "la coherencia en política y en la vida en general siempre se paga bien, por lo tanto, yo creo que eso es el poder hablar las cosas con respeto, pero de frente y de cara".

Este sábado termina la segunda jornada del consejo de la UDI, instancia en la que los dirigentes de la colectividad conformaron instancias de trabajo y donde continuarán las exposiciones de ministros sobre los diferentes ejes programáticos del Ejecutivo. Entre otros, lo hará el titular de Justicia, Hernán Larraín, quien ha estado liderando las tratativas para lograr un consenso por identidad de género.

Tensión con Blumel

"¿Cómo me va a decir que tenga prudencia?", le preguntó el ministro del Interior, Andrés Chadwick, a Van Rysselberghe en el encuentro del viernes en Punta de Tralca.

La escena ocurrió pasadas las 18.00, cuando el secretario de Estado llegó al consejo de la UDI. Y sus palabras hacían alusión a las declaraciones que había realizado por la mañana la senadora, quien pidió al gobierno que sean "cautos en las formas". Esto, luego que el ministro de la Segpres, Gonzalo Blumel, agendara para el jueves -tras ser invitado- una comida en la que participarían diputados de la disidencia UDI, entre ellos, Jaime Bellolio y María José Hoffman, encuentro que finalmente no se concretó: Blumel reagendó la cita para evitar "malas interpretaciones", ya que, según transmitieron desde el gremialismo, Van Rysselberghe hizo saber su incomodidad.

La tensión marcó parte del consejo UDI del viernes. Y en la antesala la senadora había dicho en radio Cooperativa que "le dije al ministro del Interior que tienen que ser cautos en la forma en cómo se leían las interpretaciones en la prensa de las acciones que hacían en el gobierno, porque uno puede juntarse con quien estime conveniente, pero tiene que ser cauto para que eso no sea leído como una intromisión dentro de las dinámicas internas de los partidos". Y añadió: "Hay un límite que hay que cuidar con prudencia. Lo que me parece a mí es que en esas cosas hay que ser cautos".

Por la tarde, Blumel también asistió al consejo, que finaliza este sábado y que tiene como fin evaluar las prioridades del gobierno y ver cómo puede influir la colectividad. El ministro se encontró con la senadora luego del impasse. "Sé que no fue tu culpa, sino de otros", le dijo Van Rysselberghe mientras le servía café. Al ser consultado sobre el llamado a la prudencia de la senadora, el titular de la Segpres recalcó que "la prudencia siempre es buena consejera, pero también parte del rol que tiene la Segpres es mantener una buena relación y fluida con los parlamentarios de la coalición".

Comenta