El traspié de Piñera sobre el carruaje que lo trasladó a la Catedral Metropolitana

El Mandatario perdió el equilibrio en el trayecto desde el palacio presidencial hasta el recinto católico donde se celebró el Te Deum Ecuménico. El jefe de Estado se tomó con humor el episodio.


Diez minutos faltaban para el comienzo del Te Deum Ecuménico en la Catedral Metropolitana, cuando el Presidente Sebastián Piñera se disponía a dejar La Moneda en el carruaje presidencial. El encuentro es el primero en ser oficiado por el administrador apostólico de Santiago, Celestino Aós.

En ese momento, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, junto a dos edecanes, acompañaron al Mandatario en el vehículo donde, cumpliendo con el protocolo, debió ir de pie desde palacio de gobierno hasta la Plaza de Armas.

Todo marchaba bien hasta que, al emprender rumbo, el jefe de Estado se desestabilizó y perdió el equilibrio, el mismo que rápidamente recuperó -entre risas- con la ayuda del jefe de Interior, quien lo afirmó para que continuara el trayecto en total normalidad.

Cuando llegaban a destino en el coche presidencial, el jefe de Estado tuvo un nuevo traspié, inclinando su cuerpo hacia adelante, pero sin soltar la espada del edecán de Ejército, mismo que lo asistió inmediatamente.

Al frenar, el Presidente Sebastián Piñera, quien se tomó con humor ambos eventos, saludó a los asistentes antes de descender e hizo ingreso al tradicional acto republicano.

Comenta

Imperdibles